Y en diciembre… Navidad


La cesta de la compra…


Se aproximan fechas de grandes gastos y de mucho consumo energético. Por tanto a primeros de mes, puedes intentar rebajar ese par de kilos de más que te sobran… Procura comer mucha fruta y verdura y reduce las grasas al mínimo. Puedes hacer una dieta depurativa de 24 horas a fruta o a verdura, las dos primeras semanas del mes. En cuanto al bolsillo, intenta anticiparte a las fiestas. Como cada año ciertos productos (cordero, besugo, mariscos) subirán como la espuma. Puedes anticiparte a la Navidad y congelarlos, hasta el momento preciso. Esto es todo lo que puedes comprar:

Carnes: cerdo y carne para asar en general. Elimina toda la parte grasa visible y cocina los platos con la mínima cantidad de grasa. El vacuno y las aves se mantienen de precio. El pavo, resulta exquisito relleno. Otras buenas opiciones son la pularda y el capón. En muchas mesas no faltarán el cordero lechal y el cabrito, dos manjares.

Pescados: compra cuanto antes y congela para la Navidad: merluza, pescadilla, rape, lubina, lenguado, gallo, besugo, palometa… conseguirás ahorrar sin sacrificar la calidad en absoluto.

Mariscos: ya sabes que en los meses que llevan r están en su mejor momento, lo malo es que este mes se dispararán de precio, y mucho más en este año, tras la última catástrofe ecológica en nuestras costas gallegas. Compra cuanto antes y congela cigalas, langostas, bogavantes, langostinos. Puedes preparar aperitivos con angulas, y darás el pego si empleas gulas.

Verduras: excelente momento para el cardo y la lombarda, muy navideños. Y también para la coliflor, las endibias, espinacas, coles en general, repollo, berros, guisantes, habas, nabos, grelos, alcachofas, judías y calabaza.

Frutas: los cítricos son estupendos para fortalecer tus defensas y evitar resfriados. De los tropicales, destaca la piña, la granada y la chirimoya.

Frutos secos: nueces, almendras, piñones… toma a diario un puñadito y fortalece tu corazón. Su contenido en antioxidantes es enorme, además son saciantes y reconstituyentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *