Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Ysthéal Intense, concentrado antiarrugas renovador de la piel

Hoy te presentamos en Nutriguia.com una innovación anti-edad... Ysthéal Intense

Los Laboratorios Dermatológicos Avène presentan un cuidado con la eficacia de un peeling superficial concentrado en un cuidado de noche. Nueva fórmula con Retinaldehído y Pre-tocoferil, que ofrece una doble corrección: cuidado anti-arrugas y renovador de la piel, que actúa específicamente en las arrugas y arruguitas, la pérdida de luminosidad y el grano de la piel irregular.

Relacionados

Yoga y Ayurveda. De la ansiedad a la salud integral

Comprar el libro Comprar el libro

En el mundo moderno, cada vez más personas sufrimos de ansiedad, por desequilibrios o estrés, lo que va haciendo mella en el día a día, socavando nuestro equilibrio mental y dañando el cuerpo, generándonos distintos trastornos psicosomáticos. Evidentemente la respuesta está en nuestro interior: en la consciencia, en los propios y condicionados esquemas mentales, en una escala de valores que desencadena en incorrectos hábitos de vida que a la postre nos enferman, algo así como una insaciable y errónea búsqueda de la felicidad fuera de nosotros, desoyendo las verdaderas necesidades y el propósito existencial.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Sinestesia Gastronomica
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas




Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Consumo moderado de vino frente al deterioro mental

  • Neurólogos participantes en la jornada “Neurología y Vino”, celebrada en Madrid, indican que ejerce un efecto beneficioso en el cerebro .

JANO.es, 30 Mayo 2008

El consumo moderado de vino puede tener efectos beneficiosos para evitar el deterioro cognitivo y las enfermedades cardiovasculares, según destacaron neurólogos que han participado en la jornada “Neurología y Vino”, celebrada en Madrid bajo la organización de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Según explican a través de un comunicado, el componente de alcohol del vino, así como su olor, sabor y vista, liberan en el cerebro una serie de sustancias que, por un lado, crean la reacción física de placer y por otro, el sentimiento, en este caso bueno. Estas sensaciones se guardan en la memoria y se realiza un aprendizaje progresivo que permitirá en un futuro diferenciar más sabores y olores, así como a relacionar estas sensaciones con sentimientos positivos.

En estas reacciones está muy implicada la liberación de dopamina, una sustancia muy relacionada con los sentimientos de placer y recompensa. "De joven no te gusta el vino pero cuando empiezas a tomarlo y ves que el efecto y el gusto no son malos y lo asocias con situaciones agradables, empieza a gustarte y finalmente, lo echas de menos de vez en cuando" añadió a modo de ejemplo la coordinadora del Grupo de Estudio de Epidemiología de la SEN, Dra. Rocío García-Ramos.

Por su parte, el también miembro de dicho estudio, Dr. Alberto Villarejo, explicó que la vista, el olfato y el gusto convergen en diferentes regiones cerebrales que se encargan de procesar aspectos como el reconocimiento del alimento, su intensidad, temperatura, textura o contenido graso.

Los principales centros cerebrales encargados de esta integración sensorial son la corteza orbitofrontal medial y la circunvolución del cíngulo. Existen experimentos recientes realizados con resonancia magnética funcional, que analizan aspectos como las diferencias entre las áreas cerebrales que se activan en sumilleres y aficionados no profesionales, la influencia del color en la interpretación de olfato y gusto, o del precio del vino como factor determinante para que nos guste. "Parece indudable que si sabemos que un vino es caro, nos gustará más, lo que demuestra la modulación que el cerebro puede ejercer sobre los sentidos primarios".

En cuanto a las recomendaciones de consumo, los neurólogos que han participado en este encuentro han señalado que los efectos del alcohol siguen una curva en forma de J, dado que entre las 6 y las 14 copas de vino semanales es cuando el riesgo de mortalidad es más bajo. Dicho riesgo incrementa a medida que aumenta el consumo de alcohol.

Relacionados

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.