Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Despierta radiante con la nueva Mascarilla de Agua de Noche de Uriage

Hoy te presentamos un nuevo cuidado en la línea de hidratación que actúa ejerciendo un efecto 8 horas de sueño

Fitness emocional

Comprar el libro Comprar el libro

Hoy traemos a nuestra sección un libro de la medalla de bronce en el último campeonato nacional de Fitness y especialista en gestión emocional Nessita Arauz. Se trata de Fitness emocional. ¿Has oído hablar de él?

Te contamos en qué consiste, por si lo desconoces. El fitness emocional es una práctica de ejercicio físico vinculado a la fuerza que, unido a hábitos alimentarios saludables, nos proporciona beneficios físicos y estéticos, pero también es una valiosa herramienta de crecimiento personal para ayudar a potenciar valores internos como el amor hacia uno mismo, el reconocimiento, la autoestima, la fuerza de voluntad, la motivación, la disciplina y la superación personal. Suena muy, muy bien...

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Los Acidos Grasos Omega-3

Un artículo científico publicado en la revista Current Atherosclerosis Reports afirma que los ácidos grasos Omega 3, especialmente el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), tienen claros efectos cardioprotectores y antiarrítmicos. Por eso, grupos de expertos internacionales y organizaciones vinculadas al ámbito de la salud, han comenzado a demandar un aumento en el consumo de EPA y DHA.

Protectores frente a las enfermedades cardiovasculares

Una dieta equilibrada con alto contenido de ácidos Omega 3 disminuye el riesgo de enfermedad isquémica mortal en adultos mayores de 65 años. Esta protección es consecuencia de los posibles efectos antiarrítmicos de estos ácidos grasos.

Los ácidos grasos Omega 3 tienen una amplia variedad de efectos antiinflamatorios e inmunomoduladores, relevantes para la arterioesclerosis y sus manifestaciones clínicas, como el infarto de miocardio, la muerte súbita y el ataque cardíaco.

Se ha demostrado una amplia variedad de repercusiones biológicas de los ácidos Omega 3, como efectos en los triglicéridos, en el colesterol HDL (High-Density Cholesterol), funciones de las plaquetas, funciones endoteliales y vasculares, presión sanguínea, excitabilidad cardíaca, estrés oxidativo, y función inmune.

Los resultados de estudios han demostrado las propiedades antitrombóticas, vasodilatadores y antiarrítmicas de los ácidos grasos Omega 3.

Se ha demostrado que los pacientes que consumen habitualmente dieta mediterránea y suplementos de ácidos grasos Omega 3 tienen un 30% menos de riesgo de padecer muerte cardíaca y un 45% de tener muerte cardiaca repentina.

Así, los ácidos grasos Omega 3 tendrían efectos antiateroscleróticos, al disminuir los triglicéridos y las concentraciones y niveles de colesterol incluso a la dosis de 860 mg/d.

Además de la prevención primaria y secundaria de la enfermedad coronaria, también se han demostrado efectos beneficiosos de los ácidos Omega 3 en la hipertensión, la diabetes tipo 2 y en algunos pacientes con enfermedad renal, artritis reumatoide, colitis ulcerosa, Enfermedad de Crohn y enfermedad pulmonar crónica obstructiva.

Los Omega-3 y el cáncer

Un estudio publicado en el Integrative Cancer Therapies revela que a los efectos cardioprotectores y antiinflamatorios de los ácidos grasos Omega 3, se añade también la utilidad de los Omega 3 en diferentes tumores y cánceres.

Según las revista International Journal of Cancer, diversos estudios epidemiológicos han demostrado que un alto consumo de grasas saturadas y/o de grasas animales aumenta el riesgo de cáncer de colon y de mama. Los ácidos grasos Omega 3 pueden inhibir el crecimiento de las células humanas cancerígenas in vitro y en vivo.

Estos efectos están relacionados con la absorción de los ácidos eicosapentaenoico y docosahexaenoico en el fondo del sustrato celular y sus metabolismos competitivos con el ácido araquidónico en los niveles de la ciclooxigenasa y 5-lipoxigenasa.

La revista Nutrition Journal publicó el pasado mes de octubre un estudio que pone de manifiesto que el 30-40% de todos los cánceres pueden prevenirse sólo con un estilo de vida y una dieta adecuados.

Obesidad, productos con azúcar concentrado y harina refinada (que contribuyen a dañar los niveles de glucosa produciendo diabetes), una baja ingesta de fibra, el consumo de carne roja y el desequilibrio entre ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 contribuyen al aumento del riesgo de cáncer.

Cuando se sigue una dieta equilibrada, en la que se incluyan ácidos grasos Omega 3, el riesgo de desarrollar cáncer de mama, colorectal y de próstata disminuye un 60-70%; y en el caso de cáncer de pulmón, se reduce un 40-50%. Una dieta en este sentido podría conducir a prevenir el cáncer y podría también favorecer la recuperación después de padecer un cáncer.

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.