Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

Vitiven piernas ligeras, gel de masaje bienestar inmediato

Uffff con este calor, las piernas... como sufren. Las altas temperaturas del verano agudizan los problemas de la insuficiencia venosa, que ocasionan inflamación de las piernas y sensación de pesadez. ¡Qué molesto! Es una gran suerte poder paliar estos síntomas.

El gen natural Vitiven Ultrafrío, con extractos de plantas, aplicado en forma de masaje ascendente proporciona frescor y alivio inmediatos. Si, además, mantenemos este gel en la nevera, el efecto piernas ligeras aumenta notablemente. Yo durante todo el verano lo tengo listo para utilizar...

Libros

La comida saludable. Recetas de cocineros y médicos

  • Un libro para combatir la enfermedad con ayuda de la alimentación

Comprar el libro Comprar el libro

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Doris Rodríguez García

Risotto a la milanesa original

Ingredientes: 1 cebolla grande o 2 cebollas pequeñas, arroz (2 puñados por comensal), 2 litros de caldo (si no tenemos natural lo hacemos con 2 cubitos y 2 litros de agua), azafrán, 1 vaso de vino blanco, aceite de oliva virgen para pintar una sartén grande.

Preparación

  1. Pelar la cebolla, cortarla en cuartos y picar cada cuarto de cebolla en láminas finísimas (con un grosor de milímetros).
  2. Disponer aceite en una sartén grande, calentar y rehogar la cebolla lamminada, añadir 2 puñados de arroz por persona (calculados con la mano, puñados grandes) y rehogar; añadir 3/4 partes del vino blanco poco a poco y se rehoga bien.
  3. Previamente hemos dispuesto 2 litros de caldo (hecho antes o bien con cubitos y el agua) y se calientan. Rehogar el arroz añadiendo poco a poco algo de caldo a cucharones y se rehoga hasta que se absorba el líquido; remover con cuchara de madera.
  4. Añadir de nuevo más caldo y repetir todo el proceso. Cuando el arroz va alcanzando el punto adecuado se añade el azafrán molido y a continuación el cuarto de vaso de vino blanco que habíamos reservado antes, dejamos unos minutos y estará listo. Al finalizar habremos consumido casi todo el caldo (nos puede sobrar un poco, lo que pida la sartén del arroz es lo que se emplea).
  5. Servir tal cual y sacar a la mesa un bol con queso parmesano rallado, por si algún comensal quiere tomarlo con queso. El arroz debe quedar hinchado y cremoso, con un poco de líquidito.
  6. Esta receta nos la dio una gran amiga, María Dorella, de Milán.

Relacionados