Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Triptófano Plus Arkorelax... ¡Arriba ese ánimo!

¿Te apuntas a un estado de ánimo positivo? Según los expertos, el periodo de adaptación al trabajo después de la vuelta de vacaciones puede durar varias semanas. Apatía, mal humor, sueño ligero e irritabilidad. ¿Por qué no lo acortamos? Descubre Triptófano Plus Arkorelax un complemento alimenticio a base de triptófano, extractos de azafrán y grifonia, vitaminas del grupo B, magnesio y zinc, que contribuye al balance emocional y ayuda a mantener un estado de ánimo positivo.

Desintoxícate con sopas

La sopa constituye la comida ideal para desintoxicar tu organismo y favorecer tu salud. Rica en vitaminas, hidratante, saciante… Solo necesitas una condición importante: elegir los mejores ingredientes. Y puedes hacerlo todo el año o en curas de 3 a 7 días, sea cual sea la estación, incluso ahora en verano, te irán perfectas. En "Desintoxícate con sopas" encontrarás la receta que necesitas y descubrirás:

  • 12 buenas razones para “vestir” tu organismo de verde: luchar contra la fatiga y el estreñimiento, fortalecer tus huesos, embellecer tu piel…
  • Los mejores ingredientes y sus puntos fuertes para mantener la línea y la salud: frutas, verduras, hierbas aromáticas.
  • 100 sabrosas recetas de temporada, con sus beneficios saludables: antioxidante, diurética, adelgazante, revitalizadora.
  • Programa detox con menús completos.
  • Cuáles son las frutas y verduras de temporada para aprovechar al máximo su poder terapeútico y desintoxicante.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Sinestesia Gastronomica
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas




Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Un gran consumo de fruta en la adolescencia reduce el riesgo futuro de sufrir cáncer de mama

Se ha venido asumiendo que consumir fruta y verdura puede reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama, pero la mayoría de los estudios han evaluado los consumos durante la madurez y la vejez, dejando de lado la adolescencia que es un periodo durante el cual bastantes de los hábitos alimentarios y de otro tipo influyen en la salud futura.

NC&T, Mayo 2016

Teniendo en cuenta esto, el equipo de Maryam S. Farvid, de la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de la Universidad Harvard en Boston, Massachusetts, Estados Unidos, se propuso averiguar si el consumo de frutas y verduras en la adolescencia podría afectar al posterior riesgo de cáncer de mama. Los investigadores hicieron durante más de 20 años un seguimiento de 90.000 enfermeras, las cuales informaron de su dieta en la etapa temprana de su adultez y de las cuales la mitad también aportó información sobre su dieta habitual durante la adolescencia.

Farvid y sus colegas hallaron que un consumo elevado de frutas durante la adolescencia (un promedio de 2,9 piezas de fruta o raciones por día) estaba asociado con aproximadamente un 25 por ciento menos de riesgo de recibir un diagnóstico de cáncer de mama en la mediana edad, en comparación con un bajo consumo de fruta (un promedio de 0,5 piezas o raciones por día).

En particular, un mayor consumo de manzanas, plátanos y uvas durante la adolescencia, así como naranjas y col rizada durante la fase temprana de la adultez, estaba notablemente asociado con un menor riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, no había un vínculo entre el consumo de zumo de fruta y dicho riesgo, ni en la adolescencia ni en la fase temprana de la adultez.

Conviene advertir que el estudio ha sido meramente observacional, sin establecer una relación de causa-efecto, por lo que no se puede descartar la influencia potencial de otros factores.

De todos modos, tal como argumentan los autores del estudio, los resultados de este concuerdan con la idea, difundida a través de consejos institucionales para la prevención del cáncer, de que conviene comer fruta y verdura en abundancia.

Fuente: BMJ 2016;353:i2343

Comentarios de los visitantes