Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida

Ligeras, sabrosas y llenas de fibra

Es una de las reinas de la temporada y no es extraño, por el extraordinario rendimiento en la mesa. Bien cocinadas resultan irresistibles. En Nutriguia.com te vamos a contar cómo hacerlas, los mejores trucos para sacarles el máximo partido y... lo que nos aportan desde el punto de vista de la nutrición. Sí, como ya te imaginas son sanísimas.

De sabor acusado con deje ligeramente dulzón, en realidad es una inflorescencia de la planta del mismo nombre, de enorme valor nutritivo, que crece en regiones de clima templado, en especial en el área del Mediterráneo. En general las encontramos en el mercado todo el año, pero su temporada óptima abarca los meses de enero, febrero, marzo y abril. Nos dan excelentes resultados en la cocina, dado que son muy versátiles. Podemos tomarlas crudas (solo las muy pequeñas), salteadas, rellenas, cocidas, fritas, guisadas y asadas. Soberbias si las incluimos en menestras, ensaladas y pasteles. Combinan a la perfección con el arroz, almejas y chirlas, patatas y huevos, y agradecen el complemento de un buen número de salsas y aliños entre los que podemos resaltar la vinagreta, la salsa tártara, la mayonesa y la salsa española.

Conservación

Se mantienen perfectas durante varios días en el frigorífico. Los expertos aconsejan disponerlas en un bol, con los troncos en agua, como si fuesen un ramo de flores. También pueden dejarse, una vez lavadas en un bol con vinagre o zumo de limón, para que no se estropeen. Se pueden congelar con facilidad, durante doce meses, después eso sí de limpiarlas, escaldarlas en agua con sal unos 10 minutos y envasarlas en recipientes de plástico herméticos. Cuando vayamos a emplearlas se descongelan directamente cociéndolas en agua hirviendo.

Propiedades nutritivas

Aportan sólo 38 calorías por 100 gramos, son por tanto muy ligeras. Las alcachofas son una de las hortalizas más ricas en sales minerales (en especial potasio, hierro, calcio y fósforo) y en glúcidos (12 por ciento). Son una estupenda fuente de vitaminas: retinol, ácido ascórbico o vitamina C y ácido fólico. En tiempos remotos se las consideraba una planta medicinal. ¿Sus propiedades? Son diuréticas, muy buenas para el hígado y además el azúcar que aportan es bien tolerado por los enfermos diabéticos. También resultan apropiadas para casos de insuficiencia renal y enfermedades de la vesícula biliar. Nos aportan mucha fibra (3,5 gr por cada 100 gramos), por tanto ayudan a combatir la pereza instestinal (estreñimiento).

Consejos en la cocina

Cocínalas en todas las técnicas

Algunos trucos...

Maridaje recomendado

Los vinos blancos como tipo Rueda casan bien con los platos con alcachofas. Otra opción es la cerveza de sabor fuerte. Y también aconsejamos su maridaje con una cerveza gourmet: Estrella Damm Inedit, que va bien con alimentos amargos y texturas untuosas. Al ser esta última un producto sin recuerdos tánicos no astringentes y de acidez moderada, puede respetar los siempre difíciles productos amargos, como ocurre en este caso con las alcachofas.

Saber más:

20 recetas de alcachofas:

Texto: Adoración Rodríguez García, periodista experta en Gastronomía

Etiquetas: especiales, consejos, verduras, alcachofas