Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

La alimentación con soja desde la infancia podría reducir a la mitad el riesgo de cáncer de mama

  • El cáncer de mama han sido entre cuatro y siete veces más frecuente en las mujeres norteamericanas que entre las de China o Japón, pero cuando las mujeres asiáticas migran a los Estados Unidos, su riesgo de cáncer de mama aumenta a lo largo de varias generaciones hasta llegar al mismo nivel de las estadounidenses.

El consumo de soja en la infancia podría reducir a la mitad el riesgo de cáncer de mama, según sugiere un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos que se publica en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention. El trabajo muestra que las mujeres con raíces asiáticas que ingirieron mayores cantidades de soja en su infancia tenían un 58 por ciento menos riesgo de cáncer de mama.

Según explica Regina Ziegler, coautora del estudio, la investigación sugiere que existen factores modificables en vez de genéticos responsables de estas inferencias internacionales. El estilo de vida o los factores ambientales siguen sin aclararse y el estudio actual fue diseñado para identificarlos.

El estudio actual se centró en mujeres de descendientes de chinos, japoneses y filipinos que vivían en San Francisco, Oakland, Los Ángeles o Hawai. Los investigadores entrevistaron a 597 mujeres con cáncer de mama y a 966 sanas. Si las mujeres tenían madres que vivían en los Estados Unidos, los investigadores entrevistaban a las madres para determinar la frecuencia en el consumo de soja durante la infancia.

Reducción de riesgo

Los científicos dividieron el consumo de soja en tercios y compararon a los grupos que tomaron más y menos cantidad de este producto. El consumo elevado de soja en la infancia se asoció con un 58 por ciento menos de cáncer de mama. Un nivel elevado de consumo de soja en la adolescencia y los años adultos se asoció con entre un 20 y un 25 por ciento de reducción en el riesgo.

La relación del consumo en la infancia se mantuvo en los tres grupos étnicos y en las distintas localizaciones de estudio, así como en las mujeres con y sin antecedentes familiares de cáncer de mama.

"Debido a que los efectos del consumo de soja en la infancia no pueden explicarse por otras medidas que el estilo de vida asiático durante la infancia o la vida adulta, el consumo temprano de soja podría ser en si mismo protector", señala Larissa Korde, directora del estudio y del personal clínico del área de genética clínica del Instituto Nacional del Cáncer.

Igualmente, el consumo de soja en la infancia se asociaba con un menor riesgo de cáncer de mama en los resultados del estudio, lo que sugiere que el momento del consumo de la soja podría ser especialmente crítico. Aunque se desconoce el mecanismo que subyace a esta asociación, la investigadora sugiere que el consumo temprano de soja podría tener un papel biológico en la prevención del cáncer de mama.

"Las isoflavonas de la soja tienen propiedades estrogénicas que podrían producir cambios en el tejido mamario. Los modelos animales sugieren que la ingestión de soja podría dar lugar a una maduración más temprana del tejido mamario y aumentar la resistencia a los carcinógenos", concluye Korde.

Los investigadores advierten sin embargo que sería prematuro recomendar cambios en la dieta infantil. "Este es el primer estudio en evaluar el consumo de soja en la infancia y el posterior riesgo de cáncer de mama, y este único resultado no es suficiente para una recomendación de salud pública. Los descubrimientos necesitan ser replicados mediante más investigaciones", comenta Ziegler.

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.