Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

La comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, espera dar a millones de escolares de toda la Unión Europea la oportunidad de comer fruta y verdura fresca como parte de una campaña más amplia para promocionar la comida saludable y luchar contra la obesidad infantil. Según el documento, este plan sería también una "inversión de futuro" puesto que ayudaría a "evitar o reducir" el gasto sanitario derivado de una inadecuada alimentación.

El Ejecutivo comunitario presentará una propuesta para establecer un nuevo régimen de apoyo a programas de distribución gratuita de fruta o verdura en los colegios, que los Gobiernos podrán realizar voluntariamente, con cofinanciación de la Unión Europea. Bruselas propone costear el 50% de los planes de reparto de esos alimentos en las escuelas y el 75% en las llamadas "regiones de convergencia" de la UE, que en España serían Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Galicia.

"Este programa debería llevar a los jóvenes a apreciar la fruta y las verduras", dijo un documento interno de la Comisión. "El objetivo de un programa escolar de frutas y verduras a nivel europeo está (...) dirigido a incrementar de forma duradera el porcentaje de frutas y verduras en las dietas de los niños, en un momento en que se forman sus hábitos alimentarios", agregó.

La UE ya aplica una ayuda similar para promover el reparto de leche y de productos lácteos en los colegios, que se paga según los gramos distribuidos por alumno.

Bruselas quiere frenar con la iniciativa el incremento de la obesidad infantil en los países comunitarios, que califica de "epidemia", pues en la UE cada año 1,2 millones de niños adquieren sobrepeso y 300.000 se vuelven obesos, según datos de la CE. Hasta el 27 por ciento de los hombres y el 38 por ciento de las mujeres en Europa están considerados obesos.

Asimismo, la Comisión alertó de que el consumo de fruta o de hortalizas es muy inferior al recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El consumo diario de frutas y verduras en la UE ascendió a 380 gramos por persona al día en 2006, pero se prevee que caerá a 360 gramos diarios en 2020 si continúa la tendencia actual, según el borrador que aprobará la CE el martes.

Según datos difundidos en 2007, en España -pese a ser el primer productor europeo de frutas y hortalizas- el consumo se situaba en 316 gramos diarios por persona (frente a los 400 aconsejados por la OMS), cantidad muy inferior a la de otros ocho países de la Unión.

Etiquetas: