Lubina salvaje con lágrimas de guisante


Segundos, Pescados, Cocina de autor

Mario Sandoval/España


Ingredientes:
8 hojas de gelatina, 2 cucharaditas de aceite virgen extra, 150 g de ceps (o bien champiñones), 150 g de puerros, 50 g de guisantes, 150 g de judías verdes troceadas, 500 ml de caldo de pescado, 1 lubina salvaje de 1 kg (separar los 4 lomos de las espinas, con las que se puede hacer el caldo), sal, 25 g de maicena, eneldo, ceps fritos cortados en tiras y guisantes para decorar. Para el caldo: 500 g de espinas (de la pescadería), 2 ramas de apio, 1 cebolla pelada y cortada, unas ramitas de perejil.

Preparación:

  1. Para elaborar el caldo de pescado colocar las espinas en una cazuela con el apio, la cebolla y el perejil. Cubrir con agua y dejar hervir. Bajar el fuego y dejar cocer 20 minutos.
  2. Retirar los condimentos del caldo, reducirlo hasta los 500 ml. y reservar.
  3. Remojar la gelatina en agua hasta que se ablande. Calentar dos cucharaditas de aceite en una sartén y freír o rehogar los ceps, los puerros, los guisantes y las judías verdes. Cuando estén tiernos añadir 100 ml. del caldo de pescado y dejar hervir. Añadir la gelatina remojada y volver a cocer hasta que ésta se disuelva.
  4. Verter la mezcla en un plato poco profundo y dejar que se enfríe.
  5. Sazonar los lomos de la lubina con sal y colocarlos en una fuente para horno. Echar por encima un chorrito de aceite e introducir en el horno, previamente calentado a 90º, hasta que se horneen, en unos 17 minutos.
  6. Mientras, preparar la salsa. Poner los 400 ml. del caldo de pescado restantes en una cazuela y calentarlo. Mezclar la maicena con un poco de agua y añadírsela al caldo. Dejar que hierva a fuego lento hasta que espese.
  7. Sacar la lubina del horno con una espumadera y reservar en un plato.
  8. Para servir, cortar en cuadraditos el mousse obtenido y ponerlos sobre los platos. Colocar encima los filetes de lubina y verter la salsa sobre ellos. Decorar con el eneldo, las finas tiras de ceps ligeramente pasados por la sartén y los guisantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *