Micronutrientes. El complejo B. Vitamina B5


Nos toca hablar de la siguiente vitamina del grupo B. Pero no es la B4, ¿Sorprendido?

Aunque parezca que nos la hemos saltado, no es así. Simplemente no existe la Vitamina B4. La nomenclatura de las vitaminas es cronológica, según se descubrieron los compuestos se les fue poniendo nombre. Cuando se descubrió que la llamada Vitamina B en realidad eran muchos compuestos, se empezaron a nombrar correlativamente con numeros B1, B2, …

Pero una de las características de las Vitaminas es que el cuerpo no pueda sintetizarlas, por lo que es necesario ingerirlas con la comida. Conforme la ciencia avanzó, se descubrió que algunas de las substancias que se habían creído necesarias para la vida, se podían sintetizar en el cuerpo humano, lo que les quitó el título de vitaminas.

Esto es lo que sucedió con la Vitamina B4 (Adenina) que fue descubierta en 1885 por el bioquímico alemán Albrecht Kossel y que posteriormente se descubrió que era sintetizada en el ser humano a partir de precursores.

Y no ha sido la única que ha perdido el estatus, también le sucedió a otras vitaminas como la B8, B10, B11, F, G, H, etc,

Vitamina B5 o ácido pantoténico

La vitamina B5 o ácido pantoténico es una vitamina hidrosoluble que, en estado puro, es de color amarillo y viscosa. Es necesaria para formar la coenzima A (CoA) , imprescindible en el metabolismo y síntesis de carbohidratos, proteínas y grasas. Su nombre deriva del griego <Pantothen>, que significa “en todas partes”, ya que pequeñas cantidades de ácido pantoténico se encuentran en casi todos los alimentos, con altas cantidades en cereales integrales, legumbres, levaduras de cerveza, jalea real, huevos y carnes. Existe un cierto grado de síntesis de vitamina B5 en el propio organismo a nivel intestinal, pues las bacterias de la microbioma la sintetizan, pero no es suficiente para cubrir los requerimientos diarios.

Historia

Fue descubierta por Roger J. Williams en 1933 al demostrar que era necesario para el crecimiento de la levadura. Tres años después, Elvehjem y Jukes demostraron que era un factor de crecimiento y anti-dermatitis en los pollos. Williams logró sintetizarla en 1940. Su papel metabólico se comprendió en 1946, a raíz del descubrimiento de la coenzima A por Fritz Lipmann y la identificación de la vitamina como uno de sus componentes.

Funciones de la vitamina B5

La vitamina B5 tiene un papel fundamental por ser imprescindible para elaborar coenzima A (CoA), una de las piezas claves más importantes del metabolismo. Estas son algunas de las funciones básicas de la vitamina B5 para el organismo:

  • Es fundamental en el metabolismo de los alimentos. Interviene en la metabolización de los principios inmediatos de los alimentos; proteínas, hidratos de carbono y lípidos, o dicho de otro modo, sin ella no funcionaría el complicado sistema que transforma los alimentos en energía para poder vivir.
  • Favorece la absorción de hierro y participa en la formación de la hemoglobina, proteína que contienen los glóbulos rojos de la sangre.
  • Interviene en la síntesis de múltiples moléculas del organismo como colesterol y fosfolípidos (constituyentes esenciales de la membrana de las células nerviosas).
  • Es imprescindible para que el cuerpo pueda sintetizar las hormonas suprarrenales (aldosterona, corticosteroides y estrógenos) El ácido pantoténico mejora la capacidad para resistir el Estrés debido a que aumenta y estimula el funcionamiento de las suprarrenales.
  • La vitamina B5 ayuda al sistema inmunitario a defenderse frente a las agresiones externas, su déficit disminuye la capacidad de resistencia a las infecciones.
  • La vitamina B5 estimula y regenera el crecimiento de piel, mucosas y uñas.

Deficiencia de vitamina B5

La carencia de este tipo de vitamina en el organismo de un ser humano es excepcionalmente rara , y solo se da en casos muy aislados.

