Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Sepai Gen Decode en Cosmeceutical Center: tratamientos antiaging a la medida

Llega la Cosmecéutica Genómica Personalizada

El diagnóstico genético es una herramienta que permite determinar las causas genéticas del envejecimiento de la piel y estudiar la predisposición y las posibles tendencias a la inflamación, la deshidratación, la hiperpigmentación…

“Los análisis genéticos nos aportan una valoración clínica integral que ayuda a ofrecer una solución adaptada al cuidado de la piel de cada individuo, con un 100% de precisión, a través del diseño de fórmulas específicas y a medida” explica la farmacéutica Inmaculada Canterla.

Relacionados

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Sinestesia Gastronomica
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas




Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Suspiros de Caleruela

Ingredientes: 1 vaso (200 ml de aceite), 1 vaso (200 ml) de vino blanco, 3/4 kg de harina, 1 pizca de bicarbonato (1 cucharadita), 1 cucharada o más de anises machacados.

Preparación:

  1. Calentar el aceite y luego dejarlo enfriar.
  2. En un recipiente echar el aceite, el vino, un par de cucharadas de azúcar, el bicarbonato y mover bien con una espátula o cuchara de madera. A continuación añadir los anises machacados con el mortero y echar la harina que pida (mucha, como cerca de 1 kg para esta cantidad, debe quedar una masa muy sólida), hasta que quede consistente.
  3. Coger trozos de masa pequeños y trabajarlos bien con las manos, después extender la masa en la mesa, con ayuda del rodillo, cortar los bordes en recto, con ayuda de un cuchillo de cocina (devolver la masa sobrante a la masa total) y después cortar porciones de la masa aplastada de unos 2 cm de ancho (deben quedar porciones de unos 2 cm x 10 cm, aproximadamente). Esta operación se repite las veces que sean necesarias hasta acabar con toda la masa.
  4. Freír las porciones (3 o 4 a la vez, nada más) en abundante aceite caliente, en una sarten mediana y profunda, con aceite suficiente para que los suspiros floten arriba. Cuando estén dorados, sacarlos con ayuda de la espumadera y escurrir en un plato, sobre papel de cocina.
  5. Cuando todavía están calientes pasarlos por un plato con azúcar. Disponerlos en una bandeja o fuente con tapa, para que no pierdan el aroma. Pueden durar meses.

Relacionados

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.