Solomillo al whisky


2 solomillos de cerdo, 1 cebolla, 4 dientes de ajo, sal, pimienta, aceite de oliva, 1 copa de coñac y 1 o 2 vasos de agua.

Preparación

  1. Salpimentar los solomillos.
  2. Calentar unas cucharadas de aceite en una olla o cazuela.
  3. Enharinar la carne y rehogar o tostar por todos lados para sellarla.
  4. Pelar la cebolla y cortar en tiras, pelar los ajos y cortar en láminas; agregar a la cazuela con la carne.
  5. Echar el agua y dejar hervir unos 30 minutos o hasta que la carne esté en su punto.
  6. Sacar los solomillos y cortar o filetear en rodajas no muy finas y cortadas un poco al bies.
  7. Triturar el caldo con la batidora y poner a cocer los filestes en el caldo, con el coñac, unos 5-10 minutos. Dejar reposar.
  8. Calentar antes de comer y servir caliente.

Consejo final: Resulta mucho más rico si los solomillos son ibéricos. La cantidad de agua puede variar según queramos que resulte más o menos caldoso. Esta receta es de mi amiga María Díaz y está buenísima. Es curioso pero no lleva whisky, a pesar de que se llame así. Cuando no tengas coñac puedes emplear Oporto. Es una receta andaluza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.