El estrés generado por la pandemia agrava los síntomas digestivos


  • Son el principal motivo de consultas digestivas en Atención Primaria
  • Los trastornos funcionales digestivos más frecuentes son el estreñimiento, la diarrea, el síndrome del intestino irritable, la enfermedad por reflujo gastroesofágico y la dispepsia 

Nutriguía, marzo de 2021. Un 15% de la población padece trastornos funcionales digestivos cuyos síntomas pueden agravarse debido a las situaciones de estrés derivadas de la pandemia. Son datos recopilados por la Asociación Española de Gastroenterología (AEG), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) que han puesto en marcha el curso Trastornos Motores Funcionales Digestivos en colaboración con Laboratorios Norgine, ante la complejidad que implica el diagnóstico de estas patologías para especialistas de Atención Primaria y Atención Hospitalaria, sobre todo ahora que durante la pandemia ha emergido una nueva modalidad de consulta, la consulta telefónica.  

Los problemas digestivos más frecuentes son la ERGE (Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico), el estreñimiento, la diarrea, el síndrome del intestino irritable (SII) y la dispepsia. “Sin duda el momento que estamos viviendo genera muchas situaciones de estrés y ansiedad, y cambios en el estilo de vida y en la alimentación en la población y para aquellas personas que sufren de forma persistente síntomas vinculados a trastornos funcionales digestivos la situación puede ser complicada”, apunta el doctor Jordi Serra, coordinador general del curso y miembro de la AEG. Un estudio reciente publicado en la revista Clinical Medicine confirma que los síntomas de los trastornos funcionales digestivos pueden agravarse por comportamientos desadaptativos del paciente, el estrés o la comorbilidad psicológica.  Este tipo de trastornos “se caracterizan por presentar síntomas crónicos y recidivantes, por lo que los pacientes necesitan de un seguimiento y un control para tener una mejor calidad de vida”, señala.

Estos trastornos están asociados a alteraciones de la motilidad, sensibilidad, permeabilidad, microbiota y procesamiento central de los impulsos sensoriales digestivos. “Suponen una causa importante de consumo de recursos sanitarios, tanto por las visitas médicas que implican, ahora en muchos casos relegadas al teléfono y lo que esto conlleva, como por los procedimientos diagnóstico y por los tratamientos farmacológicos y no farmacológicos”, subraya la doctora Mercedes Ricote, coordinadora del Grupo de Trabajo de Aparato Digestivo de SEMERGEN.

Insatisfacción del paciente

A diferencia de lo que ocurre con otras patologías, para los trastornos funcionales y motores digestivos no existe un test diagnóstico positivo, por lo que su diagnóstico se basa fundamentalmente en la exclusión. “Esto, unido a la ausencia de un tratamiento curativo y a las propias características de la enfermedad que se vuelve crónica y sus síntomas repetidos, conduce a la insatisfacción del paciente y del médico que lo trata. Como consecuencia de todo esto, el paciente se involucra en una espiral de pruebas y visitas a distintos especialistas hospitalarios, sin resultados satisfactorios. Por eso uno de los objetivos del curso es que los profesionales de Atención Primaria conozcan bien los criterios de derivación al hospital, la aportación de esta interconsulta y cómo debe ser después el seguimiento por su parte”, comenta la doctora Laura Quintás, del Grupo de Trabajo de Digestivo de la SEMG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *