Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Consejos frente a las náuseas y vómitos a causa de la quimioterapia

Las náuseas y vómitos son los síntomas más frecuentes y más temidos del tratamiento contra el cáncer. Afectan aproximadamente al 70-80% de los pacientes en tratamiento de quimio o radioterapia.

Son síntomas que pueden ser de origen fisiológico, como los que se producen durante el embarazo o en algunos desplazamientos (cinetosis), de origen patológico, o bien desencadenados por la administración de fármacos como los citostáticos y las radiaciones. En general, y por suerte, hay medicaciones que también ayudan a paliar estos síntomas y que se aplican a la vez del tratamiento de quimioterapia, por lo que no todo el mundo va a sentirlos. En Nutriguia.com te transmitimos algunos consejos de la Fundación Alimentación Saludable, incluidos en su manual `Recomendaciones de alimentación para pacientes oncológicos´.

Según el momento de aparición, la emesis puede ser aguda, producida a las pocas horas de la administración del tratamiento, puede haber vómitos diferidos que se presentan de forma tardía y también pueden aparecer vómitos anticipatorios. Estos son originados por un reflejo condicionado, tras una mala experiencia anterior.

Factores que predisponen

Podemos clasificar los fármacos quimioterápicos según el riesgo de emesis en cuatro grupos:

Tabla 1. Riesgo emético de los fármacos quimioterápicos

Cisplatino, Mecloretamina, Carmustina, Dactinomicina, Dacarbacina, Estreptozocina, Ciclosfamida a dosis superiores a 1500 mg/m2

Oxaliplatino, Citarabina a más de 1 g/m2, Ciclofosfamida a dosis inferiores a 1500 mg/m2, Ifosfamida, Carboplatino, Daunorrubicina, Doxorrubicina, Epirrubicina, Idarrubicina, Irinotecan

Paclitaxel, Docetaxel, Etopósido, Cetuximab, Trastuzumab, Mitoxantrone, Topotecan, Mitomicina, 5Fluor-uracilo, Citarabina a dosis superiores a 100 mg/m2, Pemetrexed, Metotrexate, Gemcitabina

Bevacizumab, Bleomicina, Rituximab, Vinblastina, Vincristina,Vinorelbina, Busulfan, Fludarabina, 2-clorodeoxiadenosina

Otros problemas

Los vómitos, aparte de ser molestos, pueden desencadenar otras complicaciones a las que se debe prestar atención y que pasamos a enumerar:

La información es clave

Hay que destacar la importancia de una buena información al paciente como paso previo a recibir el tratamiento de quimioterapia/radioterapia. Es importante que el paciente sepa a lo que se enfrenta y la importancia del cumplimiento terapéutico en relación a los fármacos antieméticos, ya que una mala experiencia puede desencadenar un reflejo condicionado que propicie la aparición de vómitos anticipatorios difíciles de tratar.

Los citostáticos pueden producir emesis en las primeras horas tras su administración. La intensidad de las náuseas/vómitos va a depender del fármaco utilizado, dosis, etc. En la actualidad el oncólogo dispone de un amplio arsenal terapéutico para controlar este síntoma, entre ellos fármacos antagonistas de los receptores 5HT3, que asociados a corticoides tienen un potente efecto antiemético. También se están utilizando actualmente otros fármacos como el Aprepitant y Fosaprepitant que van dirigidos específicamente a la sustancia P, indicados para el tratamiento de los vómitos tardíos, potenciando el efecto de otros antieméticos. Es importante advertir que los fármacos del grupo de los setrones (antagonistas de los receptores 5HT3), así como los opiáceos, provocarán con bastante frecuencia estreñimiento, siendo importante combatir este síntoma precozmente, ya que en ocasiones este problema puede llegar a ser más molesto incluso que las náuseas.

En algunas ocasiones el paciente no llega a sentir náuseas, aunque sí molestias gástricas, anorexia e incluso intolerancia a algunos olores. Desde el punto de vista de la nutrición, hay una serie de medidas que se pueden adoptar y pueden contribuir a un control más efectivo de estos síntomas.

En general, dada la importancia de una buena nutrición, se recomienda hacer una comida ligera al menos un par de horas antes de la quimioterapia

RECOMENDACIONES EN PACIENTES CON NÁUSEAS Y VÓMITOS

Las recomendaciones de tipo general serían en este caso:

Medidas dietéticas encaminadas a: Disminuir el estímulo nauseoso producido por los alimentos

Disminuir la distensión gástrica:

Consejos para los familiares:

Alimentos útiles en el control de las naúseas

Carnes guisadas o al horno, pescado, aves de corral, pescado, huevos, cremas de verdura y sopas desgrasadas o realizadas con lácteos desnatados, Yogur desnatado.

Galletas, pan, tostadas, cereales, magdalenas, fideos, arroz

Patatas, zumos, frutas frescas o enlatadas y verduras según tolerancia

Bebidas descafeinadas, té, bebidas deportivas, sorbetes, gelatina con sabor a frutas, bizcocho, pudin, flan, natillas helados de frutas, galletas saladas. Mantequilla, margarina en pequeñas cantidades, salsas desnatadas, sal, canela, especias según tolerancia

Ingredientes: 2 litros de agua mineral o filtrada, un trozo de jengibre fresco rallado de unos 5 cm, una ramita de canela, uno o dos trozos de manzana no ácida.

Preparación

  1. Hervir agua, retirar del fuego y dejar reposar los ingredientes durante 15 minutos.
  2. Colar y guardar en frigorífico.

Sugerencias para enriquecer los alimentos

Añadirles: queso rallado, leche en polvo, huevo duro, legumbres, jamón, pavo, pollo o pescado troceado...

Echarles queso, mayonesa, atún, clara de huevo cocida, frutos secos, trocitos de jamón...

Leche en polvo, cacao en polvo o miel.

Fruta, fruta desecada o en almíbar a trocitos, miel, frutos secos, cereales de desayuno, leche en polvo...

No debemos olvidar que existe una idiosincrasia propia de cada individuo, siendo posible que existan alimentos que son bien tolerados en unos pacientes aunque para otros puedan originar molestias.

Estilo de vida

Integrar el estilo de vida del paciente en las recomendaciones del tratamiento es algo que hoy en día resulta imprescindible.

En caso de existir vómitos

Ofrecer líquidos durante 30-60 min, en pequeños sorbos, cada 10-15 minutos. Iniciar la alimentación con infusiones y caldos ligeros, para seguir con leche descremada (si no hay intolerancia a la lactosa) y sorbetes, para ir aumentando la consistencia a purés y sopas más espesas. Se toleran mejor arroz, patata y pasta, aumentando la cantidad poco a poco. Si los vómitos persisten más de 3 días debe consultar a un médico.

Puede producirse una relación entre el alimento y el efecto del tratamiento, produciendo rechazos adquiridos y condicionados a alimentos específicos. Para evitar esto, se recomienda el uso sistemático de un mismo alimento, de esta forma solo se produce el rechazo a un solo alimento. Mantener una adecuada higiene bucal.

Situaciones en las que es precisa una valoración médica

En estas situaciones, es imprescindible recurrir a una valoración médica más concreta y específica:

Por Estrella Cañones Castelló

Asociación Española de Enfermeras de Nutrición y Dietética (ADENYD).

Saber más:

Alimentación saludable para enfermos oncológicos: dieta y consejos prácticos frente al cáncer y su tratamiento

Consejos para paliar los efectos de la quimioterapia

Etiquetas: salud, cáncer, consejos, quimioterapia