Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Obesidad

Consalud.com

La obesidad se configura como la GRAN epidemia del siglo XXI. La forma de vida actual con un acceso facil a alimentos ricos en calorias, las prisas que llevan a la llamada "fast food" altamente calorica , y otros condicionantes estan provocando que un alto porcentaje de la población tenga sobrepeso. En este articulo se trata de definir la obesidad, sus causas, los diferentes tipos y tratamientos actuales.

  • Definición
  • Tipos de Obesidad
  • Epidemiología
  • Causas
  • Sensitividad a la Saciedad
  • Factores fisiológicos
  • Teoría de la Serotonina
  • Disminución en termogénesis
  • Sensitividad a Insulina
  • Factores genéticos
  • Factores socioeconómicos
  • Fármacos
  • Manifestaciones y Complicaciones
  • Diagnóstico
  • Tratamiento
  • Célula adiposa en crecimiento
  • Distribución de la grasa
  • Aterosclerosis
  • Infiltración de grasa
  • Enfermedades degenerativas
  • Alcohol y obesidad
  • Tasa de metabolismo basal
  • Trastornos suprarrenales
  • Condiciones de salud asociadas al descontrol del peso
  • Síntomas comunes
  • Definición

    Es la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo en relación con la masa muscular. Se define como un porcentaje de grasa corporal mayor de 30 por ciento en mujeres y 25 por ciento en hombres. Con excepción de personas con mucha masa muscular se define también como el estar más de 20 por ciento sobre el peso "normal".

    Usando esta última definición basada en peso, una manera de clasificar la obesidad es de acuerdo al por ciento de sobrepeso: obesidad leve (del 20 por ciento al 40 por ciento), obesidad moderada (41 por ciento al 100 por ciento), o severa ( más del 100 por ciento de sobrepeso). Es importante entender la diferencia entre obesidad y sobrepeso. Sobrepeso es el exceso de peso corporal relativo a la estatura, por ejemplo, un atleta musculoso puede estar sobrepeso y aun así tener un por ciento de grasa bajo. Por esta razón usar el peso como índice de obesidad no siempre resulta adecuado. El concepto de peso "normal" o "ideal" proviene de un estudio epidemiológico de la compañía aseguradora Metropolitan Life Insurance donde se determinó el peso ideal como aquel en el que los riesgos de enfermedades crónicas son menores. Volver arriba

    Tipos de Obesidad

    La obesidad se clasifica en varias categorías de acuerdo al tamaño y número de células adiposas (células de grasa) y la forma en que se distribuye la grasa en el cuerpo. La obesidad hiperplásica se caracteriza por un aumento en las células adiposas en el cuerpo. El número de células adiposas en una persona depende principalmente de la alimentación de la madre cuando la persona está en gestación y de su alimentación durante los primeros meses de infancia. Un exceso de calorías durante este periodo puede llevar a un aumento en el número de células adiposas por el resto de la vida. Este tipo de obesidad comienza en la niñez, pero tiene menos riesgos a la salud que otros tipos de obesidad. La obesidad hipertrófica es aquella que se caracteriza por el aumento en tamaño de cada célula adiposa. Este tipo de obesidad se ha asociado a diabetes, enfermedad cardiovascular, hipertensión y otros problemas serios del metabolismo. En estos casos, la distribución de grasa es usualmente alrededor de la cintura, esta distribución se conoce como patrón masculino o androide porque típicamente se observa en hombres obesos. Si la cintura es más ancha que las caderas se llama obesidad tipo manzana, que es la más asociada con enfermedad cardiovascular. Si las caderas son más anchas que la cintura, es obesidad tipo pera, de patrón femenino o ginecoide. La obesidad hipertrófica hiperplásica ocurre cuando se dan ambos tipos de obesidad a la vez. Volver arriba

    Epidemiología

    La obesidad es más frecuente en personas de edad avanzada, hispanos y en mujeres de raza negra.

    Una preocupación es el aumento en el número de niños obesos que están en mayor riesgo de ser adultos obesos. Volver arriba

    Causas

    La causa de la obesidad es un consumo mayor de calorías de las que el cuerpo utiliza. El consumo excesivo de grasa y azúcar sin suficiente actividad física fortalecerá la producción de tejido adiposo. Los dos aspectos principales que intervienen en el desarrollo de obesidad son los psicológicos y fisiológicos. Volver arriba

    Sensitividad a la Saciedad

    Existe la teoría de que algunas personas obesas no son sensitivas a las señales internas de hambre y saciedad mientras son extremadamente sensitivos a estímulos externos que pueden aumentar el apetito. Una fuente de estímulo externo que se ha asociado con el aumento de peso es ver televisión. Según estudios realizados durante los años ochenta y noventa en niños y adultos, mientras más televisión se observa más se aumenta de peso y más se engorda. La televisión además de ser un factor psicológico, fomenta varios factores fisiológicos que promueven la obesidad. Estos son reducción en la actividad física y mantener un metabolismo lento (vago).

    Otros aspectos psicológicos importantes: hoy día se consideran como una reacción a los prejuicios y la discriminación contra personas obesas. Ejemplos son: (1) Enfermedad de alimentación excesiva: es similar a la bulimia, excepto que los excesos no son seguidos de los vómitos autoinducidos. Como consecuencia se consume más calorías. (2) Síndrome de alimentación nocturna: la falta de apetito por la mañana es seguida por sobrealimentación, agitación e insomnio por la noche. Volver arriba

    Factores fisiológicos

    Las teorías fisiológicas de obesidad están ligadas a la disminución de serotonina en el cerebro, a la disminución termogénesis, el metabolismo disminuido de las células adiposas, la baja sensitividad en insulina y al aumento de actividad del sistema nervioso parasimpático y/o disminución en el sistema nervioso simpático. Volver arriba

    Teoría de la Serotonina

    Los niveles de serotonina en el cerebro tienen una importante influencia en los patrones de conducta de alimentación. Los esposos Wurtman estudiaron cómo los aminoácidos incluyendo la melatonina afectan el ánimo y el comportamiento. Una dieta baja en triptófano resulta en una disminución en el nivel de serotonina. El cerebro interpreta la baja en serotonina como falta de alimento. Cuando se dan dietas deficientes en triptófano, el apetito aumenta significativamente, y la persona desarrolla un deseo fuerte de consumir hidratos de carbono. Por esto se cree que la baja en serotonina puede provocar ansias de consumir hidratos de carbono que desempeñan un papel importante en el desarrollo de la obesidad. Para agravar el asunto, se ha comprobado que en las personas que se someten a dietas, generalmente causan una disminución en triptófano en sangre y por lo tanto, serotonina en el cerebro. Esto explica por qué la mayoría de las dietas no funcionan. Volver arriba

    Disminución en termogénesis

    Cierta cantidad de los alimentos que consumimos se convierte inmediatamente en calor. Esta es una manera en que el cuerpo quema calorías. Existe evidencia de que el nivel de termogénesis inducido por la dieta puede determinar si un individuo puede llegar a ser obeso. Por ejemplo, en individuos con poca grasa una comida puede inducir un aumento en producción de calor de hasta un 40 por ciento, mientras que una persona obesa apenas llega a un 10 por ciento. Esto significa que más energía se almacena en forma de grasa en lugar de generar calor. Volver arriba

    Sensitividad a Insulina

    Cuando se desarrolla resistencia a la insulina el cuerpo tiene que producir mayor cantidad de insulina para mantener el nivel de la glucosa normal. Cuando esto ocurre se afecta el transporte de azúcar al interior de la célula y se disminuye la utilización de grasas como fuente de energía. Este defecto en sensitividad se puede corregir con ejercicio, alimentación adecuada, suplementos y fármacos. Volver arriba

    Factores genéticos

    Investigaciones recientes sugieren que la genética influye en aproximadamente un 33 por ciento del peso del cuerpo. Pero esta influencia puede ser mayor o menor en una persona en particular. Volver arriba

    Factores socioeconómicos

    Se ha observado que las mujeres con nivel socioeconómico bajo son más propensas a la obesidad que las de un nivel más alto. Estas últimas tienen más tiempo y recursos para hacer dietas y ejercicios que les permiten adaptarse a las exigencias sociales. Volver arriba

    Fármacos

    Ciertos medicamentos que se utilizan con frecuencia causan aumento de peso como lo son: prednisona (un corticosteroide) y algunos antidepresivos. Los mecanismos por los que producen aumento de peso son variados. En algunos casos estimulan la lipogénesis y en otros aumentan el apetito. Volver arriba

    Manifestaciones y Complicaciones

    Las personas obesas pueden confrontar dificultad al respirar, esto se debe a la acumulación del exceso de grasa. Esta dificultad en la respiración puede interferir en el sueño (apnea del sueño). La obesidad también puede producir problemas ortopédicos; como lo son dolor lumbar, artrosis especialmente en las articulaciones de sostén (caderas, rodillas y tobillos). Pero los signos más frecuentes son las lesiones en la piel. Esto se debe a que los obesos no pueden eliminar el calor del cuerpo, por lo que sudan más que las personas delgadas. Además, la mayoría de las personas con sobrepeso presenta edemas en las extremidades inferiores.

    La obesidad se ha vinculado con un riesgo elevado de enfermedad coronaria. Se ha mencionado tres principales factores de riesgo: (1) hipertensión arterial, (2) diabetes de inicio en edad adulta y (3) las concentraciones elevadas de grasa (lípidos) en sangre. Los trastornos menstruales son también frecuentes en las mujeres con sobrepeso; al igual que la enfermedad de la vesícula biliar. Volver arriba

    Diagnóstico

    A pesar de que el sobrepeso sea evidente, su extensión se determina midiendo la estatura y el peso (índice de masa corporal). En este proceso hay que tener cuidado, pues como mencionamos anteriormente, las personas de hueso ancho o muy musculares tendrán un mayor peso sin necesariamente ser obesas. Por esta razón, el por ciento de grasa es un mejor índice.

    Para perder peso las personas obesas deben consumir menos calorías que las que gastan. Son varios los métodos utilizados para perder peso, entre ellos están ejercicios, dietas, suplementos, programas de autoayuda, programas clínicos, fármacos y cirugías. Realmente para obtener un resultado exitoso y a largo plazo el paciente debe someterse a un programa integrado e individualizado que incluya varias de las estrategias antes mencionadas.

    De modo creciente, los médicos han comenzado a prescribir medicamentos para perder peso. Estos fármacos reducen el peso en un 10 por ciento aproximadamente en un período de 6 meses y la persona mantiene su peso mientras está utilizando el medicamento. La cirugía se reserva en caso de obesidad severa. El cirujano reduce el tamaño del estómago de modo que disminuya la cantidad de alimentos ingeridos. La pérdida de peso es rápida al inicio y luego disminuye hasta alcanzar un peso que con frecuencia se mantiene. Volver arriba

    Tratamiento

    Las siguientes son algunas de las consideraciones terapéuticas más importantes del paciente que interesa corregir su problema de obesidad.

    El tratamiento de la obesidad puede representar un gran reto para algunas personas. Mientras más conocimientos tenga, de más herramientas se valdrá. Sin embargo, el éxito dependerá de además de mantener disciplina, una actitud mental positiva y reconocer que en ocasiones es necesario usar de la ayuda de profesionales de la salud tales como médicos, nutricionistas, farmacéuticos, educadores en salud y otros. Volver arriba

    Célula adiposa en crecimiento

    El exceso de grasa pasa de la circulación a través de los capilares sanguíneos y se almacenan en los adipocitos. 12 a 15% del peso corporal normal en un varón y 22% en una mujer es grasa. Los depósitos de grasa están debajo de la piel, alrededor de riñones y globos oculares, y diseminados en el tejido conectivo alredeor de otros órganos y articulaciones. Una vez formadas, las células adiposas permanecen en los tejidos durante toda la vida. Las dietas causan que las células adiposas se encojan, pero no desaparecen. Volver arriba

    Distribución de la grasa

    Las principales regiones en donde se localiza la grasa difieren entre varones y mujeres, como se muestra en las áreas amarillas. Volver arriba

    Aterosclerosis

    La aterosclerosis se caracteriza por engrosamiento de la capa más interna de las arterias debido al depósito de lípidos (colesterol, ésteres de colesterol y fosfolípidos) entre las capas de la pared de la arteria. Conforme continua la acumulación de gotas de grasa, aparecen primero como estrías de grasa y después como placas calcificadas, la luz disminuye y la arteria se endurece. Las complicaciones resultantes son de las principales causas de muerte. Volver arriba

    Infiltración de grasa

    Los depósitos grasos sobre la superficie del corazón (epicardio) son comúnes en la gente obesa. La grasa epicárdica aumenta y envuelve casi todo el corazón. Sólo en raras ocasiones la infiltración grasa es responsable de una enfermedad cardiáca grave, pero cuando invade más profundamente al músculo cardiáco (miocardio), interfiere con la contracción ventricular. Volver arriba

    Enfermedades degenerativas

    Volver arriba

    Alcohol y obesidad

    El alcohol es una de las formas más concentradas de energía. Se absorbe en elestómago directamente hacia la circulación sanguínea. 30 mL de whiskey, ron, vodka, ginebra o cualquier otra bebida fuerte contienen 75 calorías, aún más que las proteínas o carbohidratos. Volver arriba

    Tasa de metabolismo basal

    La velocidad a la que se efectúan las reacciónes bioquímicas en todo el organismo o tasa de metabolismo basal (TMB) es regulada por hormonas de la glándula tiroides. La secreción deficiente del tiroides disminuye la tasa de metabolismo. Esto significa que el anabolismo (formación de reservas energéticas) excede al catabolismo (uso de estas reservas) resultando en el almacenamiento excesivo de grasas. Volver arriba

    Trastornos suprarrenales

    La distribución anormal de grasa en el síndrome de Cushing (abdomen en péndulo, joroba de búfalo sobre la 7a vertebra cervical) se asemeja a la obesidad. No obstante, la piel es delgada, los músculos se encuentran atróficos, se retiene agua y sal y aparecen estrías púrpuras en abdomen, glúteo, glándulas mamarias y hombros. Los trastornos de las suprarrenales se deben a hiperactividad hipofisiaria, tumores hipofisiarios o tumores de la misma médula o corteza suprerrenal. Volver arriba

    Condiciones de salud asociadas al descontrol del peso

    Volver arriba

    Síntomas comunes

    Volver arriba

    Etiquetas: nutrición, obesidad