Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Gripes y resfriados… otra vez: Arkofluido Echinacea Própolis y Arkocápsulas Echinacea

Según datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el 80% de patologías como la gripe y los resfriados se contagian a través del contacto con las manos. Los virus pueden llegar a sobrevivir 18 horas en superficies inertes, como por ejemplo billetes y monedas, grifos, esponjas, etc. El problema es que estos objetos no se desinfectan y se comparten con otras personas, por lo que se propagan infecciones de forma fácil. ¿Entiendes por qué se contagian tanto?

Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos regularmente y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.

Curso de cocina para novatos

De principiante a aficionado sin complejos

Comprar el libro Comprar el libro

Nueva edición, revisada y actualizada de un manual de cocina imprescindible tanto para amantes de la gastronomía como para principiantes.

Relacionados

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Sinestesia Gastronomica
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas




Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Postres, Dulces

Natillas caseras

Ingredientes: 750 ml de leche, 4 yemas de huevo, 150 g de azúcar, 40 g de maizena, 1 corteza de limón, canela en polvo.

Preparación

  1. Se ponen las yemas en el cuenco, se añade el azúcar y se bate con fuerza hasta obtener un compuesto espumoso.
  2. Se diluye la maicena en la mitad de la leche y se añade a las yemas, removiendo hasta que se unan bien todos los ingredientes.
  3. Se pone el resto de la leche en un cazo, se añade la corteza de limón, se calienta y, antes de que empiece a hervir, se incorpora la mezcla de yemas, echándola poco a poco y sin dejar de remover. (El éxito del plato es cocer a fuego muy suave, sin que en ningún momento se llegue a la ebullición. De ser así se corre el riesgo de que se corten).
  4. Se mantiene a fuego suave y revolviendo mientras tanto, hasta que emmpiecen a espesar; se elimina la corteza, se aparta del fuego y se reparte en cuencos individuales.
  5. Se guardan en la nevera hasta el momento de servir y se sacan espolvoreadas con canela

Relacionados

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.