Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Las mejores fotografías, recetas y trucos de la food stylist de moda

Comprar el libro Comprar el libro

Arte foodie recrea el universo de la instagramer Laura López, repleto de fotos de gran belleza y creatividad, en las que ofrece algunas de sus mejores y más aclamadas recetas. Enamorada por igual de la fotografía y la gastronomía, @lauraponts ha conseguido hacerse en muy poco tiempo un nombre como referencia entre los instagramers y los que siguen las tendencias culinarias en las redes.

Las claves de su éxito: fotos espectaculares de platos muy sencillos, decoraciones muy creativas y subir solo fotos que hace con iPhone. En este libro, la autora nos enseña a elaborar sus apetitosos platos y nos descubre los trucos que utiliza para presentarlos y para tomar las fotografías.

Además, Laura nos revela su historia personal de continua superación, cómo se convirtió en una Instagramer de referencia y nos muestra cuáles son algunos de sus restaurantes y hoteles favoritos. Laura es un buen ejemplo de cómo las redes sociales bien manejadas con tesón y con creatividad, pueden convertir a una chica de un pueblo de Lleida en una food stylist de fama, que sin embargo sigue trabajando en la charcutería artesanal que regenta su familia en La Noguera

Cómo empezó todo: Una historia de superación

No le gusta definirse como una estilista gastronómica, ni tampoco como fotógrafa profesional. Sin embargo, a Laura López le define una predilección por la buena cocina desde pequeña y ha encontrado en la red social Instagram un lugar donde poder transmitir esa pasión. Vive en Ponts, un pueblo de la Noguera (Lleida). Trabaja todo el día en la charcutería familiar Vilalta y siempre que tiene un rato libre lo dedica a elaborar y fotografiar los platos que imagina mientras está en la tienda.

Descubrió la cocina de autor en el Caelis, el restaurante gastronómico del hotel El Palace y tras sus estudios en el Campus de Turismo, Hostelería y Gastronomía de la Universidad de Barcelona continuó con su formación en la escuela de hostelería Hofmann, también en Barcelona.

En la época en la que estudiaba en Hofmann, le surgió un nuevo proyecto: trabajar con Sergi de Meià en Monvínic, un wine bar dedicado a los amantes del vino. Pasó allí seis meses, momento en el que decidió tener una experiencia internacional. Gracias a el chef del hotel El Palace consiguió trabajo en un restaurante de París, Home in Paris, en la sección de calientes.

Al regresar de París volvió directa a Ponts a trabajar en el negocio familiar… “y de repente, apareció Instagram”. Fue su pareja quien le descubrió el mundo de esta red social y ella, aunque reticente al principio, decidió colgar las fotografías de los platos que ella misma cocinaba o que comía en los distintos restaurantes a los que acudía. Así, empezó a tener cada vez más seguidores y a recibir propuestas, como participar en distintas entrevistas o charlas en foros.

"Empecé a subir fotos a Instagram porque me gustaba y ahora porque creo que debo hacerlo”

A través de esas charlas, entrevistas y con mucho tesón y pasión por su trabajo, Laura comenzó a ser más exigente con lo que hacía: “antes podía colgar una o dos fotos al día, ahora siempre cuelgo tres: desayuno, almuerzo y cena”. Después de pasar toda la mañana en la tienda, vuelve a casa e intenta hacer de una vez las tres fotografías diarias: “Procuro siempre cocinar platos sencillos, apetitosos y que considere que puedan tener éxito, como los huevos, la pasta y la fruta. Quiero que mi galería tenga muchos colores y que cada foto sea diferente”.

Jamás imaginó el éxito que tendría en Instagram y por ello cuantos más seguidores tiene, más exigente es con ella misma. “La gente piensa que estoy en un entorno de cierto lujo, pero están bastante equivocados, porque siempre trabajo sola”.

Sus trucos para hacer las fotos

Su truco principal es la autenticidad. Laura se considera un poco romántica y amante del estilo vintage, por lo que siempre apuesta por elementos que aporten detalles a la fotografía, como cuberterías con cierta personalidad o vajillas de estilo clásico con cenefas o elementos florales sencillos.

Toma todas las fotos con su teléfono iPhone 5, y apenas usa los filtros que hay en Instagram porque restan autenticidad a la imagen. Busca la autenticidad y la elegancia por encima de todo y siempre escoge el mediodía para realizar las fotos, en un rincón muy especial de su cocina que da a la terraza. Sus fotografías, como ella, son una mezcla de sencillez y modernidad.

Para los fondos utiliza lo que tiene en casa: sábanas, paños o manteles viejos, maderas, cuadros y libros. También juega con fruta y flores de temporada o secas, que encajan con la tonalidad del plato, o incluso con algunas piezas de bisutería y bolsos para darle a la imagen un toque chic. Siempre intenta que todo sea armónico, porque para ella cada imagen debe transmitir un momento, un instante, un sentimiento.

Índice del libro:

Sobre Laura López

Laura López Pinós es una joven de 28 años que firma en Instagram como @lauraponts.

Estudió en el Campus de Turismo, Hostelería y Gastronomía la Universidad de Barcelona.

Trabaja en la charcutería familiar en el centro de Ponts (Lleida). El resto del tiempo lo dedica a la fotografía de comida, un lugar donde ha hallado una forma de desarrollar su creatividad.

Ha recibido diversos premios por sus trabajos en Instagram y actualmente colabora con marcas nacionales e internacionales, hoteles y restaurantes. En 2015 recibió el premio a la mejor cuenta gastronómica de Instagram.

Datos

Etiquetas: