Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Vetiver Verdejo 2016 obtiene un Baco de Oro

Baco Oro: Concurso Nacional Añada 2016

Hoy en Nutriguia.com te presentamos un vino muy especial... Aquí lo tienes: Vetiver Verdejo 2016, un vino cristalino, brillante, fluido, de tono verdoso con irisaciones doradas. Limpio, intenso y con matices a fruta tropical. Refrescante, untuoso y elegante, con un final ligeramente amargo, característico de la variedad verdejo, que le confiere estructura y equilibrio. Un vino que ha obtenido por méritos propios el Baco de Oro, en el Concurso Nacional Añada 2016.

Relacionados

Cocina vegana casera

100 recetas dulces y saladas

Un interesantísimo libro en el que su autora, Zaraida Fernández nos habla de sus dos pasiones: cocinar y los animales. "Para ser coherente, no podía cocinarlos y quererlos" nos cuenta. Así que decidió dar el paso del veganismo y no consumir ningún ingrediente de origen animal. Con este libro quiere ayudar a todas las personas que quieren aprender a cocinar sin animales o a las que sencillamente tienen curiosidad por el tema.

Este manual recopila 100 recetas veganas de nuestra cocina tradicional, o sea, sin ningún ingrediente de origen animal. Son recetas sencillas, dulces y saladas, que se dividen según las estaciones del año y que se elaboran con productos que están en el supermercado al alcance de todos. Tanto si eres o te quieres hacer vegano, como si tienes un invitado y lo quieres sorprender, o si simplemente sientes curiosidad por este tipo de cocina, este es tu libro.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Comer menos retrasa el envejecimiento y rejuvenece el corazón

El médico interactivo, 30 de Octubre de 2002

La juventud del corazón de un mamífero está relacionada con lo mucho o lo poco que se come, de acuerdo con un estudio que publica la revista «Proceedings». Los ratones que pasan hambre tienen miocardios más saludables y un 19 por ciento más «jóvenes» cuando se hacen adultos.

Si el secreto de la eterna juventud tuviera que comenzar en algún lugar, el sitio perfecto sería el miocardio: en el ser humano, sus células son las que más demandan energía de todo el cuerpo, y se contraen 3.000 millones de veces a lo largo de una vida. Las buenas noticias que publica hoy la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences» es que se puede ralentizar el envejecimiento del corazón, al menos en los ratones. Las malas, que hay que comer menos.

Tomas Prolla y de Richard Weindruch, de la Universidad de Wisconsin-Madison en Estados Unidos, han descubierto que en ratones de mediana edad sometidos a una dieta de restricción calórica, exhiben un corazón razonablemente joven incluso cuando envejecen. Sus investigaciones demuestran que la expresión génica de las células cardíacas (el número y tipo de genes que se expresan o encienden en un determinado momento) cambia con la edad, y lo que resulta más interesante, que ese cambio puede estar influenciado o mitigado por el tipo de dieta.

Prolla y Weindruch examinaron globalmente la expresión de 9.977 genes de forma simultánea en ratones que tenían cinco meses y 30 meses. Eligieron a un grupo al que sometieron a una dieta estricta a los 14 meses de edad, y comprobaron cómo les afectaba pasar un poco de hambre con respecto a otro grupo alimentado con normalidad, fijándose en los cambios de la expresión de los genes de los miocitos cardíacos, las células del corazón.

Síntomas de juventud

El envejecimiento afecta especialmente al corazón, cambiando el programa genético de sus células. Las más jóvenes extraen la energía de los ácidos grasos, quemándolos más lentamente pero con mejores rendimientos energéticos. Las células cardíacas más viejas prefieren quemar con más rapidez las reservas de hidratos de carbono, que rinden menos energía. Pero esta programación genética puede ser «reprogramada» con una dieta estricta en los ratones, según Prolla y Weindruch, a los 14 meses de edad. Se observó un menor daño al ADN. Los genes que dirigen la muerte de las células son inhibidos, así como los que producen inflamación del corazón. El resultado: corazones un 19 por ciento menos viejos en ratones a dieta.

«La mayor sorpresa para mí fue que estos efectos de la dieta incluso a una edad mediana tuvieron una gran influencia en los cambios que ocurren con el envejecimiento», ha comentado Tomas Prolla.

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.