Sin embargo, entre 1942 y 1945 unos prisioneros de guerra de los japoneses tuvieron un problema de salud que calificaron como el Síndrome de quemazón en los pies y que después de analizar las causas de su aparición se llegó a la conclusión de que podría haber sido causado por el déficit de vitamina B5 o ácido pantoténico.

La deficiencia grave puede causar entumecimiento y ardor en las manos y los pies, dolor de cabeza, cansancio extremo, irritabilidad, desasosiego, problemas para dormir, dolor de estómago, acidez estomacal, diarrea, náuseas, vómitos y pérdida del apetito. En raras ocasiones más serias (pero reversibles) se ha visto insuficiencia adrenal y encefalopatía hepática.

Exceso de Vitamina B5

El ácido pantoténico aparentemente no es tóxico aún en dosis cientos de veces mayores que las recomendadas. Sin embargo, algunas personas pueden desarrollar diarrea o retener líquidos con dosis de diez gramos o más. Esta es una dosis más de mil veces mayor a la recomendada.

Necesidades de vitamina B5

El pantotenato se considera la forma más activa de la vitamina en el organismo, pero es inestable a altas temperaturas o cuando se almacena durante periodos largos, como el pantotenato de calcio que es la forma más usual de la vitamina B5 vendida como suplemento dietario.

Las cantidades de referencia para la población varían en función de la edad, sexo y el embarazo

Etapa de la vidaCantidad recomendada
Del nacimiento a los 6 meses de edad1,7 mg
Bebés de 7 a 12 meses de edad1,8 mg
Niños de 1 a 3 años de edad2 mg
Niños de 4 a 8 años de edad3 mg
Niños de 9 a 13 años de edad4 mg
Adolescentes hombres de 14 a 18 años de edad5 mg
Adolescentes mujeres de 14 a 18 años de edad5 mg
Hombres adultos mayores de 19 años de edad5 mg
Mujeres adultas mayores de 19 años de edad5 mg
Mujeres y adolescentes embarazadas6 mg
Mujeres y adolescentes en período de lactancia7 mg

Fuentes principales de vitamina B5

Como hemos comentado el ácido pantoténico se encuentra en pequeñas cantidades en casi todos los alimentos, pero algunos alimentos más ricos en vitamina B5 son:

  • Hígado, especialmente el de pollo. Aunque también destaca el de ternera
  • Los huevos, especialmente la yema de los mismos
  • El salmón, sobre todo, aunque también está muy presente en el atún y en el pescado en general. Así como en las huevas de pescado o el caviar
  • En la carne de ternera, el chorizo y la carne de pavo, especialmente
  • Diversos frutos secos. Destacando los cacahuetes y las semillas de girasol
  • Los lácteos. En especial el suero de leche en polvo y el queso, aunque unos quesos tienen más ácido pantoténico que otros. Entre los más ricos en ácido pantoténico, están el queso roquefort, el queso azul, el Gjetost (un tipo de queso noruego de color marrón) o el Camembert
  • El salvado de trigo y arroz
  • Los garbanzos
  • Las setas. En especial, un tipo de setas denominado shitakee, pero también en los champiñones
  • En diversos cereales. Sobre todo en la avena. También tiene una alta presencia en el amaranto o en el centeno. Así como en el alforfón o el trigo sarraceno y la espelta (otra variedad de trigo)
  • Frutas como el aguacate o las fresas
  • Entre los alimentos vegetales destacan el Repollo, Brócoli, la batata y los tomates secos
  • En algunos alimentos para el desayuno o la merienda, como la mantequilla de cacahuete o los copos de avena

También se puede encontrar en suplementos alimenticios que contienen solo ácido pantoténico, en suplementos dietéticos del complejo de vitamina B y en algunos suplementos multivitamínicos/multiminerales. El ácido pantoténico en los suplementos dietéticos a menudo se presenta en forma de pantotenato de calcio o pantetina. Las investigaciones no han demostrado que alguna forma de ácido pantoténico sea mejor que las otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *