Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

La Cúrcuma disminuye la inflamación y mejora el dolor

Los cambios de temperatura afectan a las articulaciones que sufren más cuando llega el frío ya que, al producir la contracción de los vasos sanguíneos, impide que la sangre llegue correctamente a músculos y también articulaciones. Además, el frio disminuye la flexibilidad de los ligamentos por lo que las probabilidades de sufrir molestias al practicar deporte aumentan.

La planta medicinal más estudiada en los últimos años por sus propiedades antiinflamatorias es la Cúrcuma. Un estudio que acaba de publicarse confirma su efecto a diferentes dosis sobre las articulaciones. Se estudiaron 150 pacientes durante 90 días y se confirmó la disminución de la inflamación (por análisis en sangre de los marcadores de la inflamación) y la mejoría del dolor.

¡Nombramos a la Cúrcuma la planta del mes!

Nutriguia, Noviembre 2019

Libros

Vuelve la Agenda Gourmet Solidaria

La editorial Oberon y el blog gastronómico Gourmet Like Me publican la ‘Agenda Gourmet 2020’ en colaboración con grandes chefs.

Estrellas Michelin como Martín Berasategui, Elena Arzak, Diego Guerrero, Susi Díaz, Mario Sandoval o Paco Roncero dan su apoyo a esta interesante iniciativa.

Sebastian Simon, autor del blog gastronómico Gourmet Like Me acaba de publicar un libro diferente y con algunas peculiaridades muy interesantes, la Agenda Gourmet 2020, editada por Oberon (Grupo Anaya). Esta agenda gastronómica para el año 2020 está repleta, a lo largo de sus páginas, de deliciosos contenidos y, además, con un fin solidario porque el 50% de los derechos será destinado a Acción Contra El Hambre, una organización sin ánimo de lucro que lucha contra las causas y los efectos del hambre.

“Con esta agenda vuelven las buenas costumbres y la conciencia social”, comenta la chef Begoña Rodrigo, quien ya apoyó la iniciativa en su anterior edición. Pero no solo ella, porque muchos otros chefs del país, han respaldado la iniciativa, como Martín Berasategui, Elena Arzak, Susi Díaz, Diego Guerrero, Mario Sandoval, Paco Roncero, Rodrigo de la Calle y Paco Morales.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Doris Rodríguez García

Historia de un yogur, por el chef Andrés Madrigal

“Las antiguas tribus del Este, que eran pastores nómadas, preservaron la leche de vacas, ovejas, cabras, caballos y camellos, en recipientes hechos de partes de animales como pieles o estómagos. Dice la leyenda, que el yogur fue descubierto por el descuido de un pastor que se olvidó un poco de leche en una de estas pieles. Más tarde la encontró transformada en algo más denso y sabroso….”

Las continuas migraciones de las tribus de las estepas del Este europeo originaron la dispersión del yogur en el área mediterránea. Más adelante, durante las campañas militares de los fenicios, egipcios, griegos y romanos, el yogur llegó a ser usual en el todo el Oeste. Su uso culinario no es una novedad. Los primeros libros árabes de recetas describen su preparación en diversos platos, y en “Las mil y una noches”, el yogur aparece como un sabroso manjar servido en suntuosos banquetes.

Fueron los tártaros quienes introdujeron una gran variedad de productos lácteos en la nueva cocina europea, como las sopas agrias, el kéfir y como no el yogur.

Se supone que el yogur nació en Turquía, ya que el nombre deriva de yogumark, que significa “espesar mezclando” en turco, si bien los búlgaros se atribuyen el descubrimiento y el nombre en cuestión:”jaurt”.

Pero cómo fue que el yogur se hizo más popular en Grecia que en otros países europeos?. Fueron realmente los rusos quienes hicieron de este delicado y ácido ingrediente un hito en la gastronomía, no tanto por su valor como nutriente, sino por su atribución a sus bondades longevidades de las gentes de esa tierra. “Los viajeros occidentales se asombraron por la longevidad de los árabes del desierto y los pastores búlgaros, así como otras tribus del Imperio Otomano que utilizan el yogur como una panacea para purificar la sangre, prevenir la tuberculosis, solucionar problemas intestinales y conciliar el sueño”, aparece éste escrito en un documento anónimo del siglo XIX.

Pero si es cierto que después de la Primera Guerra Mundial , los emigrantes griegos y balcánicos lo popularizaron en Europa y le dieron la “categoría” del mejor yogur del mundo es el griego, siendo utilizado por la inmensa mayoría de los cocineros como soporte en salsa fría y sopas sustituyendo la nata por este “espesante” tan delicado.

El yogur se encuentra en la leche tibia donde sus dos bacterias principales: el “Lactobacillus bulgaricus” y el “Streptococus thermophilus”. Estas dos bacterias trabajan entre si para hincar la fermentación de la leche. Primero se consume la lactosa para después liberar ácidos y conseguir que las moléculas de caseína se apelotonen y se unen a la lactoglubina y formar así una crema delicadamente ácida.

Ahora encontrar un buen yogur es como encontrar una aguja en un pajar, ya que su producción es industrial y es totalmente con leche de vaca pasteurizada.

Andrés Madrigal