Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Gripes y resfriados… otra vez: Arkofluido Echinacea Própolis y Arkocápsulas Echinacea

Según datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el 80% de patologías como la gripe y los resfriados se contagian a través del contacto con las manos. Los virus pueden llegar a sobrevivir 18 horas en superficies inertes, como por ejemplo billetes y monedas, grifos, esponjas, etc. El problema es que estos objetos no se desinfectan y se comparten con otras personas, por lo que se propagan infecciones de forma fácil. ¿Entiendes por qué se contagian tanto?

Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos regularmente y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.

Curso de cocina para novatos

De principiante a aficionado sin complejos

Comprar el libro Comprar el libro

Nueva edición, revisada y actualizada de un manual de cocina imprescindible tanto para amantes de la gastronomía como para principiantes.

Relacionados

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Sinestesia Gastronomica
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas




Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Migas de pastor

Ingredientes: 1 o 2 hogazas grandes de pan de pueblo de dos o tres días, ajos, 6 cucharadas de aceite de oliva, 200 gr de chorizo dulce de guisar, 250 gr de carne de cerdo en tacos muy pequeños, tocino y torreznos. Opcional: 4 huevos.

Preparación

  1. Tomar un buen trozo de pan de pueblo de dos o tres días antes y trocear en cuadraditos. Disponer el pan picado en una ensaladera y, una vez conseguida la cantidad de migas deseada, rociarlas con agua con las manos para humedecerlas, pero sin que se empapen. Añadir sal y (opcionalmente) pimentón dulce. Tapar con un paño húmedo y dejar reposar unas horas. En algunos puntos de la geografía incluso se dejan reposar toda la noche, en ocasiones se les añade un buen chorro de leche.
  2. Al día siguiente, freír unos ajos sin pelar y cortados por la mitad, en el aceite hasta que estén bien tostados.
  3. Después apartar los ajos del fuego y añadir el chorizo cortado en rodajas gruesas, tocino cortado en tacos y torreznos. Refreír todo y, cuando comiencen a estar listos, retirarlos.
  4. Añadir las migas. Revolverlas bien con un cucharón de madera, hasta que se impregnen del aceite y la grasa de los embutidos. Tomarán un tono rojizo y quedarán tostadas por fuera pero no quemadas) y jugosas por dentro.
  5. Una vez que estén crujientes, mezclar con la carne de cerdo rehogada y remover todo otra vez.
  6. Las podemos servir en pequeños cuencos o boles, como aperitivo, en cazuelitas de barro o bien como plato principal o incluso en la misma sartén, acompañadas de unos huevos fritos.

Consejo final: Resultan deliciosas si se llevan a la mesa con boles con uvas, una fuente de huevos fritos, pimientos fritos, sardinas... para que cada comensal se sirva las migas y los complementos que desee a su gusto.

Relacionados

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.