Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Montignac afirma que el azúcar es enemigo de la salud

Efe, 20 de Diciembre de 2002

  
El nutricionista y gastrónomo francés Michel Montignac, que acaba de publicar en España un libro sobre los riesgos cardiovasculares en la alimentación, ha asegurado que el azúcar es uno de los enemigos de la salud, agudizado por un consumo creciente que se ha multiplicado por quince en los últimos 300 años. Montignac, que ya declaró la guerra a la patata en ocasiones anteriores debido a su "débil almidón" que fácilmente se transforma en glucosa, recuerda que "si a principios del siglo XVIII consumíamos medio kilo de azúcar por persona y año, en 1880 eran ya 8 kilos, en 1900 17 kilos, en 1930, 30 kilos y en 2000 la cifra oscila entre los 35 kilos de España o Francia a los 60 de Estados Unidos o los países árabes".

El nutricionista francés justifica su rechazo al azúcar porque "genera mecanismos metabólicos no previstos por nuestra constitución, como el hiperinsulinismo, que resulta clave en la obesidad, la diabetes y las patologías cardiovasculares". Como alternativa, Montignac propone que "en lugar de azúcar (sacarosa), se consuma fructosa, de origen natural, pero en ningún caso los edulcorantes sucedáneos (aspartamo), pues aunque engañan al sentido de sabor, al final frustran al sistema digestivo, que por las órdenes que recibe del hipotálamo cree que tiene que actuar contra un azúcar convencional".

Montignac denuncia las falsas creencias que existen sobre algunos nutrientes, y por ello rehabilita determinados alimentos como el queso, los huevos, el chocolate negro, el vino o el foie gras. El autor, responsable del célebre "Método Montignac" para adelgazar, asegura que su formulación "no hace sufrir al paciente, porque yo no suprimo las grasas de la dieta, que son las que conforman de forma especial el gusto de los alimentos" y se defiende de los regímenes hipocalóricos al decir que "mi método siempre ha tenido una connotación gastronómica".

El método Montignac

Prueba de ello, añade, es que "la mayoría de los cocineros franceses que tienen estrellas Michelin promocionan el Método Montignac". Montignac se dio a conocer con la publicación de dos libros de gran éxito editorial en los que denunciaba el extravío de los hábitos alimenticios contemporáneos, las prácticas perversas de las industrias agroalimentarias y los errores de una dietética convencional que considera "se ha probado irresponsable". A su juicio, "la alimentación y la cocina tradicional es la mejor protección contra las enfermedades propias de nuestra época y el enemigo más eficaz de la obesidad y las afecciones cardiovasculares". Al hablar de calidad alimentaria es inevitable la referencia a los alimentos transgénicos, en los que Montignac ve aspectos positivos y negativos.

"Hasta ahora, la investigación de los transgénicos se ha centrado en la peor dirección: ganar dinero, pero a la larga, cuando se conozca bien su procedimiento, permitirá restituir genéticamente lo destruido en los alimentos durante cientos de años". Es el caso de la patata actual, "muy alejada de los tubérculos que trajo Colón en el siglo XV", proclama Montignac, que sueña con volver un día a la patata original, que "hoy sólo podemos encontrar en unas pequeñas patatas negras muy densas y similares a las castañas que se cultivan en Perú".

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.