Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Todos más o menos tenemos la idea general de que el aloe vera es una planta con propiedades estupendas para la piel. Es cierto. Pero además tiene muchas otras virtudes, cuando se incluye entre los componentes de algunos alimentos funcionales, por ejemplo. ¿Quieres saber más de esta planta? Te contamos los múltiples beneficios del Aloe.

Sin duda cada día es mayor el interés de la población por las condiciones de salud y calidad de vida, en este sentido ha aumentado notablemente la demanda de productos naturales, lo cual hace que las industrias farmacéuticas y de los alimentos centren sus esfuerzos en investigaciones relacionadas con su utilización. Una de las materias primas de gran demanda, tanto en el mercado externo como en el nacional, es el Aloe vera, vegetal del cual se pueden obtener productos con fines cosmetológicos (todo tipo de cremas, pasta de dientes…), farmacéuticos (complementos dietéticos) y alimenticios (zumos…). Desde el punto de vista de la nutrición humana, los científicos han identificado más de 75 compuestos en el Aloe vera; principalmente vitaminas, minerales, enzimas y aminoácidos, además de otras sustancias de interés para nuestro organismo con acción emoliente, cicatrizante, coagulante, hidratante, antialérgica, desinfectante, antiinflamatoria, astringente, colerética y laxante. Por lo tanto, esta planta puede aportar componentes nutricionales como materia prima para la elaboración de alimentos funcionales, considerados en la actualidad como los alimentos del futuro. Así, el Aloe vera puede convertirse en una excelente fuente de productos químicos nutricionales para el desarrollo y comercialización de nuevos productos para la industria de alimentos. La firma FOREVER te ofrece una enorme variedad de ellos como puedes ver en nuestra sección de NOVEDADES.

Botánicamente…

El Aloe vera es una planta de origen africano, en concreto procede de la península de Arabia. Es espinosa, como un cactus. Cristóbal Colón la llevó a América, precisamente porque el célebre navegante ya la utilizaba como medicina para su tripulación. en 1492 nuestro país contaba con enormes plantaciones de este vegetal, que lo más seguro es que habían traído a nuestro país los musulmanes. El Aloe vera durante siglos fue utilizado por sus propiedades medicinales y terapéuticas sin ningún estudio científico que lo avalase. En la actualidad, por suerte estos estudios sí existen, por lo que se usa en muchos lugares del mundo en la medicina moderna para tratar múltiples enfermedades, además de ser utilizada en la industria cosmetológica, farmacéutica y alimentaria.

La planta en sí pertenece al reino Plantae; División: Magnoliophyta; Clase: Liliopsida; Orden: Liliales; Familia: Liliaceaes; Género: Aloe; Especie: Aloe barbadensis (Miller); nombre común: Aloe vera. Dentro de ésta misma familia también se encuentran el ajo, la cebolla y los espárragos, todos son conocidos por presentar ciertas propiedades medicinales.

¿La has visto alguna vez? Es una planta de hojas alongadas, carnosas y ricas en agua, puede alcanzar una altura de 50 a 70 cm y es muy decorativa en jardines. Sus hojas están agrupadas hacia el extremo, con tallos de 30 a 40 cm de longitud, poseen el borde espinoso dentado; las flores son tubulares, colgantes, amarilla. Esta planta es xerófila, o sea, se adapta a vivir en áreas de poca disponibilidad de agua y se caracteriza por poseer tejidos para el almacenamiento de agua. De hecho si partes una hoja verás que tiene como un jugo.

Cualidades generales

El Aloe tiene un gran interés medicinal y sus propiedades se conocen desde hace más de 3000 años. De alrededor de 300 especies de Aloe, las que presentan mayores propiedades medicinales son Aloe barbadensis Miller, Aloe perryi Baker, Aloe ferox y Aloe arborescens. No obstante, el Aloe barbadensis Miller es considerada como la más utilizada en la medicina curativa y la más popular en el mundo entero llamada comúnmente Aloe vera.

Desde las hojas de la planta de Aloe se obtienen tres tipos de productos comerciales:

Composición química

El gel de Aloe vera contiene alrededor de 98,5% de agua y es rico en mucílagos. También están presentes otros polisacáridos con alto contenido en ácidos urónicos, fructosa y otros azúcares hidrolizables. Químicamente se caracteriza por la presencia de compuestos fenólicos de gran poder antioxidante, que son generalmente clasificados en dos grupos principales: las cromonas (son componentes bioactivos en fuentes naturales, se utilizan como antiinflamatorios y antibióticos) y las antroquinonas (compuestos aromáticos que forman la base de muchos colorantes). Otros polisacáridos presentes en el gel de Aloe vera son: glucomanano y acemanano.

Propiedades antimicrobianas

Muchas de las actividades biológicas, incluyendo antiviral, antibacterial, han sido atribuidas al Aloe Vera, en particular a los polisacáridos presentes en él. Las antraquinonas en general actúan sobre los virus, lo que trae como resultado la prevención de la absorción del virus y consecuentemente impedir su replicación.

El acemanano es una sustancia producida por nuestro organismo hasta antes de la pubertad, posterior a esta etapa del crecimiento, solo es absorbida a través de los alimentos. Su presencia aumenta la resistencia inmunológica de nuestro organismo contra parásitos, virus y bacterias causantes de enfermedades.

Propiedades nutricionales y funcionales

El Aloe vera contiene numerosas vitaminas, por eso es tan bueno. Entre las vitaminas hidrosolubles destacan: tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido fólico y ácido ascórbico (C):

Y entre las vitaminas liposolubles aporta vitaminas A y E.

Y también… un alimento funcional

En la actualidad la investigación en nutrición humana esta centrada en los componentes de los alimentos que además de ser nutritivos favorecen y contribuyen a mejorar el estado de salud del ser humano. El centro de mayor interés se ubica en la relación entre la alimentación y las enfermedades crónicas no transmisibles y los efectos de la nutrición sobre las funciones cognitivas, inmunitarias, capacidad de trabajo y rendimiento deportivo. Para la industria alimentaria, esta situación representa una oportunidad de abrir nuevas líneas de productos, con importante valor agregado y de gran aceptación por parte de los consumidores.

La investigación científica que se ha llevado a cabo en las últimas décadas ha demostrado el papel que juegan ciertos componentes químicos-nutricionales en la prevención y tratamiento de muchas enfermedades. Esta situación ha provocado un cambio del simple concepto de alimento como fuente de nutrientes a uno más integral que traduce la potencialidad que los alimentos pueden tener, no sólo de nutrir sino también de prevenir y curar enfermedades . Aquí entran a jugar un rol importante, en la nueva focalización de la industria alimentaria, los denominados alimentos funcionales, los cuales según la Academia Nacional de Ciencias (EEUU) ha definido como: «Alimentos modificados, o que tengan un ingrediente que demuestre una acción que incremente el bienestar del individuo o disminuya los riesgos de enfermedades, más allá de la función tradicional de los nutrientes que contiene». Para la Comunidad Europea, se define alimento funcional como: «Alimento que contiene un componente nutriente o no nutriente que posea un efecto selectivo sobre una o varias funciones del organismo, cuyos efectos positivos justifican que pueda reivindicarse que es funcional (fisiológico) o incluso saludable». En el caso de Chile, el INTA, se refiere a los alimentos funcionales como «Aquellos alimentos que en forma natural o procesada, contienen componentes que ejercen efecto beneficiosos para la salud, que van más allá de la nutrición».

En general, todos los alimentos funcionales son apreciados al ser considerados como promotores de la salud. Asimismo, los alimentos funcionales se distinguen por ser un aporte a la salud en cuanto contienen sustancias químicas que contribuyen a prevenir ciertas enfermedades crónicas no trasmisibles; reducen el riesgo de algún tipo de anomalías de carácter fisiológico y, en general contribuyen al buen estado de salud del individuo que le permite prolongar o mejorar su calidad de vida.

En función de lo expresado en los párrafos precedentes y por las investigaciones científicas realizadas sobre la composición y las propiedades del Aloe vera, donde se demuestra que posee características y propiedades específicas y beneficiosas para la salud y nutrición humana, es que el Aloe vera puede ser considerado como materia prima o ingrediente principal en la elaboración de alimentos funcionales. Consecuentemente, el Aloe vera se convierte en una excelente fuente de productos químicos nutricionales para el desarrollo y comercialización de nuevos productos para la industria de alimentos funcionales.

Saber más...

Etiquetas: aloe vera, alimentos funcionales, nutrición, suplementos, plantas medicinales