Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

En los siglos XV y XVI

¿Sabías que el gran Leonardo Da Vinci, el genio florentino y polifacético artista del Renacimiento fue también un gran chef? Lo más seguro es que desconozcas este hecho, de su sorprendente biografía. La vida de Leonardo está llena de misterios apasionantes. Pintor, escultor, arquitecto, músico, escritor, diseñador, ingeniero, sin duda fue un humanista polifacético. Pero también fue un gastrónomo apasionado y un chef revolucionario para su época, dado que muchos de sus platos nada tenían que envidiar a la actual cocina de autor.

Por su ingenio y creatividad podría comparársele perfectamene con Ferran Adrià. De hecho la biografía de Leonardo siempre va pareja a los fogones, hasta su muerte en 1519. Durante los últimos años de su vida trabajó en la cocina del rey Francisco de Francia. En su juventud fue jefe de cocina de la taberna florentina "Los tres caracoles" y más tarde maestro de festejos y banquetes de Ludovico el Moro, señor de Milán. Proyectó toda clase de artilugios e ingenios mecánicos (prototipos de modernos electrodomésticos) con el propósito de simplificar las tareas en la cocina. Aunque en numerosas ocasiones los resultados no eran los esperados y lo que en principio diseñaba para ahorrar tiempo y energía necesitaba el empleo de varios animáles domésticos, numerosos hombres y hasta en ocasiones alguno de sus inventos para la cocina fueron utilizados tiempo después para hacer la guerra (dado el resultado obtenido cuando intentaba demostrar su utilidad culinaria: algunos hombres muertos).

Su afición desconocida

¿Te interesaría conocer algo más de su pasión por la cocina? Pues no dejes de leer "Notas de cocina de Leonardo da Vinci. La afición desconocida de un genio", de la editorial Temas de hoy. Un libro realmente apasionante, en especial si te gusta la gastronomía y la historia. En él descubrirás infinidad de datos curiosos como por ejemplo que fue el inventor de la servilleta (hasta entonces los comensales invitados por su señor Ludovico se limpiaban las manos de grasa en los lomos de unos conejos atados a las patas de las mesas y los cuchillos sucios en los faldones de sus vecinos más próximos), también ideó el tenedor de tres púas. E hizo numerosos diseños sobre el plegado de la servilleta en forma de pájaros, flores y palacios. Su imaginación y creatividad no tenía límites. Y su pasión por la gastronomía tampoco, como demuestras sus numerosos inventos culinarios y sus sabios consejos en esta materia, que le apasionaba tanto o más que la pintura.

Así era su cocina

Artilugios para ahorrar esfuerzos culinarios

Buscaba la manera de simplificar las tareas en la cocina y muchas veces consiguió todo lo contrario. Pero sus ingenios sirvieron para posteriores diseños y algunos de ellos se han mantenido en el tiempo:

Ideó un prensador de ajos, que también servía para triturar perejil. El diseño que Leonardo hizo apenas ha sufrido variaciones hasta la fecha y se sigue emplenado en las cocina italianas con el nombre de "el Leonardo".

Una secadora de tambor giratorio, de unos 6 m de alto y que necesitaba ser manejada por 6 miembros del servicio de cocina. Leonardo había inventado la servilleta y le obsesionaba descubrir la manera de mantenerlas limpias, junto con los manteles.

Inventa una cinta transportadora de troncos para llevar al fuego, una vez cortados por una sierra circular, de ese modo ya no se necesitaba una persona encargada de mantener el fuego en la cocina (olvida que son necesarios ocho caballos y cuatro hombres para hacer funcionar la sierra fuera de la cocina).

Esto es sólo una muestra, ideó y diseñó otros muchos objetos y mecanismos, todos ellos revolucionarios y sorprendentes.

Algunos consejos... de Leonardo

Más que platos, que se incluyen en el llamado Codex Romanoff (colección de escritos de cocina del artista), cuyas recetas son en su mayoría de otros autores de la época (su cocinera, amigos...), Leonardo escribió unas valiosas anotaciones culinarias:

Sus platos favoritos y sencillos

En todos prima la simplicidad, le horrorizaba el exceso y la abundancia de manjares, en especial de carnes. A él le hubiera gustado proponer este tipo de platos a su señor Ludovico, que seguramente los rechazaría en su época:

Puedes probar cualquiera de estas propuestas de Leonardo, sin duda resultarán riquísimas. ¿Te apetece? Son de un "singular" maestro, un gran chef que vivió hace la friolera de 500 años.

Etiquetas: