Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Tienes todos estas recomendaciones y muchas más en el libro La cocina de las legumbres. Fundación Alicia Un alimento repleto de nutrientes y esencial en nuestra dieta Mediterránea. ¿Necesitan o no necesitan remojo? ¿Cuándo echar la sal? ¿Los garbanzos se cuecen en agua fría o caliente? ¿Qué es asustar unas judías? Todos los interrogantes tienen su respuesta. En esta ocasión palabra de ley, o mejor dicho palabra de La Cocina de las Legumbres Fundación Alicia.

Remojo

Cocción

Uso de bicarbonato

El bicarbonato de sodio junto con el agua forman una solución salina que actúa sobre la piel de la semilla, permitiendo la entrada de agua e hidratándola por dentro. Mucho bicarbonato de sodio sería contraproducente, ya que ablandaría y estropearía su textura, además de adquirir consistencia jabonosa y sabor salado. Pero una pizca puede ayudar, sobre todo si las legumbres se dejan en remojo en agua dura.

Tipo de agua

Es importante tener en cuenta que cuanto mayor sea la dureza del agua más tiempo necesitarán en su cocción. Las aguas alcalinas o aguas duras (con un pH muy elevado) no son apropiadas para el remojado y la cocción de las legumbres así que es recomendable emplear aguas envasadas de mineralización débil.

Las legumbres aportan proteínas, carbohidratos, tienen bajo contenido en grasa y alto en fibra, un adecuado contenido mineral y son una gran fuente de vitaminas. ¿Qué más se le puede pedir a una pequeña semilla que la mayoría de las veces no supera el centímetro de diámetro? Pues está comprobado: cultivar legumbres es sostenible y beneficioso para el medio ambiente

Etiquetas: consejos, legumbres, fundación alicia