Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

El incendio de la Sierra Oeste que yo viví

Me gustaría que imaginárais el cielo que nosotros, mi marido y yo, vimos ese viernes 28 de junio de 2019, mientras estábamos divinamente en la piscina, nadando. A nuestra izquierda el cielo tenía un color salmón, con toques marrones. No olía, pero era un color muy extraño... En ese momento se me cruzó el cable... y dije "hay un incendio y está próximo, muy próximo". Intentamos descartar esta idea, pensando que ese colorido pudiera deberse a la puesta de sol... Dos aviones vinieron por la parte derecha de la urbanización en dirección a esta nube tan sospechosa. Ya teníamos la confirmación, había un incendio muy próximo, no sabíamos exactamente dónde.

Mi marido se dirijió a la plaza de la urbanización y allí uno de los conserjes le dijeron que se trataba de un incendio que se había originado en Almorox. Eran las 20,30 horas, el incendio se había originado hacia las 17,30-18.00 horas en el pinar de dicha localidad toledana. Cada vez olía más, mucho más a madera quemada y el humo empezó a llegar, también las pavesas caían hasta nuestra casa, señal de que el fuego avanzaba implacable. Eran las 21.00 horas.

Entras en pánico

Hacía las 00.30 horas empezaron a sonar sirenas y un mensaje de megafonía que decía insistente: "Abandonen la urbanización de manera inmediata, acudan al Polideportivo de San Martín de Valdeiglesias, dónde se les informará de la situación." En ese momento entras en pánico. Qué puedo llevarme, qué hacemos con las gatas... ¿Qué hacemos? Intenté meter a las gatas en el salón pensando que se podían quedar dentro de la casa, pero la gata pequeña se nos escapó. La otra gata pensé que también se había ido al jardín... No podíamos demorarnos más en buscarlas, porque con el ruido de la megafonía y tal, seguro que estaban asustadas y no acudían a nuestra llamada. Mi marido me dijo que ellas se esconderían, que no les pasaría nada. Enorme la angustia...

Los aviones habían dejado de pasar porque llegaba la noche, hasta la mañana siguiente no podrían volver con agua para apagar el foco... Mientras las llamas seguían avanzando por Cadalso, por Cenicientos, dirección Rozas y Sotillo.

Mercedes Zarzalejo, alcaldesa de San Martín de Valdeiglesias.

Así con el corazón en un puño nos fuimos sin coger practicamente nada, el bolso y la cartera, en dirección a San Martín. Allí aguardamos a unos amigos y juntos seguimos a un señor que habían enviado para indicarnos dónde estaba el polideportivo de San Martín de Valdeiglesias. Allí empezaba a llegar la gente, en general de una urbanización, Entrepinos, cercana al incendio. A lo largo de la noche también llegaron algunos vecinos de Cadalso de los Vidrios, los más próximos a los colegios, creo. Los voluntarios empezaban a llegar, la alcaldesa Mercedes Zarzalejo estuvo en todo momento con nosotros los evacuados. Dirigiéndose a las personas con bebés, brindando toda la solidaridad de su pueblo.

Montones de voluntarios se pusieron a hacer bocadillos, sándwiches, dar agua fresca... buscar colchonetas para la larga noche que nos esperaba a todos. Los policías municipales nos daban pequeñas pistas de cómo avanzaban las llamas... El 28 de junio fue un día de un viento enorme, la mosquitera de mi puerta, que lleva imanes, no había estado cerrada en toda la mañana, imposible... Incluso recurrí a cerrar la mosquitera también con pinzas de la ropa, 4 o 5, y tampoco... al minuto a causa del viento, estaba de nuevo abierta de par en par. Imposible... y las pinzas por el suelo.

Acogidos en San Martín de Valdeiglesias

El comportamiento de los voluntarios de San Martín ha sido ejemplar, con qué cariño han tratado a todo el mundo. A nuestros vecinos, con un bebé de 5 meses, vino una vecina del pueblo y les ofreció ir a dormir a su casa, situada según nos dijo muy próxima al Polideportivo, para que no estuvieran incómodos. Ellos, generosos, le dijeron que fueran las personas de al lado, que tenían un bebé de sólo unos días. La gente empezó a intentar descansar o estirar las piernas, porque la noche iba a ser, estaba siendo, muy larga.

Hacía las 4,30 o 5 de la madrugada empezaron a montar camas de campaña, efectivos de la Cruz Roja. Gracias a ellas pudimos descansar después unas dos horas. Me desperté y al ir al otro lado de la cortina la gente, estaba tomando chocolate o café con porras... Los negocios de San Martín de Valdeiglesias, que durante la noche enviaron tortillas, sándwiches, chocolatinas... refrescos, zumos, agua, también habían pensado en el desayuno y mandaron café, que ya se había agotado cuando yo me había despertado, chocolate y porras...

La mañana después

Sobre esa hora, a las 7,30, notamos que ya mucha gente se había marchado, le preguntamos a un policía municipal y él nos dijo que no había ninguna orden para marcharnos y volver a nuestras casas. Que lo más seguro es que les harían volver... a todos los que ya se habían ido. A pesar de todo, nosotros también nos decidimos a marchar... No sin antes dar las gracias a la alcaldesa de San Martín de Valdeiglesias, Mercedes Zarzalejo, por el cariño y desvelo con que nos habían cuidado. A la vuelta a casa el olor de las habitaciones era enorme, olor a humo... Una de mis gatas estaba dentro, la más miedosa, Minnie. La otra, Sugus, se había quedado fuera, por suerte las dos estaban bien. Estuve muy preocupada por ellas toda la noche, la gente había traido consigo sus perros y sus gatos, estos en los transportines, y yo no paraba de pensar que las mías podían asfixiarse o quemarse. Yo pensaba que las dos estaban fuera, pero una se había quedado dentro del salón escondida. Después me dijeron que en caso de incendio es mejor estar fuera, porque pueden esconderse o huir... Que si se quedan atrapadas en la casa es peor. Por suerte las cosas no fueron a mayores.

Rápido empezaron a sonar las sirenas también por la mañana y vimos que nos habíamos precipitado en volver, como nos había dicho el policía, que seguía existiendo un riesgo real. De modo que volvimos a recoger, dejamos a las dos gatas fuera, y nos fuimos a una calle desde dónde podríamos ver todo el valle. Horrible la imagen que encontramos, la sierra aún en llamas, los aviones o hidroaviones echando primero como un líquido rojo, y después agua y más agua, sin cesar... Nuestros ojos envueltos en lágrimas... el paisaje que nos da la vida, en llamas. Creo recordar que en medio de toda esta barbarie, vi volar una gran rapaz, debía ser un ejemplar de águila real, que vive en la zona.

Nos trasladamos a Rozas de Puerto Real para tomar café y ver si allí nos contaban algo más. Después nos dijeron que la Guardia Civil había cortado el acceso a la urbanización por la Dehesa de Rozas y que lo mejor sería volver otra vez al Polideportivo de San Martín. De modo que decidimos volver, dando un rodeo, incluso con la intención de descansar un poco, con los pies en alto. Al llegar encontramos que las camas las estaban recogiendo los efectivos de Cruz Roja. Al preguntarles nos contaron que la alcaldesa estaba haciendo pruebas de megafonía, porque tenía un mensaje que dar. Sonriendo. Efectivamente Mercedes Zarzalejo nos dijo que el Jefe del Operativo había enviado un mensaje de que podíamos volver a nuestras casas, con precaución. Que sí volvían a dar el aviso de evacuación ellos iban a estar preparados para vovlvernos a recibir, para pasar la siguiente noche. Increible el gran aplauso a la alcaldesa y los voluntarios de todo el mundo que todavía estaba en el polideportivo, incluidos algunos cámaras de televisión, que acababan de hacer una entrevista a la alcaldesa. Mucha gente no había vuelto al Polideportivo, bajo su responsabilidad. Amigos nuestros incluso...

"Con precaución, ya es posible volver a casa"

Tras una noche prácticamente en blanco, con la alcaldesa, Mercedes Zarzalejo, que tampoco había dormido. "Mil gracias."

Sí, mil gracias a la alcaldesa de San Martín de Valdeiglesias, Mercedes Zarzalejo, por el enorme cariño y la excelene acogida que ha tenido con los afectados por este incendio. Millones de gracias también a los montones de voluntarios de este pueblo, hombres y mujeres, muchos jóvenes; estos últimos en lugar de estar de fiesta la noche del viernes, estuvieron a pie de cañón preocupados por todos y ayudándonos. Proporcionando medicación a enfermmos, pañales a los padres de los niños que no les quedaban más, encargándose de todo... invitando a comer algo a la gente o bien ofreciendo agua fresca o zumo. Un comportamiento ejemplar. Muy orgullosa de estos madrileños repletos de solidaridad.

El incendio visto desde la casa de un amigo, la mañana del sábado 29, junto al Valle de Cadalso de los Vidrios.

Al llegar a casa todo estaba envuelto en humo, en olor a madera quemada... abrimos ventanas, dimos de comer a las gatas e intentamos volver a la normalidad. Se considera el incendio más grande de este siglo en la Comunidad de Madrid. ¡Un horror!

Ayer lunes cuando fui a comprobar cómo seguía el incendio vi que la Peña de Cadalso ya no tenía humo, como sí tenía el domingo, cuando también habíamos ido al valle a echar un vistazo. En el horizonte sólo había un pequeño punto de humo.

Con el fuego no se juega

La noche del viernes, a causa del viento hubo un serio peligro para la urbanización Entrepinos. El problema añadido era el aire que cambiaba de dirección a cada momento. Cuando estuvo a las puertas del Valle, cambió de dirección y entonces afectó más a la zona de Cenicientos y dirección a Rozas de Puerto Real. El desastre medioambiental es enorme... además la tristeza es pensar lo mal que se ha gestionado todo. Han jugado a política con el fuego, y con el fuego no se juega...

Almorox es una localidad toledana, y Cadalso de los Vidrios es un pueblo de Madrid, según comentan algunos habitantes que vivieron esta situación de primera mano, los bomberos se plantearon si era o no competencia suya una determinada demarcación geográfica por un tema de Comunidades Autónomas. Dicen que pasó entre Almorox y Cadalso de los Vidrios, y también entre Sotillo de la Adrada y Rozas de Puerto Real. Si esto es así me parece una vergüenza, que haya pasado con un incendio lo mismo que nos pasa cuando vamos de vacaciones a la playa y no nos atienden, porque somos de Madrid, o nos dejan para los últimos en la consulta y ponen todo tipo de dificultades. Otra verguenza ¿Llevar esto de las Comunidades también cuando hay un incendio? Qué barbaridad... Es un sinsentido... La mala gestión del incendio ha hecho que se haya extendido mucho más, me decían algunas autoridades. Yo no daba crédito...

El Castañar de Rozas

Ayer lunes 1 de julio nos acercamos a la terraza de la piscina de Rozas de Puerto Real, porque oimos en Telemadrid que se había quemado el Castañar, el más grande de la Comunidad. Necesitaba ver cómo estaba todo... El alcalde, Javier Vedia nos contó que se había quemado la zona nueva de Castañar que se había repoblado... Uf que desgracia tan grande.

Montones de miembros de la UME, Unidad Militar de Emergencias estaban allí, en el Polideportivo de Rozas, que tan bien conocemos, donde jugamos al pádel. Algunos en la terraza de la piscina municipal, otros dirigiéndose con mochilas a sus medios de locomoción, otros llegando. Ellos han sido sin duda los héroes de este incendio. Hasta que no llegaron ellos el incendio no hizo más que crecer y propagarse.

Tras tres días y medio sin parar, ayer lunes nos pareció que todo estaba controlado. Hice fotografías a algunos de estos héroes y les di las gracias, gracias enormes por lo que habían hecho. Muchas veces al oir pasar los helicópteros e hidroaviones, pensaba que ellos seguían allí, a pie de cañón, con ese calor terrible y en esas condiciones...

Helicópteros cargando agua en la piscina de Rozas de Puerto Real

El domingo la piscina de Rozas estaba cerrada al público, porque los helicópteros cargaban allí. Qué espectaculares las imágenes que nos ha cedido nuestro amigo Javier. La piscina de Entrepinos estuvo cerrada el sábado, por si era necesario el agua. Incesante ha sido el ruido de aviones y helicópteros... cargando y llevando agua, cargando y llevando agua, sin parar. Mucho lo han debido coger también del Pantano de San Juan, por la dirección que traían.

Dicen que tras estas jornadas durísimas van a seguir refrescando la zona, porque hay peligro de que vuelva a repuntar, aunque hoy martes 2 de julio podemos decir que por fín EL INCENDIO HA SIDO CONTROLADO.

El águila real, también quiso saber de dónde salía ese humo y que eran todos esos aviones y helicópteros, volando en su territorio.

En TV digeron que había un nido con dos polluelos de águila imperial que estaba a salvo. ¡Qué alegría! El sábado cuando fuimos a ver el incendio vimos volar a una rapaz inmensa que posiblemente sería uno de ellos... Qué bien que el fuego no llegara a donde estaba su nido. Los agentes forestales lo sabían bien y habían comprobado, que los polluelos estaban fuera de peligro. Creo que el nido está en la zona de Cadalso. El fuego llegó a estar a dos metros del nido, según dijo el forestal.

Ante las críticas de algunos medios de comunicación, por el abandono de la sierra de Madrid, el representante del Gobierno dijo que no, que se había hecho mucho por la sierra estos últimos años, y que de hecho se habían contabilizado muy pocos incendios el año anterior.

Lo cierto es que estos preciosos parajes están llenos de hierbas secas, bosque bajo, que no se han limpiado en invierno, en prevención de incendios, como se hacía antiguamente. Después en caso de comenzar un incendio, por una chispa o por incendio provocado, esto arde como una tea, imparable. Otra opción que también se hacia antaño es recurrir a los ganados. Antes también las ovejas comían estas hierbas con lo que no se llegaban a secar las hierbas, ahora todo esto ya no se hace, no hay pastores, las ovejas antes con la transhumancia se dirigían a donde estuvieran los pastos y las hierbas para comer. Ahora esto sólo se hace de manera testimonial, como una fiesta de la transhumancia... para la foto. Qué pena.

A nuestros políticos, recordarles que les ponemos donde están para que piensen en nosotros, los ciudadanos. Que un incendio iniciado a las 17,30-18.00 horas no tendría que haberse extendido así. Que se ha gestionado tan rematadamente mal, como para que unas horas después ponga en riesgo vidas, animales, campo, sierra... nuestra preciosa sierra. Y eso da mucha pena. ¡Qué no vuelva a ocurrir!

Por favor políticos de la Comunidad de Madrid, políticos de España: cuiden nuestra sierra, no la abandonen.

Hoy 12 de julio de 2019 los bomberos han querido volver al pueblo de Cadalso de los Vídrios y Cenicientos, para agradecerles cómo se habían portado con ellos. En todo momento, durante el incendio, les brindaron su apoyo, haciéndoles bocadillos y ocupándose de sus necesidades. Qué orgullosa me siento también de los cadalseños, con los que tanto comparto, y de su esfuerzo con los "ángeles de la Guarda" que hemos tenido... Los españoles somos así, y los madrileños no digamos... (Cadalso de los Vidrios, Cenicientos, Rozas de Puerto Real, San Martín de Valdeiglesias...) cuando hay una necesidad, damos lo mejor de cada uno. Orgullosa, muy orgullosa... me siento. La catástrofe, también ha sacado el lado más positivo, la generosidad, la colaboración, el ponerse en la piel del otro. Qué orgullo ¿no? No podía dejar de decirlo.

Etiquetas: comunidad de madrid, incendios, sierra oeste, cadalso de los vidrios, rozas de puerto real, san martín de valdeiglesias