Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

Nuevo Huile Prodigieuse® Florale de Nuxe, más femenino, dulce y romántico ¡Blooooom!

La saga continúa... Y en Nutriguia.com hemos conocido en primicia su presentación en sociedad, este mes de mayo... Como toda nueva fórmula, se ha llevado con todo el secreto. El momento de poder compartirlo con todos ha llegado y es ¡ya! el nuevo Huile Prodigieuse® Florale lo encuentras en tu farmacia o parafarmacia.

Nuxe ha reinventado su mítico aceite con la creación de Huile Prodigieuse® Florale, una nueva declinación olfativa, fresca y luminosa, que celebra una feminidad dulce y romántica. Un aceite también multifunción, como los demás que ya conocemos muy bien, para cara, cuerpo y cabello. Y... la gran novedad Nuxe para este mes de mayo de 2019.

Yo que adoro las flores y también el color rosa, confieso que estoy enamorada del nuevo Huile Prodigieuse® Florale. ¡Menudo flechazo!

Libros

La comida saludable. Recetas de cocineros y médicos

  • Un libro para combatir la enfermedad con ayuda de la alimentación

Comprar el libro Comprar el libro

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Por fin. La botella de vino sin goteo

  • 2 milímetros para conseguir la botella de vino perfecta
  • Cualquiera que haya vertido vino conoce los goteos que caen del lado de la botella. Por fin, un físico de la Universidad Brandeis ha descubierto una solución

Los goteos son la perdición de la existencia de cada bebedor de vino. Descorchad una botella de vino, inclinadla hacia el vaso, y una gota, o incluso un chorro, corre por el lado de la botella.

Claro, podrías hacer lo que hacen los sommeliers en restaurantes, envolviendo una servilleta alrededor del cuello de la botella para coger el líquido, pero ¿quién tiene tiempo para eso? Mucho más probable, arruinarás el mantel.

Daniel Perlman - amante del vino, inventor y biofísico de la Universidad de Brandeis - ha descubierto una solución a este viejo problema enenófilo.

Nutriguia, Marzo 2017

En el transcurso de tres años, ha estado estudiando el flujo de líquido a través del labio de la botella de vino. Al cortar una ranura justo debajo del labio, ha creado una botella de vino sin goteo.

Ya hay productos en el mercado diseñados para prevenir derrames de vino, pero requieren insertar un dispositivo en el cuello de la botella.

Perlman no quería que los consumidores tuvieran que dar un paso adicional después de hacer su compra. "Yo quería cambiar la botella de vino en sí", dice. "No quería que existiera el costo adicional o la inconveniencia de comprar un accesorio". Imagínate la física, pensó, y tal vez puedas construir una botella de vino sin goteo.

Dinámica de fluidos

Perlman estudió videos a cámara lenta de vino vertiendose.

Observó primero que la caída era más extrema cuando una botella estaba llena o casi llena. También vio que un chorro de vino tiende a curvarse hacia atrás sobre el labio y correr por el lado de la botella de vidrio porque el vidrio es hidrofílico, lo que significa que atrae el agua.

Posteriormente, usando una herramienta de diamantes, Perlman, ayudado por el ingeniero Greg Widberg, creó una ranura circular alrededor del cuello de la botella justo debajo de la parte superior. Una gotita de vino que de otro modo correría por el lado de la botella encuentra la ranura, pero no puede atravesarla. En su lugar, inmediatamente cae de la botella en el vaso junto con el resto del vino.

Recuerde que cuando se vierte una botella llena o casi llena de vino, se mantiene en un ángulo ligeramente hacia arriba en relación con el vaso. Para que una gota de vino lo haga a través del surco de Perlman, tendría que viajar hacia arriba dentro de la ranura contra la fuerza de la gravedad o tener suficiente impulso para saltar de un lado de la ranura a la otra.

Después de muchas pruebas, Perlman encontró la anchura perfecta, aproximadamente 2 milímetros, y la profundidad, aproximadamente 1 milímetro, para el surco para que la corriente de vino no pueda pasarla.

Los actuales diseños de botellas de vino datan de principios del siglo XIX y no han cambiado mucho desde entonces. Cerca de 200 años de goteos, manchas y reproches familiares pueden llegar a su fin.

Perlman está hablando actualmente con los fabricantes de botellas sobre la adopción de su diseño.

Fuente: Universidad Brandeis

Comentarios de los visitantes