Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

Nuevo Huile Prodigieuse® Florale de Nuxe, más femenino, dulce y romántico ¡Blooooom!

La saga continúa... Y en Nutriguia.com hemos conocido en primicia su presentación en sociedad, este mes de mayo... Como toda nueva fórmula, se ha llevado con todo el secreto. El momento de poder compartirlo con todos ha llegado y es ¡ya! el nuevo Huile Prodigieuse® Florale lo encuentras en tu farmacia o parafarmacia.

Nuxe ha reinventado su mítico aceite con la creación de Huile Prodigieuse® Florale, una nueva declinación olfativa, fresca y luminosa, que celebra una feminidad dulce y romántica. Un aceite también multifunción, como los demás que ya conocemos muy bien, para cara, cuerpo y cabello. Y... la gran novedad Nuxe para este mes de mayo de 2019.

Yo que adoro las flores y también el color rosa, confieso que estoy enamorada del nuevo Huile Prodigieuse® Florale. ¡Menudo flechazo!

Libros

La comida saludable. Recetas de cocineros y médicos

  • Un libro para combatir la enfermedad con ayuda de la alimentación
LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

La ausencia de una proteína en el cerebro puede ser la clave para estar delgado

  • Científicos del Centro Nacional de Biotecnología de Madrid (CSIC) han hallado el mecanismo que mantiene delgado a los ratones aunque sean sometidos a una dieta rica en grasas.

Agencias, Febrero de 2010

Un mecanismo cerebral mantiene delgados a los ratones, incluso comiendo dietas ricas en grasas, según un estudio sobre la proteína 'JNK1' realizado por investigadores del Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en Madrid, y el Centro Roger Davies del Howard Hughes Medical Institute, en Massachusetts (Estados Unidos), que fue publicado recientemente en 'Genes and Development' y que podría ser útil para tratar en el futuro la diabetes de tipo 2, ligada a problemas de obesidad.

Hasta ahora se sabía que los modelos animales sin 'JKN1' se mantenían delgados y sin diabetes, a pesar de ingerir alimentos grasos. Sin embargo, se desconocía si los ratones no eran diabéticos por la carencia de esta proteína o sólo por ser delgados.

Para dar respuesta a esta cuestión el equipo liderado por la investigadora del CSIC Guadalupe Sabio generó diferentes modelos de ratón en los que 'JNK1' estaba ausente en diversos tejidos y órganos.

Descubrieron que el motivo podría estar en el cerebro, ya que si 'JNK1' desaparece exclusivamente en este órgano, los ratones presentan un mayor consumo de energía y altos niveles en sangre de hormonas producidas por el tiroides. Esta glándula, localizada en el cuello, controla la velocidad a la que el organismo consume su energía y regula su sensibilidad a diversas hormonas.

"Esta hipótesis, sin embargo, precisa de mayor estudio", advirtió la investigadoras, quien precisó que lo que sí han comprobado es que, si la falta de 'JNK1' se localiza específicamente en el cerebro, se produce un bloqueo de ganancia de peso.

"Estos resultados avalan la importancia de la proteína 'JKN1' en el sistema nervioso a la hora de regular el metabolismo del organismo. Su carencia, si es sólo en el cerebro, hace que los ratones coman menos, sean más activos y, por tanto, tengan un mayor gasto energético, incluso en casos de dietas ricas en grasas", aseveró.

Este descubrimiento refuerza las líneas de investigación que apuntan que el cerebro juega un papel básico en la cantidad de comida que ingiere el ser humano. De hecho, el trabajo concluye destacando que, alimentados con un tipo de comida muy grasa, los ratones con 'JNK1' en el cerebro tienen una mayor cantidad de receptores de una hormona encargada de regular la sensación de saciedad, la leptina. "Al haber más receptores, el efecto de la hormona es mayor y provoca que los ratones coman menos", concluyó.

Relacionados