Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

Vitiven piernas ligeras, gel de masaje bienestar inmediato

Uffff con este calor, las piernas... como sufren. Las altas temperaturas del verano agudizan los problemas de la insuficiencia venosa, que ocasionan inflamación de las piernas y sensación de pesadez. ¡Qué molesto! Es una gran suerte poder paliar estos síntomas.

El gen natural Vitiven Ultrafrío, con extractos de plantas, aplicado en forma de masaje ascendente proporciona frescor y alivio inmediatos. Si, además, mantenemos este gel en la nevera, el efecto piernas ligeras aumenta notablemente. Yo durante todo el verano lo tengo listo para utilizar...

Libros

La comida saludable. Recetas de cocineros y médicos

  • Un libro para combatir la enfermedad con ayuda de la alimentación

Comprar el libro Comprar el libro

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Doris Rodríguez García

Parmigiano Reggiano, el lácteo sin lactosa

¿Sabías que el Parmigiano Reggiano es un queso apto para los intolerantes a la lactosa? Existen condiciones microbiológicas naturales para las cuales la lactosa está ausente en el Parmigiano Reggiano desde los primeros días.

Te contamos esta, y otras características de este queso, y te ofrecemos tres recetas para que puedas disfrutar del Parmigiano Reggiano durante estos meses de verano.

Parmigiano Reggiano es un queso 100% artesanal, elaborado con leche, cuajo y sal. Esta producción ancestral permite disfrutar de un queso apto para todos, incluso para los intolerantes a la lactosa, ya que está naturalmente libre de lactosa.

Hoy en día, existen a disposición de los consumidores numerosos productos adaptados para personas que presentan algún tipo de intolerancia a la lactosa. Cada vez es más habitual ver en las estanterías de los supermercados leche y sus derivados (yogures, cremas de cacao, quesos, etc.) que han sido debidamente tratados para convertirlos en productos bajos o libres de lactosa.

Los intolerantes a la lactosa carecen de una enzima, la lactasa, que es la responsable en nuestro organismo de descomponer los azúcares que se encuentran de forma natural en la leche de vaca y algunos de sus derivados, como el queso. Sin embargo, existen quesos, como el Parmigiano Reggiano, que de forma totalmente natural y ajena a cualquier proceso industrial, están libres de lactosa, siendo perfectamente aptos para las personas intolerantes. Pero, ¿cómo consigue este lácteo librarse de la lactosa? Existen condiciones microbiológicas naturales para las cuales la lactosa está ausente en el Parmigiano Reggiano desde los primeros días.

Un proceso 100% natural

El Parmigiano Reggiano es tan natural que para su elaboración solo se utilizan tres ingredientes: leche cruda, cuajo y sal. Se necesitan 13 litros de leche para producir tan solo un kilo de queso, leche que se lleva a la quesería durante la tarde para que esta repose durante toda la noche, creando una capa de nata en la superficie.

Por la mañana, esta nata se elimina y la leche de la noche anterior se mezcla con leche recién ordeñada. La leche se calienta con suavidad y se le añade algo del suero fermentado del día anterior para, posteriormente, añadirle cuajo de ternera natural, que coagulará la leche. Gracias a este proceso las bacterias del queso deshacen y fermentan la lactosa, convirtiendo el resto del azúcar de la leche en ácido láctico, mucho más fácil de digerir.

En todas las muestras analizadas por el Consorcio, el valor de la lactosa siempre ha sido inferior al límite de detección del método (LOD = 0.01g / 100g) confirmando que el envejecimiento no influye en el contenido de lactosa presente en Parmigiano Reggiano.

En el origen, las vacas

A día de hoy (datos de 2018), existen 265.000 vacas de más de 24 meses de edad que producen casi dos millones de toneladas de leche (un 15,9% de la producción de leche de Italia) para la elaboración del Parmigiano Reggiano.

Estas vacas se alimentan fundamentalmente de forrajes locales (al menos un 50% tiene que haber sido producido en la misma granja en la que se produce la leche, y en un 75% debe proceder de la zona de influencia de queso) y también piensos vegetales a base de cereales como cebada, trigo y maíz provenientes de empresas acreditadas por el Consorcio del Parmigiano Reggiano.

Esta cuidada alimentación es muy estricta, y excluye materias primas muy comunes en la alimentación de este tipo de ganado, como los forrajes ensilados, para evitar que se trasmitan aromas o sabores anómalos a la leche y que puedan llegar a influir en el producto final. Una leche que será clave para la elaboración de este delicioso queso naturalmente libre de lactosa.

Además, el Parmigiano Reggiano presenta otras excepcionales cualidades intrínsecas: digestibilidad, elevado contenido de calcio presente en forma biodisponible, ausencia de aditivos y conservantes, fuente de minerales, deleite y agrado organoléptico. Por estas características, el Parmigiano Reggiano es un alimento fundamental en la dieta de todos, desde los niños hasta los ancianos, pasando por los deportistas que encuentran en el Parmigiano Reggiano un aporte de energía totalmente natural.

PARMIGIANO REGGIANO, UN MENÚ PARA EL VERANO

Recetas frescas y sin complicaciones. Estas son algunas de las propuestas que, desde Parmigiano Reggiano, quieren hacernos llegar para estos meses estivales. Para que puedas seguir disfrutando de este queso también en verano.

Ensalada mixta con higos y Parmigiano Reggiano

Ingredientes:
  • 2 cogollos de lechuga al gusto
  • 4 tomates pera
  • 4 tomates amarillos
  • 4 higos
  • 200 g de queso Parmigiano Reggiano cortado EN lascas
  • 40 g de semillas de calabaza
  • Aceite de oliva virgen extra al gusto
  • Sal al gusto

Preparación

  1. Limpiar la lechuga y cortarla en trozos grandes. Cortar los tomates en rodajas pequeñas y los higos en cuatro partes, tras quitarles la cáscara.
  2. Combinar todos los ingredientes en una ensaladera grande, sazonar con aceite y sal. Terminar el plato con las lascas de Parmigiano Reggiano y semillas de calabaza.

Tortillas con aguacate, Parmgiano Reggiano y hierbas aromáticas

Ingredientes para 4 personas:
  • 6 huevos
  • 40 ml. de leche
  • 30 g. de Parmigiano Reggiano, rallado
  • Cebollino
  • Sal y pimienta
  • 1 aguacate
  • 1 manojo de rúcula
  • 120 g. de lascas de queso Parmigiano Reggiano
  • 30 g. de mantequilla
  • Unos granos de pimienta rosa

Preparación

  1. En un bol, batir los huevos, el Parmigiano Reggiano y la leche con un tenedor. Salpimentar y sazonar con algunas hebras de cebollino picado.
  2. Pelar y cortar la mitad del aguacate, y cada mitad en rodajas finas.
  3. Sazonar con sal y pimienta. Calentar en una sartén antiadherente con un diámetro de 12-15 cm., untar el fondo con mantequilla y añadir una cuarta parte de la mezcla de huevo. Cocinar por ambos lados y, después, formar otras 3 tortillas con la mezcla restante. Rellenar cada tortilla con aguacates, rúcula y Parmigiano Reggiano.
  4. Espolvorear con granos de pimienta rosa.

Hamburguesa con Parmigiano Reggiano y verduras

Ingredientes para 4 personas:
  • 4 panes de hamburguesa
  • 4 hamburguesas de carne 150 g
  • 200 g de Parmigiano Reggiano
  • 1 tomate
  • 1 cebolla roja
  • 4 hojas de lechuga
  • Mostaza al gusto

Preparación

  1. Cocinar las hamburguesas en una parrilla. Cortar el Pamigiano Reggiano en 4 lonchas de medio centímetro y colóquelas en una sartén caliente hasta que empiecen a derretirse.
  2. Cortar la cebolla y el tomate en rodajas. Cortar el pan de hamburguesa por la mitad y untar las dos mitades con la mostaza, luego alternar capas de ensalada, la hamburguesa, el Parmigiano Reggiano, la cebolla y el tomate.

Con todas las garantías

Periódicamente, el Consorcio de Parmigiano Reggiano analiza aleatoriamente diversas muestras para comprobar los niveles de lactosa en el queso. Las muestras se recogen durante los nueve meses que el queso se encuentra madurando, así como en los puntos de venta, es decir, en quesos de más de 12 meses de maduración.

Comentarios de los visitantes