Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Roscones de cine en Nunos Pastelería y... ¡mmmmm! también tradicionales

Series y películas, de ahora y de siempre, inspiran la colección navideña de este año en la pastelería madrileña. Frozen, Star Wars, 101 Dalmatas o La Casa de Papel son los motivos cinematográficos que José Fernández, maestro pastelero, ha querido plasmar en las creaciones de este año. Por supuesto que los tradicionales roscones de Reyes de Nunos Pastelería, reconocidos en diversas ocasiones como los mejores de Madrid, en sus variedades más clásicas –sin relleno, con nata, trufa, crema pastelera y cabello de ángel- están a la venta todo el año, debido a su demanda permanente.

Las Navidades están a la vuelta de la esquina y en Nunos Pastelería han puesto los hornos a punto para la nueva colección de uno de sus dulces más demandados y queridos por los madrileños: los roscones de Reyes.

ARZAK + ARZAK Juan Mari y Elena Arzak

El libro definitivo para conocer el universo de uno de los restaurantes más importantes del mundo. Considerado, junto con Ferran Adrià, el gran artífice de la revolución gastronómica española, la figura de Juan Mari Arzak se agiganta con el paso del tiempo, conforme crece su legado y aumenta su influencia, ya inmensa, sobre las nuevas generaciones de chefs. Su publicación coincide con el 40 aniversario del nacimiento de la llamada Nueva Cocina Vasca, que supuso el germen de la actual revolución gastronómica española, de la que Arzak fue y sigue siendo máximo exponente. El estuche, a la derecha en la fotografía de portada es luminoso, una preciosidad.

Recoge las 66 recetas más emblemáticas de sus últimos diez años de trayectoria, propuestas que plasman su gran maestría gastronómica. La presentación del libro tuvo lugar el pasado día 5 de diciembre de 2018 en Madrid, en la Librería Apunto (calle Hortaleza 64). Ocasión muy especial en la que saludamos a Elena Arzak, a quién conocemos desde hace muchos años. Al final de la presentación Elena nos dedicó el libro.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

A mayor variedad de alimentos, más comemos

La sabiduría popular, y la experiencia propia de casi cualquiera, ya lo decía, y ahora una investigación científica lo corrobora: Cuánto más amplia es la gama de alimentos servidos en la mesa, más comeremos. Y a la inversa: Si es un único alimento el disponible, comeremos menos.

NC&T, Abril 2012

Aunque, por supuesto, cada alimento puede diferir mucho de los otros en cantidad de calorías, resulta evidente que, en principio, ese plato único puede ayudar a evitar comer en exceso, a diferencia de lo que sucede con una variada colección de platos, y potencialmente puede contribuir a hacerle perder kilos de más a la persona.

David Levitsky y Carly Pacanowski, de la Universidad de Cornell, Estados Unidos, creen que lo verificado por ellos en el estudio es otro factor que ayuda a explicar por qué la población de las naciones industrializadas registra un alarmante auge del sobrepeso y la obesidad. Hay diversos factores, pero el que han puesto de manifiesto en este estudio se había pasado por alto.

Es evidente que consumir alimentos variados suele apetecer más que comer uno solo, excepto en casos muy específicos. Pero además, tal como argumenta Levitsky, hay razones evolutivas para que comamos más ante una mayor variedad de alimentos. Para gozar de una buena salud, hay que comer de todo, ya que unos alimentos llevan nutrientes de los que otros carecen. Esta norma, que la evolución ha grabado en nuestros instintos, se combina con otra que sólo ha dejado de ser útil en tiempos modernos y en sociedades acomodadas: Hay que aprovechar al máximo la ocasión de comer de cada alimento, por si pasa mucho tiempo antes de que podamos volver a hacerlo. Esta norma tiene sentido cuando la alimentación es precaria, poco variada o inestable. Pero en las sociedades industrializadas hace más mal que bien, porque promueve que bastante gente coma en exceso.

Comentarios de los visitantes