Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

El hábito de ir a dormir tarde y levantarse tarde favorece el sobrepeso

Aún durmiendo la misma cantidad de horas, parece que ir a dormir temprano y levantarse temprano suele estar asociado a una regulación más sana del peso corporal, en comparación con el hábito de ir a dormir tarde y levantarse tarde.

NCyT, Noviembre 2011

En un estudio cuyos resultados han sido presentados recientemente, se registró la hora de acostarse y la de levantarse de 2.200 participantes australianos, con edades de entre 9 y 16 años, y se comparó su peso y el uso del tiempo libre durante cuatro días.

Los niños que iban a dormir tarde y se levantaban tarde eran 1,5 veces más propensos a ser obesos que los que iban a dormir temprano y se levantaban temprano.

Además, los que se acostaban tarde eran casi dos veces más propensos a realizar poca actividad física, y 2,9 veces más propensos a estar sentados viendo televisión, entreteniéndose con un ordenador, o jugando con videojuegos, durante más horas diarias que las recomendadas por las autoridades sanitarias.

Los niños que iban a dormir tarde y se despertaban tarde, y los que iban a dormir temprano y se despertaban temprano, dormían prácticamente la misma cantidad total de horas.

En años recientes, los científicos se dieron cuenta de que los niños que duermen menos son más propensos a sufrir ciertos problemas de salud que incluyen el riesgo de tener sobrepeso o incluso obesidad.

El nuevo estudio llevado a cabo por el equipo de Carol Maher, de la Universidad del Sur de Australia, sugiere que la hora de irse a dormir es también importante.

Maher argumenta que las mañanas son más propicias que las noches para que los jóvenes realicen actividades físicas. En cambio, las noches son la franja horaria de la programación estelar de la televisión, y también cuando suele haber mayores oportunidades de comunicación en las redes sociales.

Esta relación entre el momento del día y las actividades disponibles podría explicar por qué se observaron conductas sedentarias en los que se iban a dormir más tarde. En un momento en que las investigaciones muestran que los adolescentes tienen una tendencia natural a permanecer despiertos hasta tarde y despertarse tarde, los resultados de este nuevo estudio podrían representar una señal de alerta sobre las posibles consecuencias indirectas de esa tendencia.

Comentarios de los visitantes