Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Bruselas culpa a España de confundir al consumidor permitiendo el uso "fraudulento" del término "bio"

Econsumer, 4 de Marzo de 2005

La Comisión Europea culpó ayer a España, ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo, de permitir el uso "fraudulento" del término "bio" para alimentos no obtenidos mediante sistemas de producción biológica o ecológica, e inducir a error al consumidor. El alto tribunal celebró dos vistas sobre sendos recursos contra el Gobierno español, uno de la Comisión y otro de los productores ecológicos de Andalucía, a causa de su normativa sobre los términos "eco" y "bio".

El órgano judicial comunitario examinó dos casos relacionados con denuncias contra un real decreto español, modificado en 2001, según el cual los productos ecológicos se venderían con el término "eco" y el "bio" podría aplicarse a alimentos no obtenidos mediante ese tipo de agricultura. Este decretó provoco que el Ejecutivo comunitario denunciara a España ante el Tribunal de Luxemburgo y, por otro lado, un recurso contencioso-administrativo por parte del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica ante el Supremo español, quien a su vez remitió el caso a la Justicia comunitaria.

Bruselas alegó que el Gobierno español incumplía la legislación comunitaria porque autorizaba a que incluyeran la etiqueta "bio" productos como yogures o lácteos que no eran de carácter ecológico, según uno de los informes para las vistas presentados ante el Tribunal. Agregó que en España las definiciones "ecológico" y "biológico" se utilizan de forma idéntica, que hay muchos productos etiquetados como "biológicos" en cuyo envase se indica que respetan el método de producción ecológica, y que la prensa emplea ambos vocablos indistintamente.

Rechazo del Gobierno

El Gobierno español rechazó estos argumentos y afirmó que de la legislación comunitaria se desprende que para la lengua española este tipo de productos se designan como "ecológicos" y no "biológicos" o "bio". Por este motivo, argumentó, "bio" puede usarse para alimentos que no provienen de la agricultura ecológica, sin que esta utilización pueda calificarse de ilegal o fraudulenta. Añadió que al no estar armonizadas las indicaciones en el plano comunitario es posible que existan diferencias.

El Ejecutivo sostenía además que el término "bio" no sugiere a los consumidores españoles el método de producción ecológica, sino que se identifica más bien con "productos sanos y beneficiosos para la salud" en general. En este sentido, citó una encuesta según la cual sólo el 3% de los españoles asocia "bio" con la producción ecológica, mientras que el 86% restante lo relaciona "sin más" al yogur y a los lácteos, "por lo que la práctica actual no induce a error".

Por otro lado, señalar que el Ministerio de Agricultura tiene previsto modificar en breve dicho real decreto, precisamente con el objetivo de proteger la indicación "bio" como uso exclusivo para la producción ecológica e impedir que se use para alimentos no obtenidos mediante este tipo de agricultura.

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.