Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
>>
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

El magnesio, un nutriente clave para combatir la astenia otoñal

  • Aquilea, marca especializada en productos naturales de Uriach, lanza Aquilea Magnesio MAX, el complemento alimenticio de magnesio con la mayor absorción del mercado

Con la llegada del otoño y la vuelta a la rutina tras el verano, nos suele invadir una sensación de cansancio, fatiga, estrés, apatía, mal humor e incluso exceso de sueño. Un conjunto de síntomas que se han dado en llamar astenia otoñal y que pueden aparecer durante las primeras semanas del otoño. Para hacerles frente, conviene cuidar nuestros hábitos y adoptar una alimentación rica en nutrientes que nos ayuden a aliviarlos.

Nutriguia, Noviembre 2020

Libros

Agenda Gourmet 2021, con 40 recetas exquisitas

365 días para comerte el mundo. En Nutriguia.com ya tenemos nuestro ejemplar. Su autor, es nuestro querido compañero Sebastian Simón, del blog Gourmet Like Me. ¡Enhorabuena! Nos encanta que esta gran iniciativa vea de nuevo la luz... El regalo perfecto para estas Navidades, o el autoregalo más práctico para todos los que nos apasiona la gastronomía.

No ha sido fácil, pero...

¡El COVID-19 no ha podido con la Agenda Gourmet solidaria, que este año destina el 50% de los beneficios a la Fundación Aladina una ONG que cuenta también con toda nuestra simpatía y la de todos. ¿No es verdad? No en vano presta su apoyo a niños y adolescentes enfermos de cáncer. Su fundador, Paco Arango (a quién admiramos profundamente) la creó hace 12 años para ayudarlos de forma significativa tanto a ellos como a sus familias. Más de diez mil niños han sentido su cercanía. La Fundación ha conseguido mejoras hospitalarias muy importantes, como la reforma de la UCI infantil del Hospital Niño Jesús o el centro de trasplantes de médula “MAKTUB”. ¡Ha hecho milagros! Muy felices, por tanto, con el destino de ese 50 por ciento de los beneficios de su venta en 2021.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS 

Que Recetas

Manuel Zamora

Combatir la obesidad, no a los obesos

ESPECIAL NUTRIGUIA Investigación: ¿Por qué engordamos? y III

En el último número de Science, que dedica dos editoriales y varios artículos al tema de la obesidad, Jeffrey Friedman, de la Universidad Rockefeller, la considera uno de los más urgentes problemas de salud pública. Según datos internacionales, está asociada con numerosas enfermedades crónicas, como las patologías cardiovasculares o la diabetes tipo 2, y consume entre el 5 y el 7% del gasto en salud. "La obesidad está relacionada con más enfermedades crónicas que la pobreza, el tabaquismo o el alcoholismo", afirma Friedman.

"El tema es complejo -reflexiona Marcelo Rubinstein, investigador del Instituto de Genética y Biología Molecular-, porque prácticamente no hay sistema del organismo que no participe directa o indirectamente en el control de la energía. Además, la comida se asocia con fenómenos culturales. Uno no come solamente por hambre. Por otro lado, en los últimos años se descubrió que la saciedad es un fenómeno activo, no pasivo: antes se pensaba que uno estaba saciado cuando no tenía hambre, ahora se sabe que esos circuitos hay que estimularlos. Casi diría que es mucho más activo el circuito de la saciedad que el del hambre."

El verdadero problema de la obesidad, opina el científico, es que los seres humanos somos esclavos de nuestra carga genética, especializada en conservar energía. Y, en el mundo actual, los alimentos más cargados de calorías son también los más económicos.

Ratones modelo

Los ratones de laboratorio ofrecen un modelo interesante para comprender la tendencia a la obesidad en la población humana. En los bioterios se los mantiene con alimentación ad libitum , es decir que pueden comer cuando quieren. Si el alimento del que disponen es rutinario, los ratones mantienen su peso durante meses. Pero si se les ofrece comida hipercalórica, rica en grasas y con más sabor, inmediatamente engordan.

"Es lo que se llama obesidad inducida por la dieta -explica el científico argentino-. Algo de eso es lo que está sucediendo en la escala global. Hay demasiada oferta de comida rica. Un león, si se comió un antílope entero, no reincide en toda la semana, porque tendría que ir a cazar de nuevo y ¡no tiene ganas! ¿Pero qué pasa si le ofrecés una cantidad de alimentos ricos sin que tenga más que alargar la pata? Se los comerá y se pondrá gordo."

Y luego agrega: "Lo más preocupante es lo que ocurre con los chicos, porque la dopamina (ese neurotransmisor involucrado en las adicciones) también fija en el cerebro el gusto por las actividades deportivas. Si no son expuestos tempranamente a la actividad física y no la asocian con un hecho placentero, nunca más lo harán. Hoy, los chicos utilizan su cerebro, pero no activan el placer por el movimiento, con lo que siempre van a tender al sedentarismo, una causa importante de obesidad".

Todo indica que -si lo que se quiere es revertir esta tendencia- se requerirá una conciencia más precisa de los complejos mecanismos que inciden en los procesos de hambre y saciedad. Según Ellen Ruppel Shell, autora de un libro sobre el tema, un grupo de científicos está investigando la posibilidad de que los altos niveles de grasas y glucosa presentes en la dieta estén trastornando nuestra química cerebral, y las señales que normalmente nos indicarían que llegó el momento de cerrar la boca.

Shell afirma que existe evidencia de que una constante exposición a las grasas y el azúcar puede hacer que las personas se hagan adictas a ellas como a una droga. Las ratas alimentadas con una dieta alta en azúcares, cuando se les quita este ingrediente, caen en un estado de ansiedad similar al que se observa en adictos a la morfina o la nicotina, dice Shell.

Neurobiólogos de la Universidad Rockefeller creen que la exposición frecuente a alimentos grasos puede configurar nuestro cerebro para que deseemos más grasa aún.

Otros estudios sugieren que la composición de nuestra dieta afecta la química cerebral activando ciertos genes, que a su vez influyen en nuestras preferencias dietarias. "Sometiéndonos a una dosis continua de alimentos procesados, dulces y altos en grasas, nos lanzamos sin querer a un peligroso experimento, cuyas consecuencias a largo plazo sólo ahora están comenzando a manifestarse", reflexiona Shell.

Autor: Nora Bär De la Redacción de LA NACION