Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Ingredientes: 300 g de garbanzos, 1 punta de jamón, 100 g de carne de cordero, 250 g de morcillo, 150 g de lacón, 1/4 de gallina, 200 g de tocino, 1 chorizo, 1 morcilla, 1 hueso de caña, 1 hueso de rodilla, 1/2 repollo, 2 nabos, 4 zanahorias, 2 patatas, sal, fideos finos cabello de ángel.

Preparación

  1. El día anterior poner los garbanzos en remojo, cubiertos por completo de agua.
  2. Cuando vayas a empezar a cocinar, dispón en una olla los huesos, el morcillo, el cordero, el jamón, el tocino y la gallina. Cubrir todo con agua y poner al fuego. Cuando rompa el hervor, desespumar con la espumadera y añadir los garbanzos.
  3. Cocer todo a fuego lento 1 hora y media. Tras ese tiempo, añadir el lacón, los nabos, las zanahorias y las patatas, todo pelado, lavado y en trozos. Añadir también el chorizo y la morcilla. En otra cazuela, aparte, cocer el repollo previamente cortado en tiras y lavado, en abundante agua con sal. Cuando esté en su punto escurrir.
  4. Reservar el repollo al calor, mientras se sigue haciendo el cocido. Cuando los garbanzos estén listos, tras una media hora más aproximadamente, apartar el caldo y cocer en él un puñado de fideos.
  5. En caso de que falte caldo añadir el de cocer el repollo (que habremos reservado para otros usos).
  6. Servir de primer plato las verduras, a continuación los garbanzos y después la carne en trozos y dispuesta en una fuente. Por último se finaliza sirviendo la sopa -el caldo con los fideos- muy caliente. La originalidad del cocido maragato es precisamente el orden en que se sirven los platos (al contrario del cocido madrileño). Hace años nos contaba una cocinera maragata que la razón es porque de primero sirven los platos más esenciales del cocido (legumbre, verdura y carne), para que si el comensal no tiene más apetito lo que pueda dejarse sea la sopa.

Etiquetas: legumbres, segundos, astorga