Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

Nuevo Huile Prodigieuse® Florale de Nuxe, más femenino, dulce y romántico ¡Blooooom!

La saga continúa... Y en Nutriguia.com hemos conocido en primicia su presentación en sociedad, este mes de mayo... Como toda nueva fórmula, se ha llevado con todo el secreto. El momento de poder compartirlo con todos ha llegado y es ¡ya! el nuevo Huile Prodigieuse® Florale lo encuentras en tu farmacia o parafarmacia.

Nuxe ha reinventado su mítico aceite con la creación de Huile Prodigieuse® Florale, una nueva declinación olfativa, fresca y luminosa, que celebra una feminidad dulce y romántica. Un aceite también multifunción, como los demás que ya conocemos muy bien, para cara, cuerpo y cabello. Y... la gran novedad Nuxe para este mes de mayo de 2019.

Yo que adoro las flores y también el color rosa, confieso que estoy enamorada del nuevo Huile Prodigieuse® Florale. ¡Menudo flechazo!

Libros

La comida saludable. Recetas de cocineros y médicos

  • Un libro para combatir la enfermedad con ayuda de la alimentación

Comprar el libro Comprar el libro

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

El vino aumenta los ácidos grasos omega-3

Bayer Salud, 10 de Mayo de 2005

A los ya conocidos efectos protectores del vino, se añade ahora la elevación de los ácidos grasos omega-3, ácidos grasos esenciales indispensables para el buen funcionamiento cardiovascular.

Así lo confirma la reciente investigación realizada en el marco del Proyecto “Ciencia, Vino y Salud”, iniciado en 1997 en la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Pontificia de Chile. El estudio demuestra que el consumo de vino, unido a la dieta mediterránea, conlleva un aumento de los ácidos grasos omega-3 en sangre. Aunque el vino no contiene estos ácidos grasos esenciales, sus antioxidantes actúan de forma que podrían proteger los ácidos grasos presentes en el tubo digestivo y en los tejidos, (debido a que los ácidos grasos omega-3 tienden a oxidarse con facilidad).

El ácido alfa-linolénico (omega-3) es un ácido graso esencial que ha de ser aportado por la dieta, puesto que el organismo no puede sintetizarlo por sí mismo. De ahí la importancia de las recomendaciones orientadas a seguir una dieta equilibrada y cardiosaludable, con el vino como parte integrante de dicha dieta. Diversos estudios científicos han demostrado que consumiendo ácidos grasos omega–3 en cantidades adecuadas se disminuye el número de muertes por infarto de miocardio en prevención secundaria. La ingesta de ácidos grasos omega-3 tiene, por tanto, efectos cardioprotectores. Disminuye la agregación plaquetaria y la coagulación de sangre, regula los niveles sanguíneos de triglicéridos y colesterol, aumenta la respuesta vasodilatadora de las arterias, reduce el riesgo de trombosis y tiene acción antiinflamatoria, antialérgica y anticancerígena. Asimismo, también se han constatado muchos de estos efectos beneficiosos asociados al consumo moderado de vino.

Para investigar el efecto de la dieta mediterránea y la dieta occidental (propia de EE.UU. y algunos países del norte y centro de Europa) con el consumo moderado de vino sobre la enfermedad cardiovascular y otras enfermedades crónicas, se realizó un estudio de intervención en dos grupos de 21 hombres jóvenes de entre 20 y 27 años. A un grupo se le proporcionó dieta tipo occidental (240 g diarios de frutas y verduras -2 raciones- y 32 ml de aceite de maravilla (soja y maíz). Al segundo grupo se le proporcionó una dieta tipo mediterránea, rica en frutas y verduras (5 porciones diarias, 32 ml de aceite de oliva), con un mayor consumo de pescado y pollo y menor de carnes rojas.

El estudio duró tres meses. El primer mes los voluntarios consumieron la dieta que se les había asignado por sorteo, mediterránea u occidental. Durante el segundo mes, ambos grupos consumieron vino con su dieta (2 copas diarias -240 ml-). En el último mes se suprimió el vino y se continuó con la misma dieta.

Al comparar el grupo que consumió dieta mediterránea con el de dieta occidental, se encontró un perfil de ácidos grasos plasmáticos que se asocia a menor riesgo cardiovascular, principalmente por su mayor proporción en ácidos grasos poliinsaturados omega-3. El consumo de vino tinto mejoró aún más este perfil de ácidos grasos en el grupo con dieta mediterránea, aumentando significativamente la proporción de ácidos grasos omega-3 (un 27,7%) y disminuyendo la de ácidos grasos saturados (un 6%).

Los resultados derivados del presente estudio han demostrado que la comida sana (tipo mediterránea) y el vino se complementan, potenciándose los efectos saludable de ambos.