Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Este verano, protege tu rostro con RoC® ¿Y el resto del año?... También

4, 3, 2, 1... ¡Verano! No dejes de incluir en tu maleta las cremas solares de RoC® podrás disfrutar del sol mientras cuidas y proteges tu piel

¿Manchas solares en tu rostro? No olvides protegerlo adecuadamente, recuerda que... más vale prevenir, que curar. Las manchas solares son muy difíciles de eliminar, una complicada tarea. Cada vez son más las mujeres preocupadas por las consecuencias que provoca la exposición solar en su piel. A mí me preocupa, y mucho. Por esta razón, y sabiendo que el sol es una de las principales causas de envejecimiento, proteger y cuidar mi piel frente a los rayos del sol se ha convertido en una rutina esencial en verano, pero también durante todo el año. Al ir de paseo al aire libre, cuando pasamos horas en la piscina, los fines de semana en la sierra, al practicar deporte... debemos estar protegidos.

Desde Nutriguia.com te deseamos un verano feliz y divertido. ¡Aprovéchalo!

Relacionados

"Tu también puedes", un libro en el que Carlota Corredera cuenta como consiguió adelgazar 60 kilos

Comprar el libro Comprar el libro

Carlota Corredera una de las presentadoras más famosas de la televisión, nos explica en este manual cómo consiguió perder 60 kilos en un año. Has leído bien: ¡60 kilos! Su mensaje es bien claro, si ella ha podido, tu también podrás, si también lo necesitas. Así de sencillo.

Carlota Corredera presenta su primer libro "Tú también puedes"

Desde que contó públicamente que había perdido 60 kilos tras dar a luz -conste que no tiene ningún reparo en decirlo en televisión siempre que sale el tema- se ha convertido en referente involuntario para las personas que padecen sobrepeso u obesidad, la gran pandemia del siglo XXI. En este libro asume la responsabilidad de contar cómo ha conseguido recuperar su salud y salir del grave riesgo cardiovascular en el que se encontraba tras ser madre en junio de 2015. Sí como todas las personas con un exceso de peso tan alto, también Carlota corría graves peligros de salud.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

European Food Information Council

Los ácidos linoleicos conjugados: ¿unos nutrientes milagrosos?

La idea de que los ácidos linoleicos conjugados (ALC) pueden protegernos contra ciertos tipos de cáncer y contra los trastornos cardiacos resulta reconfortante, pero por el momento las pruebas, aunque prometedoras, distan de ser concluyentes.

Los ALC son componentes naturales de los alimentos de origen animal derivados del ácido linoleico. Se encuentran en la grasa de la leche, los productos lácteos y la carne procedente de animales rumiantes. Recientemente, ha aumentado el interés por el contenido de ALC en la dieta como consecuencia de una serie de investigaciones (realizadas fundamentalmente con animales), cuyos resultados sugieren que estos componentes pueden ser beneficiosos para la salud. Debido a que actualmente se incluye entre las recomendaciones alimentarias la de comer menos grasas animales, se plantea la cuestión de una posible disminución en el consumo de ALC y sus implicaciones para la salud.

Las investigaciones sobre ALC se están llevando a cabo en varios ámbitos, como el cáncer, los trastornos cardiacos, la diabetes y el control del peso. Las pruebas aún no son suficientemente satisfactorias en ninguna de estas áreas.

Protección contra el cáncer

Los primeros estudios con animales demostraron que los ALC pueden inhibir la formación y el desarrollo del cáncer; actualmente se cuenta con pruebas que sugieren que estos componentes pueden servir para prevenir ciertos tipos de cáncer que afectan al ser humano. La mayoría de las pruebas sobre los efectos de estas sustancias en el cáncer de mama, piel, hígado y colon proviene de experimentos con tejidos animales y humanos. A pesar de que los estudios clínicos son escasos, algunas investigaciones recientes revelan una relación entre un bajo riesgo de padecer cáncer de mama, un consumo elevado de ALC y queso y niveles altos de ALC en la sangre. Sin embargo, esta asociación no demuestra la existencia de una relación causa-efecto, por lo que se hace necesario realizar más estudios sobre humanos para profundizar en estos alentadores resultados.

Trastornos cardiovasculares

Uno de los principales factores de riesgo en lo que respecta a los trastornos cardiacos coronarios es un nivel anormal de lípidos en la sangre, especialmente un nivel elevado de colesterol LBD (lipoproteinas de baja densidad) o colesterol "malo". Los resultados obtenidos con animales han alimentado esperanzas sobre los posibles beneficios de los ALC, pero los escasos estudios sobre humanos no han aportado pruebas firmes sobre los efectos beneficiosos de estos componentes en el nivel de grasa en sangre y la arterioesclerosis (endurecimiento de las arterias).

Diabetes

La incidencia de la diabetes de tipo II (la que normalmente se asocia a un exceso de peso) en Europa está aumentando de forma alarmante. Existen algunas pruebas sobre la capacidad de los ALC de normalizar el metabolismo de la glucosa. Aunque los resultados no son definitivos, se insta a que se realicen más estudios al respecto.

La composición corporal

Se ha demostrado que los ALC alteran la composición corporal en ratones en edad de crecimiento, provocando un aumento del consumo de energía, un desarrollo de la masa muscular y una reducción de la grasa corporal. Sin embargo, no se ha demostrado que se produzcan efectos similares en humanos; es preciso realizar más investigaciones.

Fuentes de ALC

Los ALC se encuentran en alimentos grasos procedentes de animales rumiantes como, por ejemplo, en la leche entera, los productos lácteos y las carnes grasas. Se puede aumentar el contenido en dichas sustancias de estos alimentos incrementando la cantidad de aceites vegetales ricos en ácidos linoleicos (como los aceites de girasol y soja) presente en el pienso para vacas. Se ha comprobado que esto aumenta el contenido de ALC de la leche. Por otra parte, este contenido es mayor en la leche de las vacas que se alimentan pastando, especialmente cuando la hierba de los pastos se encuentra en sus primeras etapas de crecimiento.

Es preciso realizar más investigaciones

A pesar de que las investigaciones parecen prometedoras, es imposible establecer conclusiones firmes sobre el contenido ideal de ALC en la dieta y todavía no existe ninguna recomendación alimentaria al respecto. Uno de los ámbitos en los que se debe profundizar es la evaluación de los niveles superiores de consumo. Como en el caso de muchos otros descubrimientos en un campo tan dinámico como la nutrición, es necesario seguir investigando.

Referencias

Cannella C and Giusti AM (2000) Conjugated linoleic acid
a natural anticarcinogenic substance from animal food. Ital. J Food Sc, 12:123-27
  • Lawson, RE, Moss, AR & Givens, DI (2001) The role of dairy products in supplying conjugated linoleic acid to man's diet: a review. Nutrition Research Reviews 14, 153-172
  • Stanley, J & Hunter, K (2001) The wonder nutrient. Chemistry and Industry, 19th November, 729-731

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.