Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Los ácidos grasos omega-3 parecen ralentizar un efecto biológico del envejecimiento

  • Tomar suplementos de ácidos grasos omega-3 podría refrenar un proceso biológico clave vinculado al envejecimiento, según los resultados de una nueva investigación

NC&T, Noviembre 2012

En el estudio, se examinó a personas, de mediana edad o más años, con sobrepeso pero por lo demás en buen estado de salud, que tomaron suplementos de omega-3 durante cuatro meses. Se constató que en la mayoría de estas personas dichos suplementos alteraron una proporción de su consumo de ácidos grasos en un modo que ayudó a preservar mejor ciertos segmentos diminutos de ADN en sus glóbulos blancos.

Estos segmentos, llamados telómeros, son conocidos por acortarse, con el paso del tiempo, en muchos tipos de células, como consecuencia del envejecimiento. En el nuevo estudio, la conservación de una mayor longitud en los telómeros en células del sistema inmunitario fue más frecuente en personas que mejoraron sustancialmente la proporción de los omega-3 con respecto a otros ácidos grasos en su dieta.

Los suplementos de omega-3 también redujeron el estrés oxidativo, causado por el exceso de radicales libres en la sangre, aproximadamente en un 15 por ciento en comparación con los efectos observados en el grupo de personas que consumieron un placebo.

"El hallazgo sobre los telómeros es sugerente, puesto que apunta a la posibilidad de que un suplemento nutricional funcione verdaderamente contra el envejecimiento", destaca Janice Kiecolt-Glaser, profesora de psiquiatría y psicología en la Universidad Estatal de Ohio y coautora del estudio.

Los participantes del estudio tomaron 2,5 gramos ó 1,25 gramos de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 activos, que son considerados "grasas buenas" debido a que, cuando se consumen en cantidades adecuadas, están asociados con una amplia gama de beneficios para la salud. Los participantes del grupo del placebo tomaron píldoras que contenían una mezcla de aceites representativos de la ingesta diaria de un estadounidense típico.

Los autores del estudio creen que esta combinación de efectos sugiere que los suplementos de omega-3 pueden representar una intervención nutricional sencilla pero capaz de reducir el riesgo de una serie de enfermedades asociadas al envejecimiento, como la enfermedad cardiaca coronaria, la diabetes tipo 2 y la enfermedad de Alzheimer.

En la investigación también han trabajado Martha Belury, Ron Glaser, William Malarkey, Rebecca Andridge y Beom Seuk Hwang, todos de la Universidad Estatal de Ohio, así como Elissa Epel, Jue Lin y Elizabeth Blackburn de la Universidad de California en San Francisco.

Comentarios de los visitantes