Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Ingredientes: 500 gr de boquerones, 1 cucharada de sal, 3 dientes de ajo, 2 cucharadas de perejil picado, 1 vasito (de los de vino) de aceite de oliva virgen extra, 1/2 l. de vinagre.

Preparación

  1. Congelar los boquerones, al menos 4 días ya limpios (para prevenir el anisakis, para más seguridad, aunque con dos o tres días es suficiente): retirar las tripas, eliminar la espina central, la cola y sacar dos filetes de cada uno. Lavar bien y poner en el congelador. Descongelar después en el frigorífico, pasado el tiempo aconsejado, en un recipiente descongelador o sobre una rejilla).
  2. Cubrir los boquerones con la sal y el vinagre.
  3. Guardar en la nevera, en un envase cerrado, durante 1 día. Hasta que el color de la carne tome un color blanquecino.
  4. Pasado el tiempo, escurrir los boquerones del vinagre y disponer en una fuente estirados.
  5. Pelar el ajo y picar muy, muy fino. Echar por encima de los boquerones.
  6. Espolvorear los boquerones con perejil picado y aliñar con aceite de oliva, darles vueltas para que se impregnen por todas partes. Conservarlos en la nevera al menos un par de horas, para que cojan el gusto del aceite, el perejil y el ajo.
  7. Servir de aperitivo.

Consejo final: Resultan deliciosos con patatas chips, aceitunas o encurtidos (pepinillos, cebollitas...) y con ensalada de pimientos morrones.

Etiquetas: entrantes, aperitivos, pescados