Recomendaciones para la higiene y conservación de los alimentos


Ya has hecho la compra sí, pero al llegar a casa… debes seguir unas sencillas normas de higiene y conservación, para evitar que microorganismos que existen en el entorno contaminen los alimentos y produzcan enfermedades que pueden llegar a ser graves, especialmente en niños, embarazadas, ancianos y personas enfermas.

Estas son las normas básicas a seguir para mantener la higiene de los alimentos y evitar que se contaminen:

LIMPIEZA: para impedir la propagación de los microorganismos a través de los utensilios y las superficies usadas durante la preparación y el almacenamiento de los alimentos.

Medidas para combatir los microbios:

  • Lavar las manos: con agua caliente y jabón antes de preparar los alimentos y después de usar el baño o tocar animales domésticos.
  • Limpiar con agua caliente y jabón las superficies y los utensilios que contacten con los alimentos antes y después de usarlos.
  • Lavar los alimentos que se vayan a consumir crudos (verduras y frutas que se coman con piel). Se puede añadir al agua usada para lavar las verduras tres o cuatro gotas de lejía especial para desinfectar alimentos.
  • Mantener siempre limpio el frigorífico.

SEPARACIÓN DE ALIMENTOS CRUDOS Y COCINADOS: Para evitar la contaminación cruzada, que se produce cuando se propagan microorganismos de un producto alimenticio a otro.

Medidas para combatir la contaminación:

  • Colocar en el frigorífico los alimentos frescos (carnes, pescados, verduras) separados de los que están ya preparados para su conservación.
  • No usar los mismos utensilios (platos, tablas de cortar, cubiertos…) para alimentos cocinados y crudos.

COCCIÓN DE LOS ALIMENTOS:
Al cocer freír o calentar, se eliminan los microorganismos presentes en los alimentos que pueden producir enfermedades.

Tener en cuenta que…

  • Si se usa el microondas para cocinar o calentar alimentos, hay que cubrirlos para impedir que queden zonas frías donde puedan sobrevivir los microorganismos.
  • Hervir las salsas, sopas o sobras de alimentos cuando se recalienten para consumirlos.

REFRIGERACIÓN Y COCCIÓN DE LOS ALIMENTOS:
Si se realiza inmediatamente después de su compra o preparación, las temperaturas bajas evitan que crezcan y se multipliquen los microorganismos que puedan estar presentes en ellos.

Sigue los siguientes pasos…

  • Refrigerar o congelar los alimentos perecederos, los ya preparados para consumir y las sobras de alimentos que se vayan a reutilizaar en un período máximo de 2 horas.
  • No descongelar los alimentos a temperatura ambiente, se deben descongelar en el frigorífico o en el microondas.
  • Cuando se descongele un producto se debe cocinar lo antes posible y nunca se debe volver a congelar un alimento que se haya descongelado previamente.
  • No llenar demasiado el frigorífico, para permitir una circulación apropiada de aire frío que mantenga los alimentos en buen estado de conservación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *