Lanzamiento de Ferratus Rosado 2020: Asombroso y cautivador, con alma de tinto


Es posiblemente uno de los rosados más asombrosos de la Ribera del Duero y, por su carácter, cautivará sin duda a los amantes de los tintos. Es el nuevo estilo de rosado de María Luisa Cuevas, que ha buscado un vino singular, moderno y con tipicidad, con un delicado y refinado color coral, pero densidad y estructura en la boca.

Un sutil trabajo sobre lías y fermentación parcial realizada en barrica aportan ese cuerpo y aromas tan cautivadores, que apreciamos en este Ferratus Rosado 2020.

Ferratus Rosado 2020 ha sido elaborado con uva 100% Tempranillo mediante sangrado efímero a baja temperatura que le aporta mucha más expresión de fruta al vino. La uva procede de viñas de 20 años ubicadas a 860 metros de altitud.

La vendimia se realiza de forma manual en cajas de 14 kilos.

Notas de Cata

Un rosado asombroso, que cautivará a los amantes de los tintos.

De color coral, transparente, limpio y muy brillante. Fragante y delicado. Destacan aromas a fresa y cereza, que se entremezclan con flores como el clavel, el geranio y la violeta y un fondo de laurel, clavo y pimienta rosa, que le dan ese carácter cautivador.
Su boca es inusual, mucho más densa que otros rosados de su categoría, debido a que es un 100% tempranillo de sangrando y a su trabajo sobre lías. Acidez muy equilibrada, amable, corpulento y refrescante.

El Maridaje de Ferratus Rosado

  • Solo, ideal como aperitivo o a media tarde.
  • Embutidos con sabor y sin pimentón (mortadela de Bolonia, brezaola, jamón Ibérico, fuet, lomo, salchichas blancas como las de Baviera, butifarra, blanquet, longaniza).
  • Quesos de pasta blanda y poca maduración (brie, torta del Casar, queso de la serena, quesos de cabra) y también ahumados.
  • Cualquier plato con salsa de tomate (pasta, arroz, bacalao con tomate, lasaña, pizza).
  • Cocinas exóticas ligeras (Asia, Tailandia, México, China, Japón).

La Cosecha 2020

Aún pendiente de calificar, la cosecha 2020 fue la tercera más productiva de la historia de la DO Ribera del Duero. Extraña y especialmente larga, la vendimia se dilató bastante debido a una meteorología cambiante. Pero la lluvia alternó con fuertes rachas de viento que airearon y secaron las plantas y tampoco afectó al proceso de maduración, por lo que el fruto llegó a la bodega en muy buen estado sanitario y punto de madurez.

Los vinos de la cosecha 2020, según las primeras catas realizadas, apuntan a vinos jóvenes frescos, con gran carga de color y aromas, aunque serán también grandes vinos de guarda

Cata virtual

El pasado 27 de mayo, en Nutriguia.com asistimos a una interesante cata virtual de este rosado tan especial, junto a Maria Luisa, la propietaria, y el enólogo Manel.

Procede de uvas del pago de San Juan. Rosado de sangrado directo muy rápido. Con un mosto muy limpio. «El reto ha sido hacer un vino rosado con crianza en barrica y en depósito. Tiene un grado alcohólico importante. Se ha obtenido un rosado que tiene un alma de blanco de reserva. Se recomienda probarlo bastante fresco, 6-8º porque es potente. Tiene 14,5º. Recién abierto tiene un puntito de gas carbónico.

Un vino con identidad

«Es peligroso porque es adictivo. Destaca que es ampuloso en boca y exberante en nariz. Tiene un color un poco más pálido. Ha salido este color porque al trabajar con algo de barrica marca el tono del vino. El Pago es pequeño y es extraordinario. Un rosado cercano a un gran blanco, con lo que nos da la naturaleza, nuestras uvas del Pago de San Juan», nos contaba durante la cata María Luisa.

Respecto al maridaje, María Luisa no está de acuerdo con que los rosados y blancos hay que tomarlos con mariscos o pescados. En este caso concreto, por ejemplo, la comida con la que marida este rosado es más amplia. «A mi me gusta con arroces, por ejemplo con uno con bogavante, o con pasta con pesto. Incluso con comidas especiadas funciona muy bien. También le veo con una carne, porque tiene tanta potencia en boca que lo permite (barbacoas con amigos, chuletas de Aranda de Duero. Con jamón, con un queso… El abanico es tan amplio como nuestra imaginación lo permita.

Con un embotellado tardío, la primera semana, después de Semana Santa, se han hecho sólo 2.300 botellas. Hay packs de 6 botellas y también estuche de 3.

En definitiva, un vino que gusta, que nos ha gustado mucho. Es un rosado con alma de tinto. Es muy original, se sale de lo que hace todo el mundo. En nariz tiene gran complejidad, cuando llega a la boca encuentra un blanco, de gran frescura, con madera, con carácter. Es un rosado para bebedor de tinto, un vino con identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *