Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

La cervecera Aragonesa Ambar crea una cerveza sin alcohol apta para diabéticos

Imagen de Photo Mix en Pixabay

  • Un estudio científico demuestra que la Ámbar 0,0 mejora la resistencia a la insulina

Un estudio científico, en el que ha participado la Universidad de Zaragoza, asegura que la cerveza Ámbar 0,0 (sin alcohol) es beneficiosa para los pacientes con diabete del tipo 2. La investigación, publicada en la revista Clinical Nutrition y presentada ayer en Madrid, muestra que las diabéticos con sobrepeso u obesidad que toman Ambar 0,0 mejoran la resistencia a la insulina.

Nutriguia, Julio 2019

-->

Libros

La comida saludable. Recetas de cocineros y médicos

  • Un libro para combatir la enfermedad con ayuda de la alimentación

Comprar el libro Comprar el libro

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Manuel Zamora

Dieta atlántica, compite en salud con la mediterranea

26Noticias, 15 de Junio de 2007

Nutricionistas sostienen que reduce la incidencia de un gran número de enfermedades y que es más saludable que la mediterránea.

El encuentro, que congrega a médicos generales y de familia, tiene el objetivo de frenar el desarrollo del nuevo modelo dietético y un estilo de vida importado, asociado a un incremento de problemas de salud que está aumentando la prevalencia de distintas enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, enfermedades cardiovasculares y la obesidad, entre otras patologías.

La dieta mediterránea, a base de aceite de oliva y un alto consumo de alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, legumbres y hortalizas, reduce la mortalidad por enfermedad cardiovascular en un 25 por ciento, según consta en el conocido 'Estudio de los siete países' que llevó a cabo el doctor Ancel Keys en la década de los 50.

Además, en los últimos años se ha demostrado que este tipo de dieta reduce también la incidencia de otras patologías como la diabetes, por su riqueza en carbohidratos complejos y en aceite de oliva, que mejoran los niveles de glucosa, la resistencia a la insulina y el perfil lipídico; la obesidad, de hecho se están empleando métodos basados en esta dieta en modelos hipocalóricos para conseguir combatir el exceso de peso; el cáncer de colon, gracias al consumo de aceite de oliva y grasas derivadas de aceites procedentes del pescado (Omega 3), antioxidantes y fitoesteroles, y el cáncer de mama, por el consumo de grasas monoinsaturadas.

Asimismo, "la dieta mediterránea posee cantidades suficientes de antioxidantes, compuesto que posee una acción muy beneficiosa para el organismo", apuntó durante el encuentro el doctor Antonio Villarino, catedrático de bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación.

Por otra parte, en los últimos años se empieza a hablar de la dieta atlántica que sigue un patrón de alimentación que se presenta como una alternativa igual de saludable y que se apoya en el consumo de pescado y otros productos del mar, carne de ternera y de cerdo, legumbres y vino blanco.

En este caso, según estudios recientes citados en Salamanca por el doctor Aniceto Charro, jefe del servicio de endocrinología y nutrición del Hospital Universitario San Carlos de Madrid, se trata de una dieta de enorme valor preventivo en enfermedades cardiacas, metabólicas y en algunos tipos de cáncer, así como en el desarrollo de los recién nacidos, con un coeficiente intelectual mayor si la madre es consumidora de pescado, e, incluso, en la conducta psicosocial de las personas.

Sin embrago, según el doctor Villarino, en la actualidad no se puede hablar de dieta mediterránea en el Mediterráneo, pues:

" Se observa un consumo más elevado de huevos, la carne roja se ha convertido en estandarte del buen comer, la fruta se ha abandonado y en los menús diarios se ha sustituido por dulces y helados y la comida rápida avanza y se propaga entre los más jóvenes, a la vez que la actividad física disminuye".

El doctor Charro advierte de que también la dieta atlántica tiene el peligro de ser relegada a un segundo plano a favor de dietas importadas nada saludables si las autoridades sanitarias no toman conciencia de la gravedad de la situación y no actúan enérgicamente para solucionar este problema.