Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Gripes y resfriados… otra vez: Arkofluido Echinacea Própolis y Arkocápsulas Echinacea

Según datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el 80% de patologías como la gripe y los resfriados se contagian a través del contacto con las manos. Los virus pueden llegar a sobrevivir 18 horas en superficies inertes, como por ejemplo billetes y monedas, grifos, esponjas, etc. El problema es que estos objetos no se desinfectan y se comparten con otras personas, por lo que se propagan infecciones de forma fácil. ¿Entiendes por qué se contagian tanto?

Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos regularmente y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.

Curso de cocina para novatos

De principiante a aficionado sin complejos

Comprar el libro Comprar el libro

Nueva edición, revisada y actualizada de un manual de cocina imprescindible tanto para amantes de la gastronomía como para principiantes.

Relacionados

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Sinestesia Gastronomica
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas




Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Entrantes, Aperitivos, Quesos

Quesucos a las hierbas

Ingredientes: 1 l de aceite de oliva, 8 trozos de quesucos de Liébana, 1 ramito de hinojo, 2 ramitas de romero, 2 ramitas de tomillo, 2 ramitas de serpol, 1 hoja de laurel, 2 hojas de menta, 1 diente de ajo, 8 granos de pimienta.

Preparación:

  1. Poner los trozos de quesucos sobre un paño de cocina limpio y cubrir con otro paño de cocina, presionarlos ligeramente con las manos y dejarlos reposar así 3 o 4 horas para que se sequen.
  2. Pelar y majar el diente de ajo; disponerlo en un tarro de vidrio y llenar con los quesitos, espolvoreándolos con las distintas hierbas (hinojo, romero, tomillo, serpol...); añadir la hoja de laurel, las hojas de menta desmenuzadas y los granos de pimienta; cubrir todo con el aceite de oliva, de forma que los quesos queden cubiertos por completo.
  3. Cerrar herméticamente el frasco y mantener en lugar fresco hasta que los quesos tomen un color amarillo y estén duros.

Relacionados

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.