Consejos para evitar la acidez y el ardor de estómago


Con frecuencia, tras una comida copiosa o ingerir determinados alimentos, muchas personas sienten molestias como ardor o acidez de estómago. Es un problema digestivo que se produce cuando una pequeña cantidad de ácido refluye y quema la pared del esófago, que es el tubo que lleva el alimento de la boca al estómago. Es un trastorno más común en hombres entre 35 y 65 años, aunque también es muy frecuente sufrirlo durante el embarazo.

Las principales causas de su aparición están muy ligadas a los hábitos alimentarios: comidas copiosas, comer demasiado rápido, tomar alimentos picantes, el consumo excesivo de bebidas cítricas, alcohólicas o con cafeína… También influyen fumar o la toma de algunos medicamentos.

Un trastorno frecuente durante el embarazo

El ardor de estomago o acidez suele aparecer con frecuencia durante el embarazo, en especial durante el segundo y el tercer trimestre, cuando la presión del útero sobre el estomago es mayor. Los datos muestran que un 50% de mujeres padecen este trastorno durante la gestación. Los principales síntomas que experimentan son ardor en el pecho o la garganta. Cuando aparecen estas molestias, Reduflux puede ser un excelente remedio, ya que puede tomarse de forma totalmente segura incluso durante el embarazo y el periodo de lactancia.

Recomendaciones de REDUFLUX para evitar la acidez

Una alimentación adecuada y un estilo de vida saludable nos ayudará a prevenir la acidez o ardor de estomago. Sin embargo, es importante que tengamos en cuenta algunas sencillas medidas que podemos tomar para mejorar nuestras digestiones.

  • Come con tranquilidad y sin prisas. Tómate tu tiempo y siempre que sea posible busca un lugar tranquilo.
  • Evita tumbarte inmediatamente después de comer. Es mejor esperar al menos 2 horas, ya que estar tumbado o recostado favorece el reflujo. E intenta cenar temprano, entre 2 o 3 horas antes de acostarte.
  • Evita los alimentos que retrasan la digestión, como bebidas carbonatadas, café, té, chocolate y alimentos o preparaciones grasas (fritos o estofados), o aquellos que aumentan la acidez como el vinagre, la pimienta, el picante, cítricos, salsas, carnes demasiado grasas o embutidos.
  • Intenta tomar más líquidos entre las comidas y no durante las mismas, para no aumentar el volumen del estómago. Beber a pequeños intervalos ayuda a prevenir la acidez y las náuseas. Tomar lácteos también te puede ayudar a neutralizar la acidez.
  • No tomes los alimentos ni demasiado calientes, ni muy fríos. Lo ideal es ingerirlos a una temperatura intermedia para evitar que se irrite la pared del estomago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *