Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Ingredientes: 4 huevos, 1 barra de pan, 1 litro de leche, 1 taza de azúcar, 1 cáscara de limón, 1 cáscara de naranja, 1 ramita de canela, 1 cucharita de canela en polvo, aceite para freír.

Preparación

  1. En un cazo poner a calentar la leche con la mitad del azúcar, las cáscaras de limón y naranja y la ramita de canela, darle vueltas con una cuchara para que diluya bien el azúcar. Antes de que alcance el punto de ebullición, retirar del fuego y dejar reposar unos 10 minutos para que se integren los sabores.
  2. Cortamos la barra de pan, preferentemente del día anterior, en rebanadas de unos 2 cm de grosor, después sumergirlos en la leche durante unos diez segundos. Cuando estén bien empapadas, sacarlas y reservarlas en un plato. Una vez finalizado este segundo paso, poner a calentar el aceite para freírlas.
  3. Mientras se caliente el aceite, batir los huevos en los que rebozaremos las rebanadas bañadas en leche, una a una. Cuando el aceite haya alcanzado la temperatura idónea para freír, colocamos cuidadosamente nuestras rebanadas ya pasadas por huevo hasta que se doren. No freír más de dos a la vez. Las torrijas deben alcanzar un color tostado por ambas caras, sacar y disponer sobre papel de cocina, para eliminar el exceso de aceite.
  4. Para finalizar, pasar nuestras rebanadas fritas en una mezcla de azúcar y canela en polvo y las disponemos en una bandeja con cierta altura. El calor de las mismas hará que el azúcar caramelice y nuestras torrijas suelten lentamente un dulce sirope.
  5. ¡Dejar enfriar y disfrutar de una deliciosas torrijas caseras!.

Etiquetas: postres, dulces, lácteos