Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

TriXera Nutrition, el confort que tu piel necesita

Especial para pieles sensibles secas

Los Laboratorios Dermatológicos Avène aportan hoy una respuesta a las necesidades de toda la familia con TriXera Nutrition, una gama de higiene y cuidado que proporciona a la piel hidratación, flexibilidad y suavidad de forma duradera.

Combina unos activos escogidos por su buena tolerancia, con el fin de preservar hasta las pieles más sensibles, y que permiten disminuir la sequedad cutánea, limitar la evaporación del agua y restaurar la barrera alterada característica de las pieles secas.

Relacionados

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Sinestesia Gastronomica
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas




Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

La atracción del Ser Humano hacia el azúcar

  • Es el deseo del cerebro de calorías - No de dulce - el que domina nuestro deseo de azúcares, según el estudio publicado en la revista Nature Neuroscience

  • Los autores esperan que estos hallazgos ayuden a impulsar nuevas estrategias destinadas a frenar el exceso de consumo de azúcar

El sabor dulce del azúcar y su generoso contenido en calorías se combinan para darle una gran capacidad de sabotear dietas de adelgazamiento, como saben muchos científicos y aún más personas a régimen. Sin embargo, un nuevo estudio muestra que el cerebro reacciona al gusto dulce y a la cantidad de calorías de maneras marcadamente diferentes. Y solo una de estas reacciones explica por qué el deseo de refrenar el consumo de alimentos azucarados para perder kilos de más fracasa muchas veces ante la poderosa apetencia que esta clase de comida despierta en la mayoría de nosotros.

NC&T y Nutriguia, Enero 2016

Es la necesidad que el cerebro tiene de calorías, y no el sabor dulce, lo que realmente gobierna nuestro impulso instintivo de comer alimentos ricos en azúcar, según el nuevo estudio, llevado a cabo por el equipo de Ivan de Araujo y Luis Tellez, de la Universidad Yale en New Haven, Connecticut, Estados Unidos. Resulta que el cerebro tiene en realidad dos conjuntos separados de neuronas para procesar las señales de dulzura y las de contenido de energía. Si al cerebro se le enfrenta al dilema de tener que elegir entre un agradable sabor dulce pero con ausencia de energía, o bien un sabor desagradable pero acompañado de energía, el cerebro opta por esta segunda opción.

Tanto el sabor dulce de un alimento como su valor en nutrientes se registran en el estriado, una región antigua del cerebro involucrada en el procesamiento de sensaciones de gratificación (recompensa). Los humanos tenemos implantado biológicamente una apetencia por lo dulce como una manera de asegurar que comemos lo suficiente como para darles a nuestros grandes cerebros las calorías suficientes que le permitan funcionar con la máxima eficiencia.

Sin embargo, los autores del nuevo estudio, al analizar los cerebros de los ratones empleados como sujetos de experimentación constataron que las señales que denotan el sabor dulce y las que denotan el contenido en nutrientes se procesan en dos áreas separadas del cuerpo estriado: la ventral y la dorsal. Las señales sobre el valor del sabor se procesan en el estriado ventral, mientras que las del valor nutritivo se procesan en el estriado dorsal. Este permaneció sensible a la energía incluso cuando las calorías que nutrían a los ratones se emparejaban con un sabor desagradable.

"La miel, un alimento dulce por el cual los humanos desde tiempos lejanos hemos estado dispuestos a afrontar el peligro de recibir picaduras de las abejas que lo elaboran.

A continuación, los investigadores se preguntaron qué señal tendría más control sobre la conducta alimentaria. Los ratones alimentados tanto con azúcar con sabor dulce pero sin calorías, como con azúcar que contenía calorías pero cuyo sabor se alteró para que resultase desagradable acabaron prefiriendo el azúcar rico en energía.

De todo esto se deduce que la circuitería cerebral que reacciona al azúcar está "diseñada" para priorizar la búsqueda de calorías por encima de la de calidad de sabor.

Fuente: Yale News

Comentarios de los visitantes