Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

Vitiven piernas ligeras, gel de masaje bienestar inmediato

Uffff con este calor, las piernas... como sufren. Las altas temperaturas del verano agudizan los problemas de la insuficiencia venosa, que ocasionan inflamación de las piernas y sensación de pesadez. ¡Qué molesto! Es una gran suerte poder paliar estos síntomas.

El gen natural Vitiven Ultrafrío, con extractos de plantas, aplicado en forma de masaje ascendente proporciona frescor y alivio inmediatos. Si, además, mantenemos este gel en la nevera, el efecto piernas ligeras aumenta notablemente. Yo durante todo el verano lo tengo listo para utilizar...

Libros

La comida saludable. Recetas de cocineros y médicos

  • Un libro para combatir la enfermedad con ayuda de la alimentación

Comprar el libro Comprar el libro

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Manuel Zamora

ELMUNDOSALUD.COM

Naranjas para alejar la artritis reumatoide

Ya hay otros motivos para tomar una alimentación rica en frutas y verduras, como la dieta mediterránea: prevenir la aparición de artritis reumatoide y mejorar sus síntomas de dolor o inflamación de las articulaciones. Consumir durante tres meses platos preparados con aceite de oliva, más legumbres y menos cantidad de carnes rojas, aumenta la movilidad física y la vitalidad de estos pacientes.

Dos estudios han ofrecido resultados que pueden alegrar a aquellas personas que sufren artritis reumatoide y a las que no quieran desarrollar esta enfermedad. Así, investigadores de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota (Estados Unidos), han comprobado que los antioxidantes que se encuentran en los cítricos disminuyen el riesgo de padecer esta patología. Por otro lado, médicos del Hospital Visby en Suecia han observado cómo la dieta mediterránea contribuye a mejorar los síntomas de la artritis.

Naranjas y zinc

Los médicos estadounidenses estudiaron a más de 30.000 mujeres y valoraron sus hábitos alimenticios mediante cuestionarios. Después de unos años, se produjeron 158 casos de artritis reumatoide. Tras comparar la dieta de aquellas participantes con la enfermedad con la de las sanas, comprobaron que consumir menos de 40 microgramos de beta-criptoxantinas (un antioxidante), contenidas en los cítricos como las narajas o los pomelos, aumentaba la probabilidad de desarrollar esta patología artrítica. En este trabajo también se observó que tomar suplementos de zinc disminuye el riesgo de tener la enfermedad.

El estudio sueco comparó el efecto de la dieta mediterránea en 26 personas con artritis con el de una alimentación occidental en otros 25 sujetos durante tres meses. Los participantes que formaron el primer grupo tomaron comidas ricas en frutas, verduras, legumbres, pescado y con poca carne roja. Además consumieron una cantidad moderada de vino, siendo su fuente principal de grasas el aceite de oliva. A los tres meses, aquellos individuos que habían consumido una dieta mediterránea presentaron menos dolor, inflamación y una mayor movilidad de sus articulaciones.

Movilidad y dieta mediterránea

El Dr. James Cerhan "autor de la primera investigación" ha publicado sus conclusiones en el 'American Journal of Epidemiology' y explica que estos resultados «deben repetirse antes de decir a la gente que tome zinc y naranjas». Sin embargo, añade, que es un motivo más para tomar estos alimentos que además protegen de patologías crónicas como el cáncer o las enfermedad cardiovasculares.

Por su lado, los investigadores suecos explican que sus resultados "publicados en 'Annals of the Reumatic Disease'" sugieren que «los pacientes pueden obtener una mejor movilidad y aumentar su vitalidad» sólo con consumir una dieta mediterránea durante tres meses.

La artritis reumatoide se produce cuando el sistema inmune, por causas desconocidas, ataca las articulaciones provocando inflamación, tumefacción y dolor. Con el tiempo, este proceso erosiona el tejido óseo y blando dentro de las articulaciones.