Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

Vitiven piernas ligeras, gel de masaje bienestar inmediato

Uffff con este calor, las piernas... como sufren. Las altas temperaturas del verano agudizan los problemas de la insuficiencia venosa, que ocasionan inflamación de las piernas y sensación de pesadez. ¡Qué molesto! Es una gran suerte poder paliar estos síntomas.

El gen natural Vitiven Ultrafrío, con extractos de plantas, aplicado en forma de masaje ascendente proporciona frescor y alivio inmediatos. Si, además, mantenemos este gel en la nevera, el efecto piernas ligeras aumenta notablemente. Yo durante todo el verano lo tengo listo para utilizar...

Libros

La comida saludable. Recetas de cocineros y médicos

  • Un libro para combatir la enfermedad con ayuda de la alimentación

Comprar el libro Comprar el libro

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Manuel Zamora

¿Por qué nos hacen llorar las cebollas?

Infosalud, 20 de Octubre de 2002

Un grupo de investigadores han hallado la enzima responsable de que las cebollas nos hagan llorar, informa la revista Nature

Una enzima, propantial S-oxido, hasta ahora desconocida, forma un compuesto químico que es lo que nos hace llorar cuando cortamos cebollas, según un nuevo estudio realizado por la Corporación de Alimentos Caseros de Chiba (Japón), publicado en la última edición de la revista Nature. Los especialistas indican que este hallazgo puede derivar en la producción de cebollas genéticamente modificadas para que no provoquen esta reacción.

Evidencias anteriores han indicado que el factor inductor de las lágrimas (propantial S-oxido) era simplemente un derivado de una ruta química de los compuestos del sabor de la cebolla. Ahora, la investigación genética y bioquímica revela que una enzima llamada sintasa del factor lacrimatorio, es concretamente la responsable de producir este químico irritante.

Dado que los compuestos del sabor no están involucrados con esta nueva reacción de la enzima, los autores del presente trabajo señalan que una cebolla manipulada genéticamente para que no produzca la enzima, debe saber igual de buena que cualquier otra cebolla no manipulada.