Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Ingredientes: Navajas según cantidad necesaria, sal marina gruesa, 1 diente de ajo, aceite de oliva, perejil, limón.

Preparación

  1. En primer lugar, disponer las navajas al menos 2 horas en un recipiente con agua hasta cubrirlas y sal marina gruesa, para que suelten la arena e impurezas que este tipo de marisco acumula en su interior.
  2. Pasado este tiempo y con ayuda de un cuchillo abrirlas a lo largo sin llegar a romperlas para poder separarlas a la mitad. Seguidamente pasarlas una por una bajo el el chorro de agua del grifo, ayudándonos de los dedos para su mejor limpieza y colocándolas en un escurridor con la balba de la carne hacia abajo para que escurran el exceso de agua.
  3. A continuación, preparamos el aderezo que vamos a emplear para el aliño de las navajas. Para ello: picar muy fino tanto el ajo como el perejil y en un bol pequeño mezclar todo con unas gotas de limón y aceite de oliva; reservar.
  4. Por último y con la plancha ya precalentada, poner unas gotas de aceite, disponer las navajas de forma que no se junten demasiado y con la concha hacia abajo, echar a cada una un poco de sal, rociarlas con el aliño reservado, y mantener así, sin darlas la vuelta durante un tiempo de unos 2 minutos.
  5. Pasado el tiempo indicado, retirar a una fuente amplia.
  6. Servir muy calientes, si se desea se pueden acoompañar con trozos de limón para que los comensales las rocién al gusto en la mesa.

Etiquetas: entrantes, mariscos