Menorca está para comérsela, experiencia gastronómica LIVE COOK


Hoy os hablamos de un evento gastro que tuvo lugar el pasado jueves, 13 de mayo, a las 13,30 horas. ¿Quieres saber cual? Cocinar una receta menorquina en directo, junto al chef David de Coca del restaurante Sa Llagosta, recientemente reconocido con un Sol de la Guía Repsol

Y es que Menorca está para comérsela, como hemos podido comprobar en Nutriguia.com La isla balear es mucho más que ‘sol y playa’, aunque sus mil y una calas sean toda una tentación. Reconocida como Región Europea de la Gastronomía 2021, Menorca tiene en su cocina uno de sus grandes atractivos de cara al visitante.

David de Coca en directo y paso a paso, nos dió las instrucciones para elaborar un rico plato típico menorquín, con los ingredientes que previamente habíamos recibido. Menorca tiene una cocina de mar y montaña deliciosa. En esta ocasión la opción viene del mar. Los ingredientes, para hacer nuestro plato, todos cien por cien menorquinos:
-cabracho
-patatas
-pimiento verde
-ajos
-azafrán ISafra Tube, cultivado y envasado en Menorca.
-aceite de oliva S´Olivaret, extra de la Finca Na Mató, Cupatge de la Finca
-vino blanco Torralbenc 2017 de las Islas Baleares (Parellada, Sauvignon Blanc, Viognier, Chardonnay).Bodegas Torralbenc Vell.

Los recibimos previamente y con ellos hicimos nuestra receta cien por cien menorquina. Con algún guiño nuestro, dado que añadimos cebolla y unas ramitas de salvia fresca.

La Fundación Fomento del Turisme de Menorca organizó esta experiencia gastronómica telemática, con la que disfrutamos doblemente.

Cocina Menorquina de ayer y de hoy, un recetario por descubrir

La cocina menorquina ha recuperado un gran prestigio, porque de entrada puede parecer sencilla y simple, pero resulta genial. «Su aparente humildad, esconde muchos toques de refinamiento procedentes de la gran cultura gastronómica medieval del entorno mediterráneo y catalán puntuados, en este caso por un fondo árabe o bereber y por la influencia de otras culturas que la han colonizado». La isla marca una cocina de subsistencia, que aprovecha al máximo los alimentos de la tierra y el mar. La sencillez es además todo un valor, porque atesora todo el saber de las familias payesas, de los pescadores y demás habitantes. En su herencia de otras culturas destaca la influencia árabe, dado que permanecieron ocho siglos en la isla, tres breves dominaciones inglesas, y en menor medida una dominación francesa. Todo ello le ha influenciado y enriquecido.

  • Cultura árabe: platos como el cuscussó (dulce navideño a base de almendras, pan seco, azúcar, manteca, pasas y frutas confitadas). Se elabora de forma artesanal siguiendo el patrón del mazapán árabe. O el arròs de la terra (arroz de la tierra), conocido como arroz moro, que a pesar del nombre no lleva arroz, sino sémola de trigo. En los días de matanza del cerdo se degustaba con trozos de carne, parte de la cabeza del animal y dos cabezas de ajo enteras, además de patata o boniato. Por la forma de hacerlo, al horno como los arroces secos y la base de sémola de trigo algunos autores creen que es de origen islámico.
  • De la influencia inglesa destaca el uso de la mantequilla (poco habitual en la zona), siendo el máximo exponente el gin menorquín o ginebra, así como el uso del lenguaje, con palabras y denominaciones culinarias que remiten a la lengua inglesa como grevi (jugo de un asado); xenc (parte delantera de la pata de un animal; pinxa (una sardina que se usa mucho en las cocas); piquels (pepinillos en vinagre); xels (berberechos) o sengri (un vino caliente y especiado).
  • El gusto de los púdines, su gran variedad con todo tipo de ingredientes, y la popularidad de las conservas y confituras en también legado de esta época.

La despensa menorquina

Verduras y hortalizas. Destaca la berenjena, además de tomates, pimientos, cebollas, ajos, patatas, calabacines, calabazas, coles, espinacas, guisantes, lechuga, endibia, alcachofas, pepinos…

Frutas: más de treinta variedades de manzanas, otras tantas de peras, higos, ciruelas, albaricoques. Y también uvas, melocotones, cítricos, melones y sandías, calabazas y frutos secos.

Del mar: berberechos y otros moluscos, gran surtido de crustáceos (langostas, cigalas, gambas, cangrejos, centollos…), calamares y pulpos. El pescado (de roca, blanco, azul, de bastina…) como rape, merluza, sardina, mero, espetón, pez de San Pedro, lampuga, salmonete o raya, entre otros.

De la montaña: carne de oveja, cerdo (carne y embutidos), aves de corral (pollo, pavo…) y conejo.

-Caza: becada, conejos salvajes, tordos, patos, perdices, codornices o pichones.

La técnica

Su predilección son las cocciones al horno, ubicados antiguamente en el exterior, ahí cocinaban todo tipo de platos, panes y pastas. Hoy es imprescindible en la cocina menorquina, y se emplea para asar, en cazuelas de barro o en bandejas, tanto hortalizas (tomates, berenjenas, calabacines, pimientos…) como carnes y pescados, en general, cubiertos con una capa de pan rallado, ajo y perejil.

Otra técnica muy habitual también son los hervidos, de verduras, sopas, calderas; los guisos; los fritos (en especial para pescados y un tipo de croquetas denominadas raoles) y la cocción a la plancha o la brasa.

¿Sabes que Menorca está… para comérsela? Delantal a punto y… ¡a cocinar! O ves a Menorca este verano a disfrutar in situ de esta exquisita cocina y de este fantástico destino.

Mientras tanto, mira que receta tan estupenda:

Cabracho al horno con patatas a la menorquina

Datos:

  • Fundación Fomento del Turismo de Menorca
  • www.menorca.es
  • Turismo de Menorca
  • @TurismoMenorca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *