Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Actualidad

Recetas

Novedades

La Cúrcuma disminuye la inflamación y mejora el dolor

Los cambios de temperatura afectan a las articulaciones que sufren más cuando llega el frío ya que, al producir la contracción de los vasos sanguíneos, impide que la sangre llegue correctamente a músculos y también articulaciones. Además, el frio disminuye la flexibilidad de los ligamentos por lo que las probabilidades de sufrir molestias al practicar deporte aumentan.

La planta medicinal más estudiada en los últimos años por sus propiedades antiinflamatorias es la Cúrcuma. Un estudio que acaba de publicarse confirma su efecto a diferentes dosis sobre las articulaciones. Se estudiaron 150 pacientes durante 90 días y se confirmó la disminución de la inflamación (por análisis en sangre de los marcadores de la inflamación) y la mejoría del dolor.

¡Nombramos a la Cúrcuma la planta del mes!

Nutriguia, Noviembre 2019

Libros

Vuelve la Agenda Gourmet Solidaria

La editorial Oberon y el blog gastronómico Gourmet Like Me publican la ‘Agenda Gourmet 2020’ en colaboración con grandes chefs.

Estrellas Michelin como Martín Berasategui, Elena Arzak, Diego Guerrero, Susi Díaz, Mario Sandoval o Paco Roncero dan su apoyo a esta interesante iniciativa.

Sebastian Simon, autor del blog gastronómico Gourmet Like Me acaba de publicar un libro diferente y con algunas peculiaridades muy interesantes, la Agenda Gourmet 2020, editada por Oberon (Grupo Anaya). Esta agenda gastronómica para el año 2020 está repleta, a lo largo de sus páginas, de deliciosos contenidos y, además, con un fin solidario porque el 50% de los derechos será destinado a Acción Contra El Hambre, una organización sin ánimo de lucro que lucha contra las causas y los efectos del hambre.

“Con esta agenda vuelven las buenas costumbres y la conciencia social”, comenta la chef Begoña Rodrigo, quien ya apoyó la iniciativa en su anterior edición. Pero no solo ella, porque muchos otros chefs del país, han respaldado la iniciativa, como Martín Berasategui, Elena Arzak, Susi Díaz, Diego Guerrero, Mario Sandoval, Paco Roncero, Rodrigo de la Calle y Paco Morales.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Manuel Zamora

La mala alimentación reduce 20% de productividad

Agencia EFE, 19 de septiembre de 2005

La mala alimentación reduce hasta un 20 por ciento la productividad económica de los países, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que detalla que uno de cada seis habitantes del planeta está desnutrido y otro tiene sobrepeso o es obeso.

El informe, cuyas conclusiones fueron publicadas el jueves por la OIT, asegura que en 2001 las patologías no transmisibles relacionadas con la alimentación causaron el 60 por ciento de todas las muertes y sólo las cardiovasculares representaron el 30 por ciento.

Respecto al efecto de la mala alimentación en el ámbito laboral, se apunta, por ejemplo, que en Asia Sudoriental la deficiencia de hierro provoca pérdidas de productividad de unos 5,000 millones de dólares al año.

En India, se calcula que el gasto ocasionado por las enfermedades y muertes relacionadas con la desnutrición oscilan entre 10,000 y 28,000 millones de dólares, lo que supone entre el 3 y el 9 por ciento de su Producto Interior Bruto.

En cambio, en las naciones más ricas, es la obesidad la que motiva entre el 2 y el 7 por ciento de todos los gastos médicos y en los Estados Unidos esa patología genera unas pérdidas para el sistema de unos 12,700 millones de dólares anuales.

En ese país, dos tercios de la población tiene sobrepeso, lo que hace que se gasten unos 51,600 millones de dólares anuales en atención médica y que la productividad se reduzca en cerca de 3,900 millones de dólares.

"Los programas de alimentación deficientes y la mala nutrición influyen en la moral, la seguridad, la productividad y la salud a largo plazo de los trabajadores", explica a través de un comunicado el autor del estudio, Christopher Wanjek, quien añade que "son pocos los que están contentos con sus comidas".

"Con frecuencia, la alimentación en el trabajo es considerada como un elemento secundario o como un estorbo por parte de algunos empleadores", lo que supone una "oportunidad perdida de aumentar la productividad y la moral", argumenta.

Así, "los comedores, cuando existen, suelen ofrecer una selección rutinaria y escasamente variada", mientras que las máquinas expendedoras generalmente "ofrecen alternativas poco saludables", los restaurantes cercanos pueden resultar "caros o escasos" y los alimentos vendidos en puestos callejeros están expuestos a contaminación por bacterias.

Para el autor del informe, las naciones en desarrollo necesitan romper el ciclo de la mala nutrición, baja productividad y bajos salarios, ya que "algunos trabajadores tienen dificultades para alimentar a sus hijos, y cuando los niños están mal nutridos comprometemos la fuerza laboral del futuro".

Según recuerdan las conclusiones del informe, "el hambre y el acceso a agua potable e instalaciones sanitarias representan desafíos principales planteados en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU", que buscan reducir la pobreza a la mitad para 2015.

Wanjek argumenta que el lugar de trabajo constituye un "escenario clave" para avanzar hacia el cumplimiento de esas metas", ya que es donde los adultos pasan al menos la tercera parte de sus jornadas y la mitad del tiempo que están despiertos.

Este informe -que será presentado en el XVII Congreso Mundial sobre Seguridad y Salud en el Trabajo que tendrá lugar en Orlando, Florida, durante la semana que viene- recuerda que las inversiones necesarias para mejorar los hábitos alimenticios en el lugar de trabajo son "modestas" y se recuperan mediante la reducción de gastos médicos y de seguros.

Por ejemplo, en el mundo en desarrollo se calcula que si se aumenta en un 1 por ciento el número de kilocalorías de la dieta habitual la productividad laboral se incrementaría el 2.27 por ciento.