Descubren un posible mecanismo circadiano asociado a la absorción y el metabolismo de las grasas


El medico interactivo, 17 de Mayo de 2007

Investigadores de la Universidad de Virginia y del Colegio de Medicina de Wisconsin (Estados Unidos) han descubierto un mecanismo molecular circadiano que podría ser el encargado de regular la absorción de las grasas y jugar un papel clave en su metabolismo. Las conclusiones del estudio, que podría arrojar luz sobre el vínculo entre las alteraciones en los mecanismos circadianos y la obesidad, se publican en la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Según los científicos, animales de experimentación que carecen de una proteína que regula los ritmos biológicos diarios se mantienen delgados a pesar de que son alimentados con una dieta alta en grasas, un descubrimiento que podría proporcionar nuevas pistas sobre el vínculo entre obesidad y alteraciones en los ritmos diarios.

El principal área cerebral encargada del mantenimiento de los ciclos biológicos diarios, o ciclos circadianos, el núcleo supraquiasmático hipotalámico, regula los relojes periféricos en órganos de todo el cuerpo. Una proteína llamada nocturnina, cuyos niveles suben a inicios de la tarde, está controlada por los relojes periféricos del hígado y otros tejidos.

En su estudio, el equipo de científicos dirigido por Joseph Besharse y Carla Green, muestra lo que sucede cuando esta proteína no existe. Para ello, los investigadores desarrollaron mediante técnicas genéticas animales que carecían de la proteína y los alimentaron con una dieta normal u otra alta en grasas.

Según los científicos, a diferencia de los individuos normales, que se volvían obesos al tomar la dieta alta en grasas, los que carecían de nocturnina, seguían delgados sin aumentar su actividad ni reducir el consumo de alimentos. Estos individuos también mostraban ciclos circadianos normales, lo que sugiere que la nocturnina podría controlar un mecanismo circadiano específicamente asociado a la absorción de las grasas o su metabolismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